“Interpelación a Montaño ratificó que SUS es medida electoral”

El diputado opositor de Unidad Demócrata (UD), Amílcar Barral, quien fue el peticionario de la interpelación a la ministra de Salud, Gabriela Montaño, afirmó que esta interpelación no tuvo las respuestas esperadas, por lo que ratifica que el Sistema Único de Salud (SUS) es una medida electoral.

“En 2015 para las elecciones subnacionales ofrecieron cuatro hospitales de cuarto nivel en todo el país con sus especialidades y no movieron ni un ladrillo; ahora ofrecen el SUS para las elecciones 2019, después de estar trece años en el Gobierno, todos se darán cuenta que el tema es electoral”, afirmó Barral.

Ayer, la interpelación a la ministra de Salud fue un capítulo más de todas las interpelaciones, que se han realizado en cuatro años, donde las autoridades del Órgano Ejecutivo no responden a las interrogantes que hacen los legisladores opositores, apreció Barral.

Para el diputado Barral la interpelación buscaba resolver dudas sobre la forma y estructura del Sistema Único de Salud (SUS) en su dimensión administrativa, técnica y presupuestaria, por ejemplo del presupuesto de 200 millones de dólares, ¿cuánto de este monto se destinaría a infraestructura, recursos humanos y equipamiento?; sin embargo las dudas no fueron respondidas.

Asimismo, se trató de indagar sobre las condiciones tecnológicas y técnicas para combatir el cáncer; la secuencia de investigación sobre el VIH; las estadísticas sobre los programas de tuberculosis y cuál es el modelo de gestión del SUS, que tampoco fueron absueltas.

Al concluir la interpelación, donde la Ministra de Salud dio su informe para posteriormente el diputado peticionario, Amílcar Barral, procediera a la réplica y finalmente a la dúplica, se pasó al pleno de la Asamblea, donde se decidió dar un voto de confianza a la autoridad interpelada.

Al respecto, el diputado del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Helmut Salinas, indicó que una vez más las interpelaciones son “un saludo a la bandera”, es decir, que este instrumento de fiscalización a las autoridades del Estado se ha devaluado.

“En estos cuatros años y el par de meses que soy Diputado he asistido a todas las interpelaciones y el escenario es el mismo (…) hacen un uso desmedido de su rodillo parlamentario, la interpelación ha perdido toda credibilidad y seriedad. Recuerdo un caso amargo que fue el caso del Fondioc, la exministra Nemesia Achacollo, fue recibida con aplausos y dos meses después estaba detenida”, expresó Salinas.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más