Policía sentenciado “no cumple funciones”

El coronel Freddy S. B. G., sentenciado a 12 años de privación de libertad acusado por el delito de complicidad y cohecho, en el denominado caso Katanas, se encuentra “no cumpliendo funciones al interior de la Policía Boliviana”, informó ayer el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.
“La justicia boliviana no ha emitido ninguna notificación a la Policía Boliviana para poder retirar a este sujeto de la Policía Boliviana. No obstante, debemos manifestar que la Policía Boliviana, habiéndose anoticiado a través los medios de comunicación, este oficial se encuentra no cumpliendo funciones al interior de la Policía Boliviana”, aseguró Del Castillo.
El martes 6 de diciembre de 2022, la abogada Paola Barriga, informó que el 26 de octubre de este año, Freddy S. B. G. fue designado como comandante de la Policía Turística, después de un mes de haber sido sentenciado.
“Fue comprobada la participación del coronel Freddy S. B. G., quién en su calidad de jefe policial en Migración, permitía el ingreso de las jovencitas secuestradas. Fue sentenciado el 21 de septiembre a 12 años de cárcel y ahora tiene este nombramiento”, lamentó Barriga, quien patrocina a la denunciante del caso Katanas.
Barriga recordó que se logró la sentencia después de seis años de peregrinaje, donde inicialmente fueron procesadas 10 personas. Tres de las cuales se acogieron a juicio abreviado y otras dos, la esposa, además de la hermana del principal acusado se encuentran prófugas.
En septiembre de 2016, Marco H. C. R., dueño del local nocturno Katanas, fue detenido preventivamente tras la denuncia de su hija, NECM, de ser el líder de una red de explotación laboral y sexual.
El club, donde la Fiscalía descubrió la presencia de pasillos ocultos y paredes falsas para esconder a las mujeres explotadas, fue demolido el 30 de septiembre de 2016, por una decisión judicial.
“La caída de la cabeza del faraón es un acto de libertad a todas las mujeres que fueron obligadas, violadas y torturadas al interior del centro que funcionaba a vista y paciencia de muchas autoridades que se han convertido en cómplices”, dijo Barriga en la oportunidad.
La jurista insistió en que la demolición de ese local forma parte de la lucha contra la trata y tráfico de mujeres reclutadas con engaños en Brasil, Paraguay, Venezuela.
Los obreros que realizaron la demolición encontraron en los tumbados billeteras, bebidas alcohólicas y otros objetos.
Cuando inició el proceso, Barriga denunció que ella y su patrocinada estaban siendo amenazadas de muerte.
La denunciante, hija del propietario del club nocturno, dijo que este fue el caso de trata y tráfico más grande resuelto en el país, y que bregó mucho para llegar al final porque las autoridades no la escuchaban.
En entrevistas anteriores, la denunciante dijo que cuando cumplió 15 años, su padre le dijo que tenía que ayudarle. Él pagaba colegios, manutención, pero para sus gastos extras ella tenía que trabajar.

DESIGNACIÓN
La designación del uniformado se dio mediante el memorándum 08240/2022 de fecha 26 de octubre de 2022.
“Por disposición de este Comando y de conformidad al Art. 89 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional (hoy boliviana) concordante con el Art. 41 del Reglamento del Personal, a la fecha Usted es designado como: Comandante de la Policía Turística”, se lee en parte del documento firmado por el comandante departamental de la Policía de La Paz, Ismael Tito Villca Vargas.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más