Un OEP desmantelado entra en evaluación y prevé refuerzos en áreas estratégicas

2

Un Órgano Electoral Plurinacional (OEP) desmantelado entró en fase de evaluación para encarar las próximas elecciones generales. La institucionalidad y la credibilidad son los retos principales. Los vocales designados hasta el momento coinciden en que se requieren refuerzos en las áreas estratégicas del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y de los tribunales electorales departamentales (TED).

“En este momento estamos en un proceso de evaluación preliminar sobre la institucionalidad del Órgano Electoral. Es una tarea que se tiene que hacer a nivel nacional y a nivel departamental. El objetivo es poder presentar un primer balance a la sala plena -cuando estén posesionados el conjunto de los vocales- porque cualquier tipo de decisión significativa que se deba tomar tiene que ser a través del cuerpo colegiado”, señaló Salvador Romero, el vocal del TSE designado por la presidenta Jeanine Añez.

Después de las elecciones del 20 de octubre, la sombra del fraude impulsó una serie de renuncias en vocales del TSE y los TED de diferentes departamentos. A ello se sumaron las dimisiones del personal técnico de áreas tecnológicas y administrativas.

Con la publicación del informe preliminar de la OEA -que confirmaba anomalías y manipulación en el conteo de votos- la crisis se agravó y se acusó a las autoridades del OEP que permanecían en sus cargos de incurrir en delitos electorales. De los 52 vocales del TSE y de los TED muchos fueron aprehendidos y otros aún son buscados. El OEP quedó completamente desmantelado.

“El hecho que los vocales del TSE y los nueve TED hayan sido aprehendidos por la Fiscalía por el fraude electoral, nos muestra que el OEP está desmantelado. Por eso se hace urgente este proceso de designación y selección de nuevos vocales para tratar de reestructurar este órgano del Estado”, señaló el analista y jurista en temas electorales Paúl Coca.

Los nuevos vocales

El OEP es uno de los cuatro órganos que tiene el Estado Plurinacional de Bolivia. Tiene la misma jerarquía constitucional que el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. Según la Ley 018, goza de autonomía funcional e independencia. Administra el régimen democrático, el registro cívico y la justicia electoral.

Está compuesto por el TSE, los nueve TED, los juzgados electorales, los jurados de mesas de sufragio y los notarios electorales.

El TSE es el máximo nivel de autoridad del OEP y su máxima autoridad ejecutiva es la sala plena. Está compuesto por siete vocales, de los cuales al menos dos deben ser de origen indígena originario campesino y tres mujeres. Uno es nombrado por el Presidente o la Presidenta en su representación.

En el caso de los TED, están integrados por cinco vocales, al menos uno debe ser de una nación o pueblo indígena originario campesino del departamento y dos mujeres. Al igual que en el TSE, uno es nombrado directamente por el primer mandatario.

El 26 de noviembre, la presidenta transitoria, Jeanine Añez, designó a Salvador Romero como vocal, con el fin de empezar con la designación de las nuevas autoridades del TSE y los TED.

“El TSE tiene la tarea y desafío de recobrar la confianza de la ciudadanía y restablecer la credibilidad en el ente electoral. En esta tarea de mostrar transparencia es importante que los nuevos miembros demuestren total imparcialidad política y también independencia de cualquier otro órgano del Estado. Esta es la mejor forma de brindar certeza que el OEP es un órgano creíble”, señaló Luis Fernando Arteaga, quien fue designado como vocal del TED La Paz la semana pasada.

Refuerzos en áreas estratégicas

El desmantelamiento del OEP no se produjo solo por los resultados de las elecciones. Durante los meses previos en los TSE y los TED se procedió al despido de una gran cantidad de personal clave para el proceso electoral. Solo en 2019 hubo al menos ocho denuncias públicas de retiros grupales injustificados.

“Una de las tareas primeras que tendrá el Órgano Electoral en sus dos niveles será el de cubrir numerosas acefalías que existen en este momento”, afirmó Romero consultado sobre el personal.

Coca explicó que el Órgano Electoral tiene como la cara visible a los presidentes y vocales de cada tribunal. Pero detrás de ellos existe toda una estructura compuesta por abogados, informáticos, administrativos, secretarias, mensajeros, etc.

“Debe haber una recomposición de la estructura técnica sobre la marcha. Todo ese personal tiene que volver a trabajar y se tiene que hacer contrataciones sobre la marcha. Se tendrá que acudir al sistema de contratación directa del personal, algo que está permitido por las normas. Obviamente los vocales -por orden constitucional- deberán dar las directrices de cómo tiene que desarrollarse todo este proceso. Pero hay que tener esperanza de que las cosas van a hacerse bien de mucho tiempo”, dijo Coca.

