Auditarán ascensos de 2020 y piden incluir gestión de Montero y De la Barra

148

Desde el Ministerio de Gobierno y el Comando General de la Policía, ayer, se anunció la realización de una auditoría al proceso de evaluación de los aspirantes a generales 2020 y se prevé que en 45 días exista un nuevo reglamento de ascensos de la Policía.

Oficiales del servicio pasivo y activo, sin embargo, piden al Gobierno que esta auditoría alcance al actual comandante general, Rodolfo Montero, y que se retroceda en el tiempo hasta verificar la forma en el que el excomandante Abel de la Barra asume el generalato (2017).

El tráfico de condecoraciones y reconocimientos, como los padrinazgos políticos, fueron fundamentales para elegir a los comandantes generales desde que el Movimiento Al Socialismo (MAS) asumió el poder. Aun así, las fuentes consultadas por este medio de comunicación afirman que continúa vigente el “modo” de manejar los ascensos, cambios de destinos entre otras irregularidades, al “estilo” del MAS.

Los Tiempos accedió a algunas certificaciones, menciones y condecoraciones que recibieron algunos jefes policiales, documentos que —señalan— fueron adquiridos el mes de abril de 2020.

“Montero llegó al primer lugar haciendo uso del sinfín de memorándums de representación institucional que recibía por cualquier reunión o actividad en la que participaba, así sean aniversarios policiales o reuniones para coordinar la seguridad de partidos de fútbol”, refirió un oficial.

La fuente cercana a Los Tiempos dijo que cada memorándum de representación vale 20 puntos en la calificación, y la cantidad a presentar es ilimitada.

“Mendoza se hizo general con publicaciones que hizo en periódicos, no había límite y presentó decenas de estas publicaciones; cuando ya llega a ser general, puso un límite y cada aspirante debe presentar sólo 10 publicaciones”, explicó.

El tráfico irregular de puntos a través de la obtención de documentos de manera irregular fue descubierto gracias a la aprehensión de un falsificador con antecedentes y un funcionario policial en cuyo poder encontraron certificados y condecoraciones. Se conoce que en uno de los celulares secuestrados se encontró los nombres de actuales jefes nacionales, algunos aspirantes al generalato.

Según fuentes cercanas al Comando General, Rodolfo Montero también habría recibido algunos reconocimientos de la Cámara de Diputados. Aseguran que se “tramitaron” cientos de reconocimientos y condecoraciones.

“Cuando conocí a Montero, era coronel pero estaba como comandante general, él era el mejor de su curso ascendió a general y, por decisión de la Presidenta, lo mantuvimos como comandante general. Respetamos la carrera policial y ascienden los que deben hacerlo”, refirió Arturo Murillo en una conferencia de prensa.

La autoridad lamentó que el MAS haya intentado “prostituir” a la Policía durante los 14 años que estuvo en el Gobierno.

Sin embargo, funcionarios policiales del servicio pasivo y los aún vigentes coinciden en afirmar que todavía existe una serie de irregularidades dentro de la Policía, esto gracias a las inclinaciones políticas de algunos jefes policiales.

“Si de verdad el actual Gobierno habría querido cortar de raíz estas irregularidades, debió remover a todo el Estado Mayor, pero no lo hizo; al contrario, los reconoció, cuando es de conocimiento general que algunos formaron parte del Estado Mayor durante la dirección del general Calderón”, dijo otro oficial.

Los funcionarios policiales aseguraron que, si realmente se quiere limpiar la imagen de la institución policial, se debe hacer una auditoría general a la actual gestión y las anteriores.

“Estos certificados de felicitación suman puntos en la carrera policial, los que fueron encontrados tienen la firma del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque. Se presume que se vendían a 300 cada una. Estamos verificando la firma. Si se confirma que es correcta, Choque estaría en una situación complicada”, dijo Murillo.

Denuncia contra exjefe Calderón está paralizada

“Paralizada”, así se encuentra la denuncia penal iniciada contra el excomandante general de la Policía Yuri Calderón. Los coroneles que presentaron la denuncia lamentan que hasta la fecha no se haya llamado a declarar a los denunciados.

Se conoce que, en primera instancia, la denuncia sólo fue contra Calderón; sin embargo, ésta fue ampliada contra el Estado Mayor que acompañaba su gestión. Esta denuncia también alcanza a Rodolfo Montero, actual comandante general de la Policía.

Calderón fue denunciado por la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, encubrimiento, complicidad, resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado, las leyes y terrorismo, por no haber actuado a tiempo en los conflictos poselectorales de 2019.

La denuncia fue respaldada por documentos y audios de las reuniones del Estado Mayor, donde se resalta la “inacción” del excomandante.

En una de las reuniones, se cuestionó el proceder del entonces comandante la Policía en Cochabamba, Raúl Grandy. “Hay una inacción por parte del Comandante Departamental, o actúa en complicidad con los movimientos sociales a quienes les deja prácticamente a su libre albedrío”. Pese a esto, desde el Comando General no se tomó ninguna acción. Esta afirmación se encuentra respaldada con una de las grabaciones presentadas.

En estas reuniones, algunos jefes policiales nacionales reflejaron el malestar policial por la parcialización política del alto mando; sin embargo, esto tampoco fue tomado en cuenta.

El Alto Mando Policial pasado tuvo conocimiento del malestar en filas policiales durante el conflicto de octubre y noviembre. Los directores nacionales advirtieron sobre la situación, según un audio.

/Los Tiempos/