Por conflictos el subsidio se quedó sin proveedores; aceleran contratación

89

Por los conflictos poselectorales, los contratos de los proveedores del subsidio fueron anulados. En almacenes hay un stock que se calcula alcanzará hasta el 15 de febrero. Por ello el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) activó una contratación de emergencia para la provisión de alimentos hasta tener los adjudicados para la gestión 2020.

“Tenemos problemas que nos dejaron la anterior gestión. Al haber cancelado el proceso de contratación nosotros no podemos retomarlo, en ninguna de sus fases”, explicó el gerente nacional de Subsidios y Articulación Productiva, Raúl Viveros.

Cada año el Ministerio de Salud provee al Sedem la lista de alimentos que debe entregarse en los subsidios. Con esta nómina se hace la convocatoria de proveedores nacionales.

En 2019, ese proceso duró casi todo el año. Para noviembre 67 empresas habían ganado la adjudicación, luego de las respectivas inspecciones, pero se decidió anular el proceso.

En enero de este año se supo que dichos proveedores para el subsidio prenatal y de lactancia estaban en emergencia y expuestos a cerrar operaciones. Entre ellas empresas privadas, asociaciones de productores, Oecas, comunidades interculturales y afrobolivianas, y personas jurídicas legalmente establecidas.

“No debería haberse cancelado, sino suspendido. Si hubiese sido así nosotros podríamos retomarlo, pero no lo podemos hacer. Nos amarraron las manos, legalmente”, lamentó Viveros.

Por tal motivo se decidió comenzar un nuevo proceso de contratación. Sin embargo, no se pudo lanzar la nueva convocatoria porque el Sedem aún no recibió la lista de productos actualizada que brinda cada año el Ministerio de Salud para las gestantes. Aún está vigente la del 2018.

“El 31 de enero se vencieron los contratos con el 95% de los proveedores. Nosotros hemos hecho un aprovisionamiento de stock que durará hasta el 15 de febrero, para que no les falte a las madres”, informó el gerente.

Sin embargo, se necesitan productos para el lapso de tiempo entre las contrataciones anuales. “Hoy estamos en la fase de hacer los contratos para esos meses y a la espera de la fecha en la que comenzaremos con la nueva convocatoria a base de la lista del ministerio. Ese proceso no debería durar más de dos meses”, aseguró Viveros.

Para ese intervalo en el que no hay proveedores anuales, la actual gerencia invitó a los suministradores de 2018 y las que se postularon el 2019 y fueron canceladas. El miércoles 5 de febrero se hizo la apertura de sobres de los postulantes.

Se presentaron 25. Los contratados cubrirán solo los meses que quedaron fuera de los contratos anuales.

Entre los postulantes para abastecer por el resto de 2020 y los primeros meses de 2021 hay dos tipos de empresas: las que venden sus productos desde 2018 y las nuevas que se habían presentado en 2019, pero se canceló el proceso.

El gerente de Sedem señaló que habían nuevos productos, pero los proveedores están perjudicados porque ya estaban a punto de firmar contrato.

“En algunos casos ya habían hecho inversiones en máquinas para mejorar su proceso, también en envases y etiquetas”, lamentó Viveros.

Por ejemplo, el 2019 había leche con quinua y eso no estaba el 2018. También sucedió con un tipo de charque. Para solucionar esos casos hubo varias reuniones con los involucrados.

“Tenemos que ver también cómo ayudar a las comunidades de proveedores. Debemos organizarnos para que nos les falte alimento a las mamás”, dijo.

En la nueva lista que debe entregar el Ministerio de Salud hasta los primeros meses del 2020 probablemente haya nuevos productos, pero lo usual es que se mantenga la mayoría.

Los proveedores

Los perjudicados Entre las empresas efectadas por la anulación de la adjudicación del 2019 están Nuevo Milenio, Liderquinbol, ADA Norte Quijarro, Verona, Honesty Food, Kinualive, Cecaot, Sinaí, Prodisal, Sumita, Exprocoquin, Pozo al Mar y Anapqui, entre otras.
Las invitadas Sedem invitó a 30 empresas: In – Nutra S.R.L. Futurobol Foods, Fainabol, Proalbo S.R.L, Liderquinbol S.R.L, Industrias Alimenticias Verona S.R.L., Industria de Pastas Alimenticias del Sud S.A., Cogrecos S.R.L., Productos Lácteos Tarija Prolac Tarija, Compañía Cervecera Boliviana S.A., Cia. Ind. Comercial Hnos. Vicente Srl, Molinera Oki S.R.L., Compañía Molinera Río Grande S.A., Agricultura Sostenible Granos y Cereales -Agrisos S.R.L., Cámara Boliviana de Exportadores de Sésamo – Cabexse, Orgánica del Sur S.R.L., Goldfoods S.R.L., Agropecuaria Chia Corp Bolivia S.A., Planta Industrializadora de Leche Tarija S.A, Productos Lácteos La Campiña S.R.L., Ingenio Sucroalcoholero-Aguai S.A., Empresa Azucarera San Buenaventura – Easba, Biocereals Export Import S.R.L., Servicios Integrales Y Agroindustriales S.R.L.- Sinai S.R.L., Pozo al Mar, Industrias Alimenticias El Cocinero de Pereira Delgado, Vargas y Aranívar S.R.L, Exprocoquin, Sumaj Yapay S.R.L., Alianza Nuez Amazónica S.R.L.-Ana S.R.L, Crequinoasbol, Ingenio Azucarero Guabirá S.A., Lesama Srl.
En concurso De entre todas las invitadas se presentaron 25. Esta semana se las inspeccionará.
Los porcentajes En la lista de ítems de subsidio para las aseguradas, un 25% corresponde a grupo de cereales, derivados, leguminosas, raíces y tubérculos; verduras es un 8%; frutas, 8%; lácteos y derivados, un 25%; carnes y derivados, 25%; aceites y derivados, un 4%; azúcares y otros, 5%. El SUS también tiene esos tipos de alimentos, pero en menor cantidad.

Planean acortar los pasos para recoger productos

Pese a que el registro del subsidio es biométrico, recoger los productos puede tomar mucho tiempo por las filas en los puntos de distribución. El Sedem pretende acortar ese proceso con maquinaria que cumpla más funciones.

Para recibir los productos cada mamá debe dirigirse a los puntos de distribución. También puede mandar a otra persona registrada en el sistema anteriormente.

“Los días sábado, cuándo más gente va, hay una cola de más de 80 personas y para la atención sólo hay dos funcionarios. Se les da un número y deben esperar hasta que les toque su turno”, detalló el gerente nacional de Subsidios de Sedem, Raúl Viveros.

Se les realiza el registro con la huella digital e imprimen un documento para habilitar la entrega de su paquete. Después de haber escogido los productos en una especie de supermercado, se debe verificar -una vez más- el peso de productos. Para eso también hay filas.

“Hay mejoras que se han hecho desde hace unos años hasta hoy. Sin embargo, necesitamos mejorar aún más”, comentó el gerente Viveros.

Adelantó que se prevé suplantar pasos con un sistema digital. Se requerirá un equipo que pueda registrar, verificar y entregar el pedido.

En La Paz hay dos puntos de distribución: el primero está en la calle Jaimes Freyre y el segundo en El Alto, en la avenida Villa Bolívar B. Allí se entregan los productos tanto a las mamás aseguradas como a las beneficiarias del SUS.

“Para las aseguradas los 2.000 bolivianos que aportan las patronales para el subsidio están divididos en 1.364 bolivianos y 80 centavos en productos y 614 bolivianos con 20 centavos es para compras del supermercado”, explicó el registrador Marcelo Soria.

Para usar ese monto en crédito la beneficiaria puede ir al Ketal, Fidalga o Hipermaxi. Ahí hay determinados ítems para su adquisición. Todos los productos deben ser nacionales.

Pierden subsidio por falta de tiempo

Madres argumentan que por falta de tiempo para hacer los controles médicos pierden el beneficio del subsidio. Otras prefieren vender los productos porque no consumen todos los alimentos que se les entrega.

“Cuando te inscribes para recibir ese bono. Sí o sí hay que ir a los controles cada mes, aunque la bebé no esté enferma. Eso demanda un tiempo perdido en vano”, reclama una mamá, que debería beneficiarse de los productos por el Seguro Universal de Salud.

Reitera que si bien es beneficioso para los bebés porque se controla el peso y crecimiento, los productos no justifican el tiempo invertido.

“Los centros de salud usualmente están muy llenos. Sólo reparten 15 fichas que es para atención general y para tener una debes estar ahí a las 6:30 para hacer fila”, señala otra madre, Vania.

Ambas reclaman que la calidad de atención en los hospitales bajó desde que se activó el SUS. “No se puede esperar tanto. Por eso no llevé a mi bebé el anterior mes y perdí ese subsidio”, cuenta.

Algunas beneficiarias no gustan de los productos que les entregan. Prefieren venderlos a consumirlos, pese a que es prohibido.

“La leche no es deslactosada y me hace daño. También dan harina de quinua. Es útil pero no como para todos los meses. Así que venderé de vez en cuando y compraré pañales”, justifica una beneficiaria.

Consultado sobre cómo solucionar estos problemas, el gerente de Sedem, Raúl Viveros, anunció mejoras en el sistema de retroalimentación con las madres. Indicó que se desea informar a las madres sobre los alimentos que debería consumir en cada mes de gestación. “Queremos que valoren los alimentos que adquieren”, manifestó Viveros.

Pagina Siete.