Investigación: de los 6 aeropuertos deficitarios, solamente 4 operan

De los seis aeropuertos deficitarios construidos por el gobierno de Evo Morales entre 2011 y 2018, cuatro no operan regularmente y en uno de ellos nunca despegó ni aterrizó un avión desde su inauguración, señala el informe de fiscalización elaborado por el senador de Creemos Henry Montero y presentado el miércoles.

De acuerdo con la investigación, con base en peticiones de informe escrito (PIE) y oral (PIO), además de reportes de prensa, entre 2014 y 2020 los seis aeropuertos generaron un déficit de 11,6 millones de bolivianos.

Las terminales aéreas investigadas fueron el Aeropuerto Internacional de Oruro, Aeropuerto Internacional de Chimoré, Aeropuerto Internacional de Alcantarí, Aeropuerto Internacional de San Ignacio de Velasco, Aeropuerto de Copacabana y el Aeropuerto de Monteagudo.

“En los seis aeropuertos, el nivel central del Estado invirtió un total de 971.670.465 bolivianos, es decir, casi mil millones de bolivianos, una cifra extremadamente alta, teniendo en cuenta de que la misma debió ser cubierta por las utilidades generadas por las terminales aéreas, situación que nunca se dio, porque cuatro de los seis aeropuertos no operan”, señala el informe al que tuvo acceso Página Siete.

De estos seis aeropuertos, solo el de Alcantarí, en Sucre, y del de Oruro operan regularmente, pero aún así reportan pérdidas.

El resto de los aeródromos se encuentran inactivos y, en los casos de San Ignacio de Velasco y Copacabana, nunca operaron desde su inauguración, a pesar de contar con las condiciones para hacerlo comercialmente.

“A la fecha, solo el aeropuerto de Alcantarí y de Oruro están operando de forma comercial y a medias, solo para vuelos nacionales (…) Los otros cuatro aeropuertos no operan, incumpliendo su razón de ser y el fin para el cual fueron construidos”, señala el informe.

Aeropuerto de Chimoré

De acuerdo a información oficial, el aeropuerto “Soberanía” de Chimoré fue entregado el año 2016 y demandó una inversión de 240.521.400 bolivianos.

Según el estudio socioeconómico sobre el cual se basó el proyecto de construcción del aeropuerto, las tres líneas aéreas Boliviana de Aviación (BOA), Transporte Aéreo Militar (TAM) y Amaszonas transportarían 568.559 pasajeros desde y hacia la terminal aérea para el año 2021, sin embargo, según la información del Ministerio de Obras Públicas, entre 2016 y 2020 apenas se embarcaron 8.632 pasajeros y desembarcaron 6.525 viajeros, hecho inexplicable, ya que no opera de manera comercial.

Desde su inauguración, en múltiples ocasiones anunció que las líneas aéreas que operan en el país incluirían a Chimoré como uno de sus destinos, sin embargo, estos anuncios nunca se cristalizaron y la pista y terminal se mantienen en desuso.

Aeropuerto de San Ignacio

La construcción de este aeropuerto se inició en 2016 y fue concluido en 2019, con una inversión 200.451.137 bolivianos.

Esta terminal aérea no ha generado ingresos ni tampoco gastos, ya que desde su inauguración se mantiene inactivo.

“La información del Ministerio de Obras Públicas muestra que el aeropuerto no ha generado ingresos desde su apertura, asimismo, no ha generado gastos, ya que no opera comercialmente, por lo tanto se constituye en una inversión ineficiente, pasaron tres años desde su entrega y hasta la fecha no ha recibido ningún pasajero”, explica el informe del senador Montero.

Aeropuerto de Monteagudo

Su construcción inició en 2012 y se entregó de manera definitiva en 2015. Desde su apertura hasta 2020, el aeropuerto embarcó 1.335 pasajeros y desembarcó 1.147 pasajeros en los años 2017 y 2018, pero no registra más vuelos en los años subsiguientes y de acuerdo con información del ministerio, esta terminal no opera de manera comercial, a pesar con contar con la categoría de internacional.

“Vemos que la situación en esta terminal es crítica, ya que a pesar de no estar operativo, ha generado un déficit de 274.761 dólares, por lo que se infiere una ineficiencia total de parte del Gobierno en hacer funcionar esta obra”, explica el documento de investigación.

Aeropuerto de Copacabana

Su construcción se inició en 2015 y fue entregado en 2018, desde entonces esta terminal no opera ni genera ningún tipo de ingresos, pero sí ha registrado gastos por 215.034 bolivianos en los cuatro años en los que ha permanecido cerrado.

“Pese a estar cerrado y que pobladores de la zona no dan razón de ningún vuelo llegando o saliendo del aeródromo, esta terminal genera gastos de mantenimiento y salarios”, concluye la investigación.

Inversión ineficiente

Política De acuerdo a las conclusiones del informe, los aeropuertos fueron construidos como una oferta política en época de bonanza y de campaña electoral.

Ineficientes Con base en las respuestas de las peticiones de informe, el Ministerio de Obras Públicas indicó que estos aeropuertos fueron construidos con un carácter social. Por su parte el senador Henry Montero considera que aún considerando esa faceta, éstos deberían tener rentabilidad , sin embargo, están operando a pérdida.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más