La posible fractura de cara a 2025 le quita el sueño al MAS

10

La posible fractura le quita el sueño al Movimiento Al Socialismo (MAS), dado que si se consolida la división, legisladores de ese partido vaticinan que perderán en las elecciones de 2025.

“Si el MAS se fractura, si el MAS se divide, nuestra derrota, en 2025, es inminente”, indicó el diputado Héctor Arce. El senador Leonardo Loza aseguró que en este momento no hay ninguna división dentro del MAS, pero admitió que hay “algunas diferencias”.

El tema cobra vigencia debido a los criterios que planteó el exvicepresidente Álvaro García Linera en una entrevista con una agencia internacional, en la que identifica que en el MAS hay una separación entre el “liderazgo político y estatal” (Luis Arce y David Choquehuanca) y el “liderazgo social” (Evo Morales), lo que podría manifestarse en candidaturas separadas en los próximos comicios generales.

“Teóricamente, tienen la posibilidad (Arce y Choquehuanca) de que pudieran plantear su candidatura el 2025 y tienen todo el derecho a hacerlo (…), lo que pasa es que no sabemos cuál será la posición de ellos en término de las elecciones, si serán candidatos dentro del MAS o no lo serán”, dijo García Linera en esa entrevista, en la que, además, manifestó que rumbo a esas elecciones es posible que se produzca una “fragmentación de lo popular”.

El diputado Arce manifestó que el MAS “está intacto y fuerte”, pero reconoció que hay un riesgo respecto a la unidad de ese partido: “Sí, existe una amenaza, yo diría unos vientos oscuros, por ahí unas tormentas”. El legislador oficialista admitió también que hay bloques y corrientes dentro del MAS, pero sostuvo que lo que no es correcto es que se impulsen candidaturas.

“Hoy se habla de algunos bloques, se habla de una serie de corrientes, que en el marco de la democracia considero que está bien, pero creo que hay algunos que están promoviendo ya nombres y eso no está bien”, aseguró.

El senador Loza manifestó que si bien hay “diferencias”, el MAS no llegará dividido a 2025. “Vamos a ir (como) un solo instrumento político. Vamos a enfrentar y vamos a ganar nuevamente las elecciones generales. No hay ninguna división, por supuesto, hay algunas diferencias como siempre ha habido. Desde la creación, fundación del instrumento político, en las provincias, en los municipios, siempre hemos tenido diferencias. Eso es normal, eso es parte del instrumento político”, aseguró.

El analista político e historiador Pedro Portugal expresó que la posible fractura le quita el sueño al MAS porque Arce empezó a dejar el papel de ser una “persona de transición” que prepara el retorno de Morales al poder.

Indicó que en cierta forma el evismo -como sectores de oposición- esperaba una catástrofe económica, ante la cual Morales aparecería como el salvador. En cambio, Arce está empezando a “tejer” sus propias relaciones con los sectores sociales y populares del país.

“No ha habido una catástrofe económica. Los sectores de oposición apostaban a un desequilibrio económico, entre otras cosas, fruto de la crisis del covid que tuvimos, y de alguna manera también Evo Morales apostaba a eso, porque él podía surgir como el elemento estabilizador y no hay una catástrofe económica, por un lado, y segundo, poco a poco, Arce está empezando a comprender los mecanismos profundos de actuar político en su relacionamiento con lo que son las organizaciones sociales y los grupos populares”, aseguró.

Portugal manifestó que “Arce lentamente empieza a dejar el papel -que no sabemos si él lo asumió de pleno grado o no- de simplemente ser una persona de transición para preparar el retorno de Evo Morales al poder”.

El analista expresó que el MAS llegó a una etapa en la que o se consolida o dejará el lugar político a fuerzas que irán surgiendo, “por el hecho elemental de que no ha podido lograr las transformaciones fundamentales que prometió en sus inicios: no logró resolver el problema social, el problema nacional, el problema de descolonización, y nadie habla de suma qamaña, han pasado al olvido sus políticas etc.”.

“Entonces, hay nuevos tiempos en los que hay que encarar nuevas respuestas, y esas nuevas respuestas hay que elegir entre si se sigue con los liderazgos que había al principio o, como es propio en la historia, empiezan a haber nuevos líderes y nuevas visiones. Entonces, García Linera, desde su vertiente, y Evo Morales ven con angustia que se les está escapando el control de la situación, el control de un aparato político”, manifestó.

2020
es el año en que
Arce ganó las elecciones,
representando al MAS,
con más del 50% de respaldo.

Lo que pasa es que no sabemos cuál será la posición de ellos en términos de las elecciones, si serán candidatos dentro del MAS o no lo serán

Álvaro García Linera, exvicepresidente

Fuente: El Diario