Madre de militar detenido: “Mi familia sufre persecución”

El teniente coronel Miguel Eduardo Santistevan Stroebel fue detenido el miércoles en La Paz por el caso Senkata de 2019, pero antes su hermano Alejandro Gelafio estuvo preso siete años y medio por el caso terrorismo y su padre Gelafio Santistevan Hurtado tuvo que exiliarse en Estados Unidos, desde donde su esposa Yliana Stroebel afirma: “Mi familia es víctima de persecución del Gobierno”.

“Ésta es una persecución en general a toda mi familia. Como deben saber, mi otro hijo (Alejandro) estuvo siete años y medio preso por el caso del hotel Las Américas, no estaba en Bolivia, pero igual lo acusaron. Después, mi esposo y yo tuvimos que salir de Bolivia por miedo a la represalia del gobierno de (Evo) Morales y es por eso que estamos en Estados Unidos”, explicó a Página Siete desde el país del norte Yliana Stroebel. El miércoles, el teniente coronel Miguel Santistevan, que en 2019 era mayor de Ejército en la unidad militar Germán Busch de Challapata en Oruro, recibió la orden de trasladarse a El Alto, para efectuar un resguardo perimetral a la Planta de Senkata.

“A mi hijo le ordenaron del Alto Mando a constituirse en Senkata y cumplió órdenes. Un mayor no puede decidir por sí mismo en el Ejército y menos movilizar una tropa, además cuando él llegó ya había pasado todo”, complementa Stroebel. La mañana del 19 de noviembre de 2019, diez civiles perdieron la vida en ese barrio alteño en los choques con los militares.

“Éste es sólo un chivo expiatorio para tapar las ‘macanas’ que hace el Gobierno”, precisa su madre. El miércoles, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, anunció la aprehensión de Miguel Eduardo que será procesado por los delitos de genocidio, homicidio y lesiones graves y leves en el caso Senkata.

Padre e hijo

A raíz del caso terrorismo y las muertes en el Hotel Las Américas en 2009, Alejandro Gelafio, hermano de Miguel Eduardo, fue procesado por la justicia y estuvo en la cárcel entre 2009 y 2016. Ese año, se acogió a un proceso abreviado y recibió una sentencia de seis años de prisión.

Su padre, Gelafio Santistevan Hurtado, que llegó a ser general de las Fuerzas Armadas, también fue imputado en el proceso del caso terrorismo; debido a ello se exilió en Estados Unido junto con su esposa Yliana Stroebel. Un total de 18 de 39 acusados por ese caso abandonaron el país.

En enero de 2020, la Fiscalía presentó el retiro de la acusación por el caso terrorismo.

“Represalia por denunciar”

El abogado Jorge Valda, que representa al teniente coronel Miguel Eduardo, denunció ayer que la aprehensión de su defendido “es una represalia por los pedidos de que se cumplan las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, que encontró responsabilidad del Estado en vulneraciones de derechos de los implicados en el caso terrorismo en 2009.

Recordó que el hermano del teniente coronel, Alejandro Gelafio Santistevan, denunció su caso ante la CIDH por vulneraciones a sus derechos humanos, debido a su detención por más de siete años. En 2021, la CIDH admitió la petición de Alejandro Gelafio por la presunta vulneración a sus derechos en la aplicación excesiva de la detención preventiva y violación de su presunción de inocencia al permanecer privado de libertad por más de siete años sin sentencia.

Respecto al caso Senkata, Valda expresó su extrañeza que ahora se aprehenda al teniente coronel cuando él prestó sus declaraciones en dos ocasiones. Acotó que su defendido se acogió a su derecho al silencio y que a diferencia de otros, él está activo en las Fuerzas Armadas por lo que debería ser juzgado primero en esa instancia.
“Es persecución a toda mi familia. Mi otro hijo estuvo 7 años preso por el caso terrorismo y nosotros tuvimos que venir a EEUU”.
Yliana Stroebel

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más