“Humillación a cívicos de Samaipata es igual al caso 24 de mayo de Sucre”

16

Tras la retención, contra su voluntad, de ocho personas en la zona de Tiquipaya, camino a Samaipata en el departamento de Santa Cruz, quienes fueron hostigados y en el caso de las mujeres amenazadas con ser violadas, el abogado Eduardo León manifestó que el hecho es igual al del caso 24 de mayo, que ocurrió en la ciudad de Sucre en 2008.

“Un 25 de mayo, en Chuquisaca se dijo que el Comité Interinstitucional habría humillado a vecinos en la plaza principal, caso por el que la exalcadesa y otras autoridades de Sucre fueron sentenciadas a 12 años de cárcel, la pregunta es ¿qué diferencia se puede encontrar con lo que ahora ha pasado con estas mujeres?”, cuestionó.

Según reporte de Unitel, cerca de las 14.00 horas del día sábado, un grupo de voluntarios que llegaba a Tiquipaya, con medicamentos para enfrentar el Covid – 19, fue emboscado por más de 200 bloqueadores que retuvo a ocho personas, a quienes les sustrajeron sus teléfonos. Las ocho personas fueron liberadas pasada la medianoche del sábado y conducidas a las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz.

Según reporte de la red televisiva, los bomberos de la Policía llegaron a trasladar a dos de los ocho retenidos al hospital San Juan de Dios, por golpes en la cabeza y otras partes del cuerpo.

Los seis varones y dos mujeres que fueron retenidos por más de nueve horas refirieron que fueron torturadas, maniatadas y obligadas a grabar videos en contra de varias autoridades de Gobierno.

Patricia Justiniano, una de las rehenes, aseguró que fueron momentos muy duros porque fueron amenazados con ser quemados, siendo amarrados a un árbol.

“Yo no pude huir, como los otros chicos que fueron apaleados, ha sido duro porque nos han amarrado a los árboles, nos han dicho que podíamos ser quemadas, amarradas en palos de palo diablo, que nos harían picar con abejas, incluso que podíamos ser hasta violadas. Llegaron incluso con gasolina en la mano para prendernos fuego y a la hora de salir quisieron retener a uno, pero por suerte la policía nos recogió a los ocho que necesitábamos salir de ahí”, dijo.

Asimismo, sostuvo que fueron obligados a decir cosas con las que no estaban de acuerdo y que esos videos fueron socializados en las redes sociales.

“Nos han metido a una iglesia donde decían que nosotros debíamos grabar videos en contra de la presidenta Jeanine Añez, de los ministros, Camacho y otros”, refirió.

Antes de ser entregadas a la policía, las ocho personas fueron obligadas a ponerse de rodillas y avanzar algunas cuadras donde tenían que ser rescatados.

Otra de las rehenes, Emilse ‘Kitita’ Roca, fue obligada a arrancarse el logotipo de plataforma que llevaba bordado en su polera, le propinaron golpes en sus manos, lo que le provocó fracturas en algunos dedos.

“Me regaron con gasolina, me obligaron a tomar orines y a recorrer como 200 metros de rodillas. Tengo hundimiento de una parte del hueso en la zona del oído del golpe que me dieron y por eso debo realizarme otros exámenes médicos”, relató.

Debido a que los rehenes fueron prohibidos de usar sus barbijos y alcohol en gel, las víctimas se sometieron a una prueba rápida para detectar si estaban contagiados de Covid-19.

OTROS DATOS

El viernes, vecinos de Samaipata denunciaron que manifestantes afines al Movimiento al Socialismo (MAS) irrumpieron con palos, piedras y machetes a esa localidad, invadieron el hospital, donde golpearon a médicos y apedrearon al surtidor de gasolina.

De acuerdo con videos que circularon por las redes sociales, los manifestantes ingresaron a la localidad haciendo explotar petardos.

El sábado, organizaciones sociales del Movimiento al Socialismo (MAS) se enfrentaron con efectivos policiales, cuando los uniformados intentaban despejar la vía, y más temprano una patrulla policial fue emboscada por los mismos movilizados dejando sus motorizados completamente destrozados y cinco efectivos heridos.

Un reporte de la red Unitel inidca que los uniformados tuvieron que utilizar gases lacrimógenos para que los bloqueadores se alejen de la carretera.

El reporte señala también que cinco efectivos fueron heridos, recibieron pedradas en sus cabezas, en sus piernas y en otros lugares de sus cuerpos, inhabilitándolos para continuar con su trabajo.

El Diario.