Feminicidio: familia de Fabiola pide justicia desde hace 3 años

15

La familia de Fabiola Cáceres, víctima de feminicidio, vive un calvario desde hace tres años y cuatro meses. No encuentra consuelo. Y en esta última semana, los seres queridos de la joven lloran de impotencia porque un juez otorgó detención domiciliaria y sin custodio al acusado de este crimen.

“Durante este tiempo hemos sufrido mucho como familia. Peregrinamos entre los pasillos de la Fiscalía y los juzgados. Nos encontramos con abogados y jueces que sólo buscan su beneficio”, dijo ayer el tío de la víctima, Willy Butrón. Recordó que el proceso se inició el año 2016 y desde ese tiempo soportó la suspensión de 18 audiencias.

Contó que el lunes, en la audiencia de cesación de detención preventiva para el principal acusado, Jorge C. L., el juez de la Sala Cuarta Penal otorgó detención domiciliaria y sin custodio para el sindicado.

“Esa decisión nos cayó como un balde de agua fría. Cómo es posible que la persona que asesinó a mi sobrina salga de prisión y de paso sin custodio. Con esa decisión, él escapará del país”, sostuvo Butrón.

Ayer, familiares de la víctima, amigos y vecinos protestaron en la puerta del Ministerio Público y demandaron justicia.

El 31 de julio de 2016, Fabiola fue hallada muerta, en el departamento de Marcelo J.C., primo de Jorge C.L., expareja de la víctima y principal acusado del crimen. Ambos fueron imputados y enviados a la cárcel con detención preventiva.

El primer informe forense estableció que la joven falleció por asfixia y broncoaspiración. La familia inició un proceso contra el perito por mala valoración y en una audiencia el médico aseguró que la joven sufrió antes de morir e indicó que tuvo desgarro anal y vaginal. Añadió que “la muerte fue por asfixia mecánica postural”. “Ella ha fallecido cuando la abusaron sexualmente”, dijo la abogada del caso, Verónica Rivero.

Según la jurista, para la realización de la última audiencia, la defensa tuvo que enfrentar al menos cinco irregularidades.

Por ejemplo, con la Ley 1173 (una norma que busca evitar la retardación de justicia), vigente desde el 4 de noviembre de este año, la audiencia debería realizarse con o sin presencia de las partes. Pero, se suspendió porque no se encontraba el abogado de la otra parte. Y la apelación se dio al tercer señalamiento.

“Con la nueva ley no hay excusa para que se suspenda, pero dan privilegios a la otra parte. Desde ahí me di cuenta que la situación no era normal, por lo que hice la denuncia al Consejo de la Judicatura. Por esa razón esta audiencia se llevó forzada”, relató.

Como otra irregularidad, la abogada relató que la audiencia comenzó con un solo vocal, cuando la sala debe estar completa, es decir con los dos vocales para que cada uno de ellos pueda realizar la valoración de las pruebas y dé su resolución final. “En este caso Iván C. como vocal único lleva a cabo la audiencia”, dijo.

En la audiencia, la defensa de la familia de la víctima presentó una prueba que establece que el supuesto trabajo del acusado no es real, pero el juez no tomó en cuenta la argumentación y dio detención domiciliaria y sin custodio al acusado. Tampoco exigió alguna garantía al imputado para evitar una fuga.

“La Ley 1173 dice claramente que en casos de feminicidio no se debe dar esa medida”, relató Rivero y lamentó que esta decisión “tiene un solo recurso que es la apelación incidental. Lo único que queda es interponer un amparo y para eso se requiere contar con una resolución. “Pero tampoco nos entregaron ese documento”, sostuvo.

La jurista indicó que la decisión del juez es un error porque sólo quedan tres audiencias para la conclusión del proceso judicial. La familia de Fabiola teme que el otro implicado en el caso también busque un beneficio de la justicia. “Si no hay acusados, el caso se cierra”, concluyó Rivero.

Pagina Siete