Pago a médicos cubanos no era directo, Bolivia canceló en 2 cuentas particulares

6

Reservados y temerosos son los calificativos que usan vecinos y pacientes para referirse a los médicos cubanos que trabajaron en dos hospitales de El Alto. Los galenos evitaban conversar sobre cómo vivían o cuál era su situación en el país. No eran los únicos. En más de 13 años, el gobierno de Evo Morales nunca informó sobre cuánto pagaba a las brigadas cubanas, cuáles eran los alcances de los convenios o cómo era el procedimiento de pago.

“Era como un secreto de Estado”, dice en una entrevista con Página Siete el ministro de Salud, Aníbal Cruz. En las últimas semanas, después de que el gobierno del MAS dejó el poder, salieron a la luz detalles sobre los pagos a las brigadas del régimen cubano.

Cruz revela que el Ministerio de Salud no cancelaba los salarios de forma directa a los médicos, sino que el anterior Gobierno depositaba esos pagos en “cuentas bancarias de dos personas de la Embajada de Cuba que ya fueron identificadas”. Por eso no se sabe si ese sueldo llegaba a cada uno de los miembros de la brigada médica.

“Se hacía un solo desembolso para alguien de la misión médica cubana. Este año –por ejemplo– hemos accedido a algunos documentos físicos que existen (dentro del Ministerio) y hemos visto que hasta el momento se habrían desembolsado 78.764.000 bolivianos, de los cuales 53 millones se pagaron por el servicio de 702 súbditos cubanos”, detalla.

“No tenemos una información verídica sobre los salarios de la misión cubana, pero sí sabemos que la fuente de financiamiento del pago estaba en el Ministerio de Salud. Pagaban 1.040 dólares (7.265 bolivianos) mensuales por cada uno de ellos, además daban por día 68 bolivianos de viáticos. Este último monto era para cubrir alimentos y transporte”, dice Cruz. Calcula que el país canceló por mes 9.500 bolivianos a cada brigadista.

Días después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, la Embajada cubana solicitó el repliegue de la misión de galenos. Ahí se conoció que la brigada estaba compuesta por 702 personas; de las cuales sólo 205 eran médicos, los demás eran técnicos, choferes y cocineras, aparentemente todos tenían el mismo salario.

Entonces, si Bolivia pagó por mes 9.500 bolivianos a cada brigadista, en total, para los 702, el Estado canceló mensualmente 6.669.000 bolivianos y anualmente el monto asciende a 80,028 millones de bolivianos.

Sobre la base de datos preliminares de Salud y la Embajada de Cuba, se calcula que en seis años –entre 2013 y 2018– Bolivia pagó 480,1 millones de bolivianos por las misiones cubanas.

En una entrevista con Página Siete, el segundo jefe de la Embajada de Cuba en Bolivia, Erick Valdés, explica que el pago destinado a la brigada médica está estipulado en el convenio firmado entre los Gobiernos boliviano y cubano.

Este acuerdo fue renovado el 8 de junio de 2018 por el exministro de Salud Rodolfo Rocabado y el exembajador Benigno Pérez. “Sólo se cumple el convenio”, dice Valdés, y aclara que ese monto sólo cubre viáticos.

La llegada de las brigadas

Valdés resalta que los médicos cubanos no llegaron a Bolivia con el MAS, sino que ingresaron desde 1985. Según el diplomático, en ese año se implementó la atención de las brigadas. Incluso las misiones trabajaron durante las dos gestiones de gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada. Añade que en 2006, con la llegada al poder de Evo Morales, la alianza se afianzó y en un principio “el Gobierno cubano pagaba todo (alimentación, pasajes y vuelos)”.

Asegura que desde 2013 el Gobierno boliviano se comprometió a pagar el estipendio “que está inscrito en el convenio”. Añade que la cooperación cubana alcanzó hasta 3.000 brigadistas por año. Pero poco a poco se fueron reduciendo, en este último año llegaron 702.

El ministerio de Salud también depositaba dinero para comprar los medicamentos de las farmacias de los cubanos. “Ahí hay un presupuesto de 12 millones de bolivianos y para las cirugías de Operación Milagro se dio 13 millones de bolivianos”, añade Cruz.

Según datos de Salud, los médicos de Operación Milagro realizaron 70.000 cirugías en 13 años, pero el Ministro de Salud dice que esos registros aparentemente están “inflados”. Explica que por eso se instruyó una auditoría que será realizada por la Sociedad Boliviana de Oftalmología y al Instituto Nacional de Oftalmología.

El Ministro de Salud explica que estos galenos extranjeros tenían diferentes especialidades, pero no encontraron un registro al respecto. Los brigadistas estaban distribuidos en los nueve departamentos y trabajaron en programas de Salud de municipios como Riberalta, Guayaramerín, Yacuiba y El Alto, entre otros.

Este medio visitó dos hospitales donde trabajaban los cubanos. El establecimiento Chacaltaya (zona Germán Busch), que ofrecía 23 especialidades, y el Centro Operación Milagro (Av. Juan Pablo II) estaban vacíos. Los administrativos cuentan que la gente lamenta la ausencia de los médicos y reclama atención. “Estamos solicitando ítems para cubrir la demanda”, dice una de las trabajadoras. La versión es confirmada por Cruz. “La gente que vive en esos lugares ha reclamado la presencia de esos súbditos, los reemplazaremos lo antes posible”, promete.

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, lamenta que el gobierno del MAS prefirió pagar a brigadas extranjeras, cuando en Bolivia hay médicos generales desocupados. “Hay 7.000 del eje que no tienen trabajo”, reniega.

Gobierno del MAS compró equipos

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, denunció que el gobierno de Evo Morales compró equipos de última generación –uno de ellos, un resonador magnético– para una clínica atendida por médicos cubanos. Según el dirigente, ningún hospital público de La Paz cuenta con ese tipo de aparatos.

Desde la Embajada de Cuba en Bolivia se informó que algunos equipos sí fueron adquiridos por el gobierno del entonces presidente Evo Morales, pero indicó que otros aparatos fueron comprados por dicha delegación diplomática.

Pagina Siete.