FmBolivia
Radio FmBolivia

Colapsaron hospitales e improvisan camillas

10

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Tras varias semanas del colapso en las unidades de emergencias del Hospital de Clínicas y Hospital Obrero de la ciudad de La Paz, el Colegio Médico considera inviable la aplicación del Seguro Universal de Salud (SUS), en las condiciones actuales en las que se encuentra el sistema salubre del país.

Diariamente, en el Hospital de Clínicas, médicos y enfermeras se muestran afanosos por atender a decenas de enfermos que esperan atención en camas improvisadas y en otros casos en los pasillos. La misma escena se observa en Emergencias del Hospital Obrero.

De acuerdo con el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, el hacinamiento de los hospitales muestra que la aplicación del Seguro Universal de Salud en las actuales condiciones en la que se encuentra el sistema es inviable, por la falta de infraestructura, equipamiento y nuevos ítems para los profesionales en salud.

De acuerdo con el representante del Colegio Médico de La Paz, las mejoras en el Hospital de Clínicas fueron truncadas, porque a pesar de que la Gobernación contaba con un plan de ampliación del nosocomio el Gobierno negó el presupuesto que se necesitaba.

Afirmó que los 200 millones de dólares ofrecidos por el Gobierno apenas es el 1 % de lo que se necesita para la aplicación de un Seguro Universal de Salud y no podrán ser factibles las 400 prestaciones que promete el Ejecutivo.

“El hacinamiento expone a los pacientes, quienes se encuentran en permanente riesgo de contraer infecciones hospitalarias, es por esa razón que hemos rechazado las condiciones en las que el Gobierno propone aplicar el seguro”, afirmó.

Las propuestas para una mejora verdadera –dijo– no deben ser electoralistas, sino humanitarias respondiendo a las verdaderas necesidades del sistema salubre y para ello se necesita invertir en la salud.

Para la mejora de la seguridad social –sostuvo– es necesario el cambio de autoridades, quienes deben contar con experiencia y con proyectos innovadores.

De acuerdo con una visita realizada por EL DIARIO, se pudo notar que la falta de infraestructura en el Hospital de Clínicas es cada vez más alarmante, los pacientes son atendidos en sillas, gradillas de camas y hasta en el suelo, debido a la falta de espacios y equipamiento.

Los hospitales sobrepasaron su capacidad de atención, el espacio que se mantiene entre pacientes es el mínimo, al extremo de dificultar el tránsito de los propios profesionales de Salud.

Los profesionales en salud del Hospital Obrero también hacen lo que pueden para resguardar la salud de los enfermos, pues no tienen otra opción que improvisar espacios para la atención de los pacientes.

El temor de los pacientes es que su estado pueda empeorar, debido al contagio u otras causas provocadas por el hacinamiento. Muchos de los pacientes llevan semanas internados en Emergencias, donde se atienden a personas con diferentes dolencias y enfermedades.

El problema es recurrente y tras varias semanas de colapso no se encuentran soluciones. La Caja Nacional de Salud (CNS) optó por la compra de servicios privados para poder abastecer a sus afiliados. Mientras que en el Hospital de Clínicas se espera el despeje de camas en especialidades para poder derivar a los pacientes.

Otro de las preocupaciones de los enfermos es que la situación empeoré aún más la próxima gestión, con la aplicación del Seguro Universal de Salud (SUS), “si ahora está así (colapsado) cómo será el año que viene”, manifestó una de las pacientes que esperaba una atención en el Hospital Obrero.

Las infraestructuras de ambos hospitales quedaron insuficientes y obsoletas para atender la demanda y las autoridades de la CNS, la Gobernación ni el Ministerio de Salud dan respuestas puntuales a este problema que debía ser una prioridad nacional.

SALUD EN CRISIS

Las unidades de Emergencias del Hospital de Clínicas y Hospital Obrero se han visto rebasadas por la cantidad de pacientes que llegan cada día durante todo el año. Antes era común escuchar que la unidad colapsaba en fiestas de fin de año, pero ahora esta situación es común.

La cantidad de enfermos que llegan a diario a los hospitales superan las estimaciones esperadas, lo que obligó a los galenos a improvisar y tender colchones en los pisos, habilitar banquetas, gradas y hasta sillas, para atender a los pacientes que requieren atención médica o alguna cirugía de urgencia.

Gran parte de los pacientes que llegan a los nosocomios públicos son enfermos crónicos con patologías de base, enfermos renales, diabéticos y presión alta que necesitan ser monitoreados de forma continua.

El Diario

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas