1.801 peatones arrollados en seis meses

El Organismo Operativo de Tránsito informó que el caso más recurrente que se atiende durante los fines de semana y feriados es el atropello a peatón, a tal extremo que en sólo medio año de 2018 se atendieron 1.801 casos por este delito a nivel nacional.

Los lugares en que se atienden la mayor parte de estas emergencias son las áreas urbanas de los nueve departamentos que tienen mayor transitabilidad. Asimismo, no es menos importante el número de sucesos que ocurren en las vías interdepartamentales o interprovinciales.

De acuerdo con el director de Tránsito en El Alto, coronel Pablo García, “las víctimas de estos hechos son por lo general niños, adolescentes y sobre todo personas de la tercera edad de ambos sexos”.

Los informes estadísticos establecen que solo hasta el primer semestre de la presente gestión se ha llegado atender 1.801 atropellos a peatón a nivel nacional.

REGISTRO NACIONAL

Entre los primeros departamentos considerados de alto riesgo para los atropellos están: La Paz con 791 casos, seguida de Santa Cruz con 540 hechos de tránsito y Cochabamba con 157 casos.

Mientras que en los demás departamentos, con menor cantidad de población afectada por este hecho, se encuentra Oruro con 105 casos, Tarija con 94 hechos y Chuquisaca con 50 reportes y en el caso de los últimos tres departamentos de Beni, Pando y Potosí, se registra que 64 personas fueron afectadas por los atropellos a peatón.

DAÑO

El daño o la muerte de personas en carretera, como resultado del atropello a peatón, dejó de ser un hecho inusual para convertirse en un problema social que demuestra el desconocimiento o negligencia en el uso de las normas de tránsito, tanto por parte de los conductores como de los mismos peatones.

“Los grupos sociales más afectados por los atropellos continúan siendo las personas de la tercera edad y los niños, quienes por sus mismas condiciones físicas, les es imposible librarse de un hecho de tránsito; sobre todo cuando determinaron pasar la vía por la calzada, evadiendo el uso de las pasarelas, en muchos de los casos, el temor o el mal cálculo ocasiona que algún conductor que mantienen aprisionado el acelerador termine atropellándolos”, explicó la autoridad en diálogo con EL DIARIO.

Centros de salud a nivel nacional, constantemente reciben pacientes afectados por haber sido arrollados por un motorizado.

En la mayoría de los casos registran diferentes traumatismos, siendo el más grave cuando el golpe se registra a nivel de la cabeza produciéndose un Traumatismo Cráneo Encefálico (TEC) severo.

“En este caso, el paciente debe mantenerse en Terapia Intensiva o incluso recibir una operación quirúrgica para extraer coágulos de sangre en la región de la cabeza”, explicó el director del Centro del Trauma del hospital Corazón de Jesús, Jorge Jiris.

Otra de las consecuencias de los atropellos a peatón corresponde a las intervenciones quirúrgicas en caso de fracturas, expuestas o menores de los huesos, tanto de extremidades inferiores como superiores; aspecto que no solo reviste la operación inmediata, sino tiempo de curación de más de tres a seis meses.

En esta otra lamentable circunstancia, las personas deben suspender sus actividades, además de portar (de por vida) tornillos o plaquetas que sujeten y repongan los huesos fracturados.

ATROPELLO: PROBLEMA SOCIAL

Estos hechos de tránsito permiten nuevamente retomar la discusión y observar que el atropello a peatón es un problema social.

Se considera retomar la aplicación de políticas de prevención y socialización, antes que normas que penalicen la inconducta de choferes y peatones.

García plantea una nueva ingeniería en las carreteras, que tome en cuenta a peatones de la tercera edad y niños.

Por ejemplo, considerar que la distancia entre pasarelas en una ruta de alto tráfico no represente kilómetros de caminata para que los adultos mayores o puedan hacer uso de las mismas, pese a sus deficiencias musculares, articulares, fuerza o agilidad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año los accidentes de tránsito causan la muerte de 1,3 millones de personas en todo el mundo.

El 93 % de las muertes por accidentes de tránsito se producen en países bajos y medianos, que solo cuentan con el 54 % de vehículos matriculados en el mundo.

El Diario