Defensoría logró 32 sentencias en casos de violencia sexual

6

Entre enero y julio, la justicia emitió 32 sentencias en casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, en procesos que promovidos por la Defensoría Municipal, los mismos corresponden a denuncias que datan entre 2015 y 2016.

En el Día Nacional en Solidaridad Contra las Víctimas de Agresiones Sexuales, la directora de la Defensoría de la Niñez, Jacqueline Llanos, informó que dos de las sentencias son con privación de libertad de más de 30 años, seis con más de 20 años de cárcel y nueve con más de 10 años de reclusión.

“La familia es la primera que genera este tipo de violencia. Hemos identificado en el círculo cercano, padre, madre, padrastro, tío, primo, abuelo, aquella persona que genera esa situación de violencia y una de las peores formas de violencia, la violencia sexual contra los menores de edad, es el género femenino que sufre estas situaciones de violencia”, explicó la autoridad municipal.

El rango de edad más vulnerado son las adolescentes de 13 a 17 años, pero también los menores de 6 a 11 años. Asimismo, dijo que los niños son más vulnerables a abuso sexual.

“Hemos detectado que los varoncitos son también víctimas de violencia sexual. Lastimosamente, a su corta edad, 6 u 8 años, sufren esta forma de violencia”, dijo.

Según datos de esta repartición edil, en lo que va del año son 226 casos de agresión sexual registrados contra niñas, niños y adolescentes.

Llanos recordó que la Defensoría Especializada Penal se encarga de los casos de violencia sexual, actualmente se cuenta con dos equipos que trabajan en la atención de esto casos. Esta defensoría especializada fue implementada en 2013. La misma obtuvo 31 sentencias en 2017 y 33 en 2018.

La Alcaldía paceña no sólo trabaja en la atención de estos casos, sino también en la prevención a través de charlas con la Defensoría Móvil.

Llanos lamentó que el proceso judicial en los casos de violencia sexual dure un promedio de dos años hasta lograr una sentencia. Esta situación en muchos casos provocó que las víctimas y familiares abandonan el proceso y la Defensoría de manera solitaria lo finaliza.