Aprovechan el invierno para dragar ríos y mitigar riesgos

9

Aprovechando la época seca del invierno, la Secretaría de Riesgos del municipio de La Paz procedió a movilizar maquinaria pesada en los cauces de los ríos, para prevenir desastres y mitigar los riesgos.

Los ríos Choqueyapu, Irpavi, Orkojahuira, Achumani, Jilusaya y Huayñajahuira son los más relevantes en el municipio, todos confluyen en el río La Paz. La urbe paceña está asentada sobre 364 ríos y riachuelos, de primer y segundo orden, que en época de lluvias provocan problemas de sobre saturación, desbordes y desgastes en las bóvedas.

“Según la agenda 2040, una de las metas para el municipio es consolidar buena gestión de riesgos”, dijo el secretario municipal de Planificación, Marcelo Arroyo.

Según Álvaro Cuadros, en su libro “La Paz”, para el año 1930 la consolidación de la ciudad de La Paz se encontraba a partir del río Choqueyapu, con eje principal a la avenida Montes, 16 de Julio y como núcleo, la Plaza Mayor. Para el año 1968 se amplía el radio urbano con grandes extensiones comprendidas en el régimen de la reforma agraria, permitiendo la ocupación paulatina de los ríos Irpavi, Achumani y Huayñajahuira.

Para 1980, el crecimiento de la zona Sur de forma descontrolada ocasiona que la población de clase media y alta se traslade a este sector. Producto de las migraciones, simultáneamente, se da un aumento continuo hacia las laderas en las diferentes partes de la ciudad, todo esto provocó que en las últimas décadas se presenten desastres naturales de diferentes características, que van desde inundaciones y deslizamientos de diferente magnitud, siendo el año 2002 el punto de inicio para que el Gobierno Municipal de La Paz incorpore el factor de riesgo en la Gestión y Planificación Territorial.

El secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos, José Pacheco, informó que el objetivo de las obras de embovedados y canalizaciones es mitigar, no se puede eliminar el factor de riesgo, pero sí mitigarlo.

INVERSIÓN

Los embovedados, canalizaciones y otras obras hidráulicas requieren de un mantenimiento programado para su preservación por más de 100 años, pero la ciudadanía también es responsable del cuidado de los mismos.

La Secretaría Municipal de Gestión Integral de Riesgos (SMGIR) identificó que muchas de las obras civiles fueron deterioradas. La basura y la instalación de sistemas de servicios básicos fueron algunos de los factores para encontrar daño en las obras.

“El vertido de residuos sólidos se constituye en un factor de deterioro acelerado de las obras, a pesar de hacer muchas,tenemos que hacer un mantenimiento permanente por cuanto la basura es corrosiva, va deteriorando la infraestructura”, explicó el titular de la Smgir.

Durante los trabajos de limpieza y mantenimiento, el personal de la Alcaldía destapó ductos donde encontraron colchones, catres, partes de vehículos, payasas y otros desechos que la ciudadanía bota.

Otro factor de deterioro es que algunos propietarios de viviendas pican la estructura de hormigón para instalar ductos para servicios básicos. Un buen cuidado le cuesta al municipio 10 millones de dólares anuales aproximadamente.

El Diario.