Diremar le costó al país Bs 196 MM desde su fundación

Entre el 2011 y 2022, la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, Silala y Recursos Hídricos Internacionales (Diremar) le costó al Estado 196.207.491 de bolivianos. La entidad fue creada para encarar el litigio del mar y posteriormente se hizo cargo de la defensa de las aguas del Silala, ambos casos litigados ante la Corte Internacional de Justicia.

El análisis y sistematización de los datos fue realizado por el economista Julio Linares, con base en información del Sistema de Gestión Pública (Sigep).

En 12 años, el funcionamiento administrativo y legal de Diremar suma 107.895.487 de bolivianos; la defensa de recursos hídricos internacionales, 7.078.251 de bolivianos; la defensa marítima, 27.594.597 de bolivianos; la defensa del Silala, 46.206.453 de bolivianos; la Secretaria General, 7.417.538 de bolivianos y otros gastos, 15.165 bolivianos.

Del total de los 196 millones de bolivianos, más de 60 millones se ejecutaron para sueldos, aguinaldos y bonos de antigüedad; en pasajes al interior como al exterior se gastaron más de 5,3 millones de bolivianos; y en viáticos al interior y exterior, más de dos millones de bolivianos, entre otros gastos.

Linares indicó que Diremar solo fue creada por dos objetivos: el litigio del mar y la defensa del Silala. Añadió que en ambos casos se fracasó, puesto que hay dos fallos en contra del país en la corte de La Haya. Por ello, considera que esa entidad debe ser cerrada y debe ser sometida a una auditoría.

“Diremar ha fracasado en sus objetivos y debe pensarse en su cierre. Como han fracasado, debe hacerse una auditoría de los gastos, para saber por qué y cuáles son las razones por las que no se cumplieron sus objetivos. Todavía se gasta en sueldos un promedio 8 millones bolivianos, anuales”, enfatizó.

El experto indicó que la Contraloría debe realizar la auditoría general de los gastos. Agregó que ante el fracaso de los litigios, el dinero debe ser devuelto al Estado.

El exembajador Jaime Aparicio señaló que no era necesaria la creación de una entidad como Diremar, puesto que no se tuvo desde el inicio una estrategia clara sobre el tema mar y el de las aguas del Silala. Añadió que esa institución solo sirvió para los intereses políticos del expresidente Evo Morales, porque usó la política exterior para fortalecer su imagen.

“Esa estructura y ese gasto ha sido erogado para una utilización de los temas internacionales, en beneficio exclusivo de la política interna y electoral de Evo Morales. No tuvo sentido haber creado esa estructura sin una estrategia clara, porque se pusieron en una lotería los temas más importantes de la política exterior boliviana”, indicó.

El experto en temas internacionales Álvaro Del Pozo aseveró que luego de las dos sentencias, se puede llegar a la conclusión de que Diremar fue un “gasto insulso”. Argumentó que esa institución fue como una instancia paralela a la Cancillería, la cual debió encarar tanto la demanda del mar como la defensa del Silala.

“Ha habido un gasto insulso con la creación de Diremar y con ese paralelismo se ha debilitado una institución tan importante como es la Cancillería. En Chile, no se creó otra institución para llevar adelante los procesos del mar y del Silala, todo se dirigió desde su Cancillería”, subrayó el especialista.

Página Siete llamó y envió un mensaje al secretario general de Diremar, Emerson Calderón, para tener su versión sobre este tema. Sin embargo, no se tuvo éxito en la respuesta.

Fuente: Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más