FmBolivia
Radio FmBolivia

Arrestan a un sacerdote, con antecedentes de otro escándalo

15

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El padre Germán Sosa, párroco de Santa Ana de Yacuma, se vio envuelto en un nuevo escándalo público en Beni. Fue arrestado porque presuntamente conducía en estado de ebriedad y habría intentado “coimear” a los policías para salir en libertad. El sacerdote negó las sindicaciones y acusó a los uniformados de extorsión, indica una nota de la ANF.

El sábado, la prensa local de Beni difundió videos sobre el arresto del sacerdote. La Policía aseguró que pretendía huir e incluso intentó pagar dinero para evitar su arresto.

En uno de los videos publicado por el portal Sólo Noticias se muestra bebidas alcohólicas dentro del vehículo en el que se transportaba el sacerdote.

“Se alteró el señor, me quiso comprar con dinero y todo. Esa plata que supuestamente son de las limosnas me querías dar. ‘Me quisiste comprar, yo no soy corrupto por si acaso’”, le decía un policía al padre mientras lo conducían a celdas policiales.

Desde la celda, el sacerdote explicó a la población que fue arrestado injustamente y denunció a los uniformados de pretender extorsionarlo, haciendo ver que el dinero que llevaba provenía del narcotráfico.

Sosa explicó que retiró 15.000 bolivianos del banco, recursos que llevaba en una bolsa y que presuntamente era para pagar por los servicios de los trabajadores de la parroquia.

El sacerdote acusó a los policías de pedirle dinero a cambio de dejarlo en libertad, cuando lo conducían a las celdas de la institución del orden.

“Le pide 1.000 bolivianos a Luis Felipe Villavicencio para largarnos. Yo le dije que no va a pagar ni un boliviano porque yo no estoy con la corrupción, voy a cumplir mis ocho horas arrestado”, relató el sacerdote a la ANF.

Acotó que los uniformados pretendían grabar con un celular el momento en que supuestamente eran coimeados, con la única intención de hacer ver a la ciudadanía esta irregularidad, que en los hechos –dijo– nunca sucedió.

Sosa indicó que los policías le quitaron el celular y el dinero que llevaba en la bolsa. Señaló que con esta acción sólo buscan dañar su imagen.

Al enterarse del suceso, varios de los fieles se movilizaron por las calles y se dirigieron hasta las celdas policiales para exigir la libertad del párroco. Argumentaron que sólo se pretende desprestigiar al sacerdote, quien luego salió en libertad y la feligresía le dio su respaldo.

En mayo de 2017, el sacerdote estuvo involucrado en otro escándalo tras difundirse en redes sociales fotos en las que se lo ve consumiendo bebidas alcohólicas y besando a una mujer. En ese entonces, el párroco pidió disculpas a la Iglesia y aclaró que las fotos fueron tomadas cuando todavía no era sacerdote.

Los antecedentes

2017 En mayo de ese año, el sacerdote Germán estuvo involucrado en otro escándalo luego de que se difundieran, en redes sociales, fotos en las que se lo ve consumir bebidas alcohólicas y besar a una mujer.
Declaración Luego de lo sucedido en 2017, el párroco pidió disculpas a la Iglesia y aclaró que las imágenes fueron tomadas cuando no era padre.
2019 Medios benianos publicaron videos filmados por los policías. En ellos se observan bebidas alcohólicas dentro del carro que conducía Sosa. El sacerdote negó las acusaