Cerca de un centenar de policías llega a Samaipata luego de enfrentamientos

17

Cerca de un centenar de policías, que estaba custodiando la planta de gas Oconi, ingresaron esta mañana hasta Samaipata. Los agentes llegaron de la zona de Saipina y aún no se conoce qué acciones realizarán desde ese municipio.

La información fue confirmada por el dirigente cívico de ese municipio, Roddy Paniagua, que volvió a pedir a las autoridades nacionales, departamentales y policiales, devolverle la tranquilidad a los samaipateños que fueron atacados violentamente por los bloqueadores afines al MAS la tarde del viernes.

El asambleísta departamental Reinaldo Seas manifestó que la presencia policial en Samaipata intentará la pacificación, toda vez que tiene la misión de despejar la vía, porque los más perjudicados son productores que abastecen el mercado cruceño.

«La Policía está coordinando las acciones para el desbloqueo, dando tiempo para que la gente que está bloqueando se retire pacíficamente, porque no se quiere ejercer violencia. La Policía se va a quedar en Samaipata a hacer vigilia para brindar seguridad al pueblo», indicó.

Los habitantes de Samaipata tuvieron una tarde tensa este viernes cuando un grupo de marchistas afines al Movimiento Al Socialismo irrumpieron en esa población con piedras, palos, machetes. Golpearon a varios ciudadanos y se denuncia que ingresaron a viviendas.

Samaipata es capital de la provincia Florida y está ubicada a 120 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

Según testimonios, la llegada de estos grupos sorprendió a los habitantes que se vieron reducidos por las amenazas.

Tiquipaya

El asambleísta también indicó que se está haciendo gestiones para desbloquear el punto de bloqueo en Tiquipaya y dejar expedita la vía a los valles cruceños, porque los más afectados son productores que están esperando que se abra el paso para entregar sus productos en los mercados cruceños. De igual manera están perjudicados los que llevan alimentos e insumos para los productores de esta zona.

NOTICIA EN DESARROLLO

//EL DEBER//