Arteaga afirmó que en una evaluación rápida que se realice de las capacidades de los recursos humanos que todavía están trabajando en el OEP, se deberá valorar el aspecto de la imparcialidad y la no militancia política, además de las capacidades y habilidades específicas para cada puesto. Dijo que los tribunales electorales deberán estar atentos a las instructivas que se emitan al respecto para encarar los futuros procesos electorales.

“Existen dentro del TSE y los TED personal calificado y especializado en temática electoral, pero también en su momento habrá que considerar la incorporación de funcionarios que tienen la experiencia y el conocimiento en los procesos. Para las elecciones 2020 es importante potenciar la estructura actual en sus diferentes áreas, ya sea jurídica, tecnológica, electoral, administrativa, etc,”, sostuvo Arteaga.

TSE: Serecí, Sifde, 9 TED y 5 direcciones nacionales

El TSE brinda asistencia a la ciudadanía a través del Servicio de Registro Cívico (Serecí), el Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde) y la Unidad Técnica de Fiscalización (UTF). Cada una tiene instancias departamentales.

Además, el TSE está conformado por cinco direcciones nacionales de administración, tecnología y comunicación, desarrollo estratégico, economía y temas jurídicos. Cada una de estas direcciones cuenta con un equipo de trabajo que debe tener personal idóneo y calificado.

A la estructura se suma los nueve TED, cada uno cuenta con su propio personal en los diferentes departamentos.

“Son muchos desafíos para el proceso electoral. Tenemos un tiempo corto y hay desafíos técnicos muy puntuales que ya fueron detectados por las misiones de observación electoral internacional y también por los actores políticos y sociales nacionales. Sobre estos temas se va a hacer un énfasis especial para encontrar las soluciones”, indico el vocal del TSE Salvador Romero.

Arteaga señaló que también se hará una evaluación rápida del personal para garantizar su independencia. Para Coca, por la premura del tiempo, es necesario trabajar en estos temas sobre la marcha.

“Estamos a contrarreloj y la única forma en que se genere credibilidad en la ciudadanía es en base a que los que sean elegidos como vocales de los TSE y TED sean personas sin pasado político. Otro punto importante es la muestra de su trabajo”, afirmó Coca.

Un problema no sólo de forma, sino de fondo

Para el analista y jurista en temas electorales Paúl Coca el problema del OEP no es un tema de forma, sino de fondo. Indicó que el reto está en devolver a la ciudadanía el poder creer en el Órgano Electoral.

“Esto hay que verlo, en mi criterio, como un tema de fondo y no de forma. Cuando el OEP no era uno de los cuatro órganos del Estado -porque con la anterior Constitución no existía esta instancia- la Corte Nacional Electoral tenía sus falencias y problemas. Ante esto en los 90 los partidos políticos y la ciudadanía hicieron una corte de notables, con hombres y mujeres que dieron absoluta credibilidad a nivel internacional y nacional”, señaló Coca.

Explicó que con la entrada en vigencia de la actual Constitución en 2009, la Corte pasó a ser un órgano más del Estado, con un nivel de jerarquía igual al del Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. “Y vemos que el OEP fue sometido al capricho de la administración del Órgano Ejecutivo que no reconocía su independencia. Todo el trabajo de la Corte Nacional de los notables fue echado por la borda”, afirmó.

Advirtió que en este momento, en Bolivia tenemos una situación crítica. Que si bien hay pacificación en el país, está sujeta a los resultados de las próximas elecciones. Por ello es imprescindible que un TSE y nueve TED sean independientes y sobre todo que hagan que la ciudadanía vuelva a creer en ellos.

“Es una tarea muy difícil en este instante porque no hay credibilidad en ninguno de los órganos del Estado”, dijo.

Denuncias en 2019

En los primeros 10 meses de este año electoral hubo al menos ocho denuncias públicas sobre despidos en el OEP.

4 de enero. El entonces vicepresidente del TSE, Antonio Costas, denunció el retiro de personal “clave” de esa institución, en el manejo de la base de datos, su seguridad y los sistemas internos de intercambio de información.

30 de abril. Funcionarios del TSE denunciaron acoso laboral, hostigamiento y “estricto control”. Un funcionario denunció que María Eugenia Choque ingresó a su oficina y sacó una copia de la información de su computadora.

13 de junio. Oficiales de Registro Civil denunciaron que realizó despidos injustificados a cerca del 80% de estos funcionarios. Indicaron que no se emitió un memorándum, por lo que la situación era irregular.

19 de septiembre. La diputada y candidata por Bolivia Dice No, Eliane Capobianco, denunció que el TSE despidió a 14 funcionarios del Servicio de Registro Cívico (Serecí) en Santa Cruz. Advirtió que se preparaba un fraude.

18 de octubre. Una fuente anónima del OEP denunció que algunos vocales del TSE preparaban un sabotaje al TREP, el sistema de conteo rápido. La noche de los comicios el sistema fue interrumpido desatando la crisis.

Pagina Siete.