Gobierno de Áñez reconduce el sistema de salud asimétrico y precario heredado del MAS

17

En poco tiempo, el Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, inició la tarea de reconducción de un sistema de salud asimétrico y precario dejado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), para ello destinó mayor presupuesto a la salud, equipamiento moderno, ítems y la habilitación de nuevos hospitales; estas acciones se reforzaron mucho más para enfrentar la crisis mundial provocada por el coronavirus (COVID-19).

En estos cinco meses, una de las políticas relevantes de Jeanine Áñez fue asignar un 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) al sector salud, es decir, subir los recursos a un nivel histórico de 20.804 millones de bolivianos. El porcentaje supera de lejos al 6% que destinó la administración de Evo Morales en 14 años de bonanza económica.

«El sector salud sufrió el impacto de una gestión estrictamente política y no de beneficio de la población, que es lo que está tratando de reconducir el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez», refirió el ministro de Economía, José Luis Parada, el 17 de enero, día en el que anunció el incremento del presupuesto.

Han pasado casi tres meses desde esa declaración y a la fecha el actual Gobierno ya habilitó nuevos hospitales, distribuyó ítems en distintas regiones y adquirió equipamiento moderno para la atención de la población, además, frente a la crisis de salud mundial provocada por el coronavirus COVID-19, se multiplicaron los esfuerzos para enfrentar la pandemia.

En 14 años se mantuvo un sistema de salud asimétrico y sin criterios técnicos

El exministro de Salud, Guillermo Cuentas, en entrevista con la ABI, afirmó que en los últimos años hubo una oferta en salud deficiente, mientras que las demandas de la población crecían con quejas sobre el sistema de salud; esa situación desembocó en una «crisis estructural». Eso se debe a que el sistema de salud no se estructuró en base a criterios técnicos, «con perfiles demográficos y epidemiológicos».

En criterio de la exautoridad, una estructura de salud sólida requiere los siguientes componentes: un modelo de financiamiento, modelo de gestión, modelo de atención y niveles de atención en salud.

«Lamentablemente, en los últimos 14 años (la estructura de salud) no se ha construido en base a esos criterios técnicos, entonces, se desaprovechó un periodo muy grande de tener ingresos, que se multiplicaron por cinco los ingresos que tenía el país», refirió.

Para Cuentas, el sistema de salud se «quedó estancado en una antigua estructura»: un sistema diseñado para responder a enfermedades endémicas como la tuberculosis, chagas, malaria, cuando en la actualidad las principales patologías, que requieren atención especializada, son crónicas, como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, renales, entre otras, que requieren infraestructura, personal especializado y equipamiento moderno.

Afirmó que si bien el anterior gobierno impulsó la construcción de hospitales, olvidó invertir en equipamiento y recursos humanos «altamente capacitados».

«Ha habido un incremento de la infraestructura en los últimos 14 años (…), pero esa infraestructura no ha ido en la misma relación directa con recursos humanos y con equipamiento», manifestó Cuentas.

Ante esa situación, las actuales autoridades nacionales extreman esfuerzos, logísticos y económicos, para enfrentar la actual crisis sanitaria.

LC/LM/VCT ABI