En 3 meses de pandemia, el país sufre por las crisis de las UTIs

“Mi madre está internada en este hospital (de Cotahuma), le realizaron la prueba y sus pulmones están colapsados. Necesita una cama de terapia intensiva. Llamé al Ministerio de Salud, a los Sedes y nadie me ayuda. Necesito ayuda, por favor. ¡Ayúdenme!”, dijo un militar en medio de lágrimas y aseguró que está desesperado porque no puede hacer nada por su mamá.

“Soy militar, estoy todos los días en las calles y hago cumplir con los decretos (de cuarentena), pero los del Ministerio de Salud y Sedes no cumplen sus funciones. Cumplan con su trabajo”, sostuvo el uniformado y contó que peregrinó por los hospitales, pero todos estaban llenos y los centros privados quieren cobrar 60.000 bolivianos por tres días de internación.

Al igual que este militar, muchas personas peregrinan por camas de terapia intensiva para sus seres queridos en cada uno de los departamentos del país, pero la mayoría de los espacios están llenos. En el departamento de La Paz, las únicas 10 camas de UTI están ocupadas. Los intensivistas de todo el país se encuentran en emergencia porque la situación en esta área médica no funciona.

Hoy se cumplen tres meses desde el ingreso de la pandemia al país -cuando el 10 de marzo el Gobierno reportó los dos primeros casos de coronavirus-. Desde esa fecha hasta el momento, según médicos y autoridades locales, Bolivia sigue sufriendo por la crisis de terapia intensiva, además porque el Ejecutivo entrega equipos a cuentagotas.

Un mes después de la llegada del virus al país, el Gobierno comprometió equipar las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) con 500 camas, pero hasta el momento y cuando en el país ya se reportan más de 14.000 casos y 475 muertos, autoridades locales informaron que se conoce que sólo Cochabamba y Beni recibieron cerca de 26 camas.

“La pandemia está en franco ascenso y lastimosamente la situación de terapia intensiva es crítica en todo el país”, aseguró el presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (Sbmcti) Adrián Ávila en una entrevista con Página Siete. Aseguró que en la actualidad las UTIs de Santa Cruz y Beni “lastimosamente están colapsadas”.

El especialista recordó que “ya han pasado más de tres meses desde la llegada del Covid-19 a Bolivia y desde entonces ya deberíamos tener equipadas las unidades, pero hasta el momento no hay nada”.

Con una mirada similar, José Luis Prieto, presidente de la Sbmcti filial Santa Cruz, lamentó la situación y cuestionó: “Dónde están las camas de terapia intensiva que comprometió el Gobierno, ya que hasta ahora no llegó nada a nuestro departamento”.

Según Wilfredo Anzostegui, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, hasta el momento no llegaron los equipos convencionales de UTI para que sean instalados en los domos del Hospital Japonés. Por este motivo -según el representante del sector- hasta la fecha no abrieron estos espacios pese a que el sistema de salud en ese departamento está colapsado.

El fin de semana, el gobernador de Santa Cruz Rubén Costas anunció que el martes se inauguraría uno de los dos domos con 30 camas de UTIs, de los más de 100 que comprometió el Ejecutivo para esa región. “Estamos a la espera de los respiradores por parte del Gobierno”, dijo y explicó que la inauguración de este domo dependía de la dotación de los equipos.

En tres meses, el virus avanzó y la cifra de infectados alcanzó más de 14.000. Santa Cruz es el epicentro de la pandemia con más de 9.000 casos y más de 220 fallecidos. Le siguen Beni y Cochabamba, donde cada día se duplican las infecciones.

Para el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Beni Jorge Gómez el panorama es diferente. Ante la emergencia por la pandemia en esa región, el Gobierno entregó 11 camas de UTIs. “Pero obviamente no son suficientes”, sostuvo.

El director del Sedes de Cochabamba Yercin Mamani, agregó que ante el incremento de casos en este departamento el Gobierno entregó 10 camas de UTIs hace dos semanas y el fin de semana llegaron otros cinco ventiladores más. Hasta la fecha ya habrían llegado 15, además cuentan con los nueve que tenían antes para la pandemia.

“Además, el ministro de Gobierno Arturo Murillo comprometió otros 10 equipos que estarían llegando mañana (hoy)”, indicó Mamani y explicó que se solicitó 76 UTIs. “Estas camas son las convencionales, aquellas que fueron avaladas por la Sociedad de Terapia Intensiva”, agregó.

Ávila explicó que La Paz tiene 10 camas de terapia intensiva y están llenas. Aseguró que esta región está a poco tiempo de ingresar a la misma fase de contagio como en Santa Cruz y Beni. Reiteró que las 10 camas no son suficientes para los más de tres millones de habitantes de este departamento.

El alcalde de La Paz Luis Revilla dijo ayer que es necesario que el Gobierno dé a conocer la cantidad de equipos de Unidades de Terapia Intensiva que serán destinados al departamento.

“Necesitamos saber de los equipos de terapia intensiva que están llegando al país, cuántos llegarán a La Paz, de tal manera que podamos efectivamente instalarlos en los hospitales que están dispuestos y podamos superar esa dificultad, pero la información la tiene el Gobierno”, sostuvo Revilla

Ávila dijo que en el país sólo se cuenta con 210 especialistas, cuando se supone que se debería tener el doble. “Del total de especialistas el 10% (21) están infectados con el virus”, explicó. Tal es el caso de Prieto, quien relató que se contagió el virus pese a que usó tres guantes, lentes antiparras, protector y dos batas. “Parece que me contagié al salir de UTI”, contó.

La organización y el equipo multidisciplinario de atención en UTIs (médicos intensivistas, residentes, licenciadas en enfermería especialistas, auxiliares de enfermería, kinesiólogos respiratorios, nutricionistas, bioquímicos y farmacéuticos) se declararon en emergencia y solicitaron a la ministra de Salud Eidy Roca una reunión para adoptar medidas para enfrentar la pandemia. “El apoyo será gratuito”, aseguró el representante de los intensivistas.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.