Acumulación y poco uso de productos: el subsidio no satisface a las mamás

Acumulación y poco uso de productos, el paquete alimentario del subsidio prenatal y de lactancia materna no logra satisfacer a las mamás. Ellas -ahora- van por la vía legal para conseguir la billetera móvil.

“No uso muchos de los productos que nos entregan del subsidio. He guardado muchos de los alimentos y he ido acumulando todo desde hace seis meses, cuando he comenzado a recibir mi primer paquete de subsidio. Tengo ahora una montaña de productos”, dijo doña María.

Contó que en muchas ocasiones “los productos se echaron a perder porque la fecha de vencimiento es muy corta”. “Sólo somos tres en casa, mi esposo, mi bebé y yo”, aseguró. “Los jugos y los lácteos líquidos son los que más se echan a perder”, agregó la mujer.

No es la única que tiene ese problema. Doña Paola, una de las beneficiarias del subsidio que se movilizó junto con otras mamás para exigir la billetera móvil, explicó que la mayoría de las mamás no sólo acumulan, sino también dan poco uso a varios de los alimentos.

“Nos entregan algunos productos que no sabemos cómo preparar, por eso no los usamos”, dijo doña Paola e indicó que entre los alimentos que consumen poco están los frutos secos, el palmito y el queque de coca, entre otros.

Doña Paola claró que en el último mes -luego de las protestas protagonizadas por mamás- se observó que el subsidio ya no incluyó la entrega del queque de coca.

De acuerdo con la lista del paquete de lactancia -urbano- que se entregó el pasado jueves, el queque de coca ya no formaba parte del paquete y en su lugar se dio un “biscocho u otro producto de panadería o pastelería con alimentos nutritivos (para las madres)”.

Doña Paola dijo que en su caso ella sufre de alergia a la lactosa y al gluten, por lo que no puede consumir leche, queso y yogures, ni galletas ni harina de trigo. “Las otras harinas sí consumo, pero algunas son picantes, por eso debo hacer mezclas entre alimentos. Tengo una acumulación de productos”, dijo.

Otra de las beneficiarias relató que para evitar que los productos se echen a perder en su casa, decidió regalar varios de los alimentos a sus familiares. “Como somos cinco en casa, siempre echamos a perder los lácteos, yogures y jugos, por eso prefiero regalar no sólo a los familiares, sino también a los amigos”, sostuvo la mujer.

Relató que cuando ella llega con su paquete a casa, hace una selección de los productos que usará para su familia, el resto comienza a regalar.

Carla, otra beneficiaria, dijo que no sabe preparar muchos de los productos y que por eso, en su caso, prefiere vender el paquete. “Me pagan menos del valor real del subsidio, pero con ese dinero puedo comprar lo que realmente necesitamos con mi pequeña”, dijo.

El paquete del subsidio prenatal y de lactancia materna se otorga a las mujeres desde el quinto mes de gestación hasta el primer año de vida del bebé. Estos productos se entregan para fomentar la nutrición del binomio madre-niño.

Este beneficio se entrega a las mujeres que dependen de una fuente laboral estatal o privada desde el quinto mes de gestación hasta el momento del nacimiento (prenatal). Este paquete, luego, se otorga hasta el primer año de vida del niño (lactancia materna) gracias al Decreto Ley 13214 del 24 de diciembre de 1975. Esta norma fue elevada a rango de ley el 1 de mayo de 2010.

Este beneficio comenzó con la entrega de productos con un valor de 200 bolivianos, pero luego se incrementó de acuerdo con el monto del salario mínimo nacional.

En 2017, el Gobierno anterior decidió fijar el costo del paquete a 2.000 bolivianos. Definió -además- que el paquete debía estar compuesto por 30% de cereales, 10% de verduras, 10% de fruta, 20% de lácteos y derivados, 20% de carnes y derivados, 20% de aceites y derivados, 5% de azúcares y 5% de otros.

Desde entonces, las mujeres debían recibir productos entre lácteos y raciones secas con un valor de 1.250 bolivianos del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) y 750 bolivianos en alimentos frescos, de ese monto 350 deberían ser para carne y sus derivados.

La lista del paquete alimenticio debe ser evaluada por el personal del Ministerio de Salud para que los productos tengan los nutrientes adecuados para el binomio madre-niño.

Muchas de las beneficiarias no están de acuerdo con la selección y la entrega de los productos. Doña Graciela aseguró que en su caso, en su familia no consumen todas las galletas del paquete porque “son muy duras”. “Esos productos se están echando a perder en casa. Tengo una fila de bolsas”, sostuvo.

Doña Paola dijo que muchas de las mamás tampoco usan “los granos” -como las arvejas secas o los frijoles- porque su preparación demanda mucho tiempo. “Muchas mamás trabajamos y no tenemos tiempo para elaborar determinados productos”.

Indicó que muchas mamás tampoco usan los pañales. “No los utilizamos porque no nos entregan las tallas que queremos. Por ejemplo, cuando necesitamos talla P, nos dan M. No se puede cambiar la marca o el tamaño cualquier rato porque nuestros niños se pueden escaldar”, dijo y reclamó que la bolsa de 50 pañales tiene un precio muy elevado.

Al igual que otras beneficiarias, las dos mamás aseguraron que no reciben recetarios o sugerencias para preparar los productos del subsidio.

Tal es el caso de Shaylin, quien dijo que “con un recetario podría cocinar con los productos del subsidio. “Por ejemplo: no sé cómo utilizar la harina de quinua”, afirmó.

Las mamás lamentaron que durante las últimas entregas ya no recibieron aceite. “Es un producto fundamental para cocinar”, sostuvo otra mamá.

Este medio intentó comunicarse con autoridades de Sedem para conocer sobre estos productos, pero no respondieron.

En la página de Facebook del Sedem se observó que compartieron recetas para preparar platillos y postres con cada producto.

En una conferencia de prensa anterior, la jefa de la unidad de alimentación y nutrición del Ministerio de Salud, Evelin Ceruto, indicó que para la elaboración de la lista de alimentos se recurre a la Guía de alimentación de la mujer embarazada.

Doña Paola aseguró que ya esperaron durante dos semanas una reunión con algún ministro del área para que se pueda acceder a la Billetera Móvil.

“Pese a que hemos enviado varias cartas, sólo hemos conocido que descartaron la entrega del paquete a través de la billetera móvil, pero nosotras no nos quedaremos de brazos cruzados. Es nuestro derecho de elegir, por eso acudiremos a la vía legal”, aseguró.

Agregó que muchas de las beneficiarias decidieron realizar hoy, a las 10:00, una movilización pacífica en la puerta de la Central Obrera Boliviana (COB).

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más