Unicef promueve lecciones de buena nutrición para infantes en tiempos de coronavirus

16

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) promueve, vía internet y con la participación de expertos, lecciones para una buena nutrición de los infantes en tiempos del coronavirus COVID-19.

Según los resultados de un conversatorio virtual, denominado webinar, de la serie #unicefencasa, se definió que la alimentación es clave ante el COVID-19 porque fortalece el sistema inmunológico, reduce complicaciones de cualquier infección o permite superar enfermedades.

En el caso de los infantes, el primer paso es la lactancia materna, luego a partir de los seis meses se debe iniciar con la alimentación complementaria, estableciendo una dieta cada vez más rica y variada en horarios fijos en un ambiente de calidez, amor y paciencia, momento en el cual los papás deben involucrarse.

La conducción del webinar estuvo a cargo de Yecid Humacayo, jefe de la Unidad de Alimentación y Nutrición del Ministerio de Salud; Marlene Azurduy, experta en nutrición y alimentación saludable; y Maya Perales, Oficial de Nutrición de Unicef Bolivia.

El primer paso en la salud de un niño o niña es que la madre gestante se alimente bien para que su bebé nazca con un peso ideal, eso ayuda a evitar complicaciones e incluso la muerte, asimismo, facilita su paso a la lactancia con el consumo del calostro, que es la primera leche rica en proteínas, vitaminas, minerales e inmunoglobulinas que desarrollan el sistema inmunitario.

La lactancia materna debe continuar hasta los dos años porque aún provee nutrientes, pero a los seis meses hay que iniciar la alimentación complementaria.

Humacayo indicó cinco pilares para la alimentación suplementaria:

– La frecuencia en la alimentación: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena.

– La calidad de los alimentos que le contribuyan a desarrollar física e intelectualmente.

– La cantidad de alimentos tiene que ir subiendo poco a poco.

– Seguir un solo alimento los primeros días, no mezclarlos, si cambiamos el alimento de manera frecuente el bebé lo va a rechazar porque su sentido del gusto todavía está desarrollándose.

– Finalmente tener mucha paciencia, alimentar con cariño y amor al bebé.

«La leche materna es fundamental porque es el mejor alimento, la lactancia debe iniciarse tras dar a luz, toda madre es capaz de producirla en la cantidad adecuada que requiere su bebé y cuanto más succione, mejor, habrá más leche», insistió María Eugenia Perales, de Unicef Bolivia.

Frente a un virus o infección, debe darse la lactancia materna y está demostrado que no es una vía de contagio del COVID-19.

Red Central-dea-EC/ABI