FmBolivia
Radio FmBolivia

Mayerly tenía la mente de una niña de 12 años y su asesino realizó un rito tras mutilarla

1.549

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Presentaba una discapacidad mental. Mayerly Q. Ch. (18) tenía la mente de una niña de 12 años, según contó su familia. La joven fue ahorcada y su cuerpo mutilado, quedando esparcido en el bosquecillo de la zona Inca Llojeta de La Paz.

El autor del macabro hecho de sangre, Matusalén M. L. (22), expareja de la víctima, dijo que cometió el crimen por una reacción de celos, al encontrar un mensaje entre la muchacha y su actual pareja, R. C. H (34).

La citó el domingo en el bosquecillo, próximo a la ciudad de El Alto, la ahorcó con una cuerda y después desmembró su cuerpo con un cuchillo, argumentando que hizo eso para que su alma no lo persiguiera, en una suerte de rito, según refirió el comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera.

“Encontramos en el lugar del hecho un corazón, el sujeto distribuyó las partes del cuerpo en una circunferencia de 15 metros, todas estas acciones procuraban un intento de confusión y él dijo que desmembró el cuerpo porque temía (que el alma) que lo persiguiera”, explicó Aguilera en conferencia de prensa, atribuyendo ese comportamiento a una celotipia, un trastorno delirante irreversible y multifactorial que hace pensar al paciente que su pareja es infiel.

Las pesquisas indican que Mayerly salió de su domicilio el domingo, diciendo a su madre que iría a la feria de la zona 16 de Julio para pedirle la pensión a su padre. Desapareció ese día y sus restos fueron hallados el lunes, a las 13:20, por una menor de edad y su hermano, quienes buscaban a su gato entre los árboles de esa ladera.

“Los videos colectados en el celular sitúan la circunstancia anterior a la muerte, una especie de rito que él genera, conductas sexuales, sadomasoquistas, eróticas, que se traducen en esa agresión”, agregó Aguilera.

Se estableció además que la joven llegó a convivir dos meses con Matusalén antes de terminar la relación. Una vez cometido el asesinato, el hombre escribió desde el celular mensajes a la madre de la víctima, intentando hacer creer que abandonaría su casa para irse a otro lugar.

“Tenemos la cuerda con la que le quitó la vida, luego se producen los cortes, están también los mensajes en el teléfono celular simulando ser la víctima, diciéndole a la madre de Mayerly, con errores ortográficos, que (ella) se marcharía de la casa”, acotó.

Al momento de ser aprehendido, el autor del feminicidio relacionó a R. C. H. como cómplice y también fue detenido. Sin embargo, hasta el momento la Policía no cuenta con elementos que lo vinculen con el grave delito.
Fuente: El Deber

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas