País sin crédito

Cuando el país necesita, con angustia, recibir crédito externo para cuadrar las cifras del presupuesto del próximo año, las calificaciones de Bolivia como sujeto de crédito empeoran.
En efecto, 32% de la inversión pública, presupuestada para 2023 en US$ 4.006MM, deberá provenir de financiamiento externo, según el proyecto del Presupuesto General de la Nación (PGN).
El proyecto señala que 68% de la inversión pública cuenta con «financiamiento con recursos generados por el Estado.
Pero ocurre que la muy prestigiosa Standard & Poor´s recortó la calificación crediticia de Bolivia debido a que el estancamiento político del país genera incertidumbre sobre la capacidad del Gobierno para implementar políticas correctivas oportunas y enérgicas para reducir las vulnerabilidades económicas.
Dice la información que con la calificación ‘B’ se complica la posibilidad de que el país acceda a créditos externos en condiciones de ventaja, según economistas.
El “estancamiento político” al que alude S&P está inclusive frenando la aprobación del proyecto del presupuesto debido a las diferencias que tienen los masistas de los dos bandos enfrentados, los luchistas y los evistas.
Sin la oposición, el masismo está dividido y ha surgido la posibilidad de que el documento sea revisado, es decir devuelto al Ejecutivo, lo que podría obligar a que se demore más todavía su aprobación.
Ya el gobierno había demorado tanto el trámite cuando envió el proyecto veinte días después del plazo fijado por las leyes.
Los masistas de la corriente de Evo Morales han llegado a amenazar con hacer una investigación del enriquecimiento de quienes han manejado el país en los dos últimos años. Es decir que saben o sospechan que el gobierno de Arce ha cometido irregularidades en el manejo del país, en beneficio de sus colaboradores.
Algo muy preocupante, si los masistas del evismo tuvieran razón, se habría confirmado que incluso cuando las cosas están muy mal para el país, cuando se acaba el gas y aumentan las importaciones de combustibles hasta niveles muy altos, en el gobierno todavía hay gente dedicada al enriquecimiento acelerado usando malas artes.
La denuncia dice que en los dos últimos años han surgido nuevos millonarios, lo que se daría cuando el país está en uno de sus peores momentos de la historia.
A esto se añade que los mensajes a los inversionistas son muy negativos, como el caso de los asaltos a la propiedad privada, asaltos que las autoridades no atinan a enfrentar usando las leyes. La Unión Europa anuncia que no comprará productos que hayan sido cultivos en tierras arrasadas por el fuego.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más