FmBolivia
Radio FmBolivia

Intentan linchar a la Alcaldesa del MAS y queman sede edil en Vinto

25

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Luego de dos enfrentamientos en el puente sobre el río Huayculi, vecinos secuestraron a la alcaldesa de Vinto, María Patricia Arce, a quien obligaron a renunciar e intentaron linchar. Además, una turba, conformada por cívicos que mantienen un paro indefinido en contra del Gobierno, quemó las oficinas de la Alcaldía del lugar.

Los hechos violentos comenzaron a las 10:30, cuando grupos de campesinos –afines al MAS– de Sipe Sipe, Bolívar y Tapacarí, aledañas a Vinto, marcharon armados de palos y otros objetos para desbloquear el puente Huayculi, dentro del municipio de Quillacollo, en Cochabamba. Allí, a las 11:00, los vecinos, quienes mantienen el bloqueo hace 15 días, se resistieron y lograron hacer retroceder a los masistas.

Los pobladores de Quillacollo recibieron, presuntamente, el apoyo del grupo de motoqueros denominados Resistencia Juvenil Cochala. A las 14:30, con el rumor de cuatro muertos y varios heridos del lado de los cívicos y vecinos de Vinto que apoyan las protestas contra el gobierno de Evo Morales, la gente reaccionó y se dirigió a la Alcaldía.
Policías rescatan a Arce, cubierta de pintura luego del ultraje.

Según imágenes, los vecinos denunciaron que Arce dirigía y financiaba a los campesinos.

La pasada semana, los habitantes de Quillacollo también se enfrentaron y echaron a mineros cooperativistas que habían ingresado por Vinto y que con detonaciones de dinamita pretendían llegar hasta Cochabamba. 15 mineros fueron arrestados con 145 cartuchos, pero el Ministerio Público los dejó en libertad luego de destituir al fiscal que los había aprehendido.

“Me han amenazado con quemar mi casa, pero no hay miedo, carajo, porque no podemos permitir que un grupito de malandrines quieran dañar al gobierno”, fue uno de los últimos discursos que dio Arce en un acto de entrega de obras. Con esos antecedentes, ayer, los vecinos de Vinto que invadieron la Alcaldía encontraron a la Alcaldesa y la acusaron de las muertes que hasta esa hora sólo eran un rumor. La arrastraron a la calle, incendiaron las oficinas e intentaron hacer que renuncie.

Allí, humillada y de rodillas, con el cuerpo teñido de pintura roja, la autoridad del Vinto afirmó: “Yo quiero preguntarle a la prensa ¿esto es legal? Mi único error ha sido trabajar por mi pueblo (…). Si el 60% de los vinteños me pide, me voy”, aseguró a los pocos periodistas presentes, mientras un solo hombre corpulento la protegía de la turba que exigía su renuncia.

En el grupo de captores estaban mujeres que exigían desesperadas a la autoridad que confiese haber ordenado matar a vecinos de Quillacollo. Le reclamaron por haber dado comida a comunarios y a los mineros que trataron de ingresar a Cochabamba para enfrentarse con los cívicos. “Confiesa, les has dado cobijo, les diste el coliseo para que duerman, asesina, cómo te puedes negar”, acusaron a Arce.

Acorralada por la turba, en un tramo de los dos kilómetros que la obligaron a caminar descalza, le cortaron el cabello. “Ellos tienen mi celular”, gritaba a los periodistas. Mientras tanto, los vecinos decían tener pruebas de todas sus acusaciones. En otro video, un grupo de vecinos mostró documentos secuestrados a Arce. “Ahí está, son los depósitos que ha hecho a los jóvenes, a los que quieren desbloquear. Así les pagan a estos masistas, hay que publicar”, decían personas alteradas, convencidas de que los documentos eran prueba para asegurar que ella financiaba a los grupos de campesinos.
La alcaldesa María Patricia Arce es golpeada por la turba.
Foto: Captura de video

Mientras esto pasaba, personas ubicadas cerca del edificio de la Alcaldía apagaban el fuego con baldes de agua. Desde sus casas corrían para impedir que las llamas se propaguen a sus domicilios. Una hora y media después, policías en motocicletas lograron rescatar a la Alcaldesa.

La diputada del MAS Valeria Silva denunció las agresiones contra la autoridad edil y responsabilizó del salvaje ataque a los motoqueros de la Juventud Cochala, a los que llamó vándalos. Por redes sociales, éstos negaron haber sido parte del secuestro y aseguraron que no ingresaron a Vinto.

El defensor del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, condenó los ultrajes a Arce y aseguró que ninguna persona mostró las pruebas de que la edil haya financiado a los grupos de masistas.

Producto de la violencia entre ambos bandos, se confirmó la muerte del joven de 20 años, Limbert Guzmán, y se reportaron cuatro detenidos y más de 90 heridos. Vecinos de Quillacollo exhibieron seguros de granadas de gas lacrimógeno de uso militar y policial, que fueron usados por los campesinos, quienes admitieron haber recibido 200 bolivianos por ir a desbloquear, porque, de lo contrario, serían multados con 500.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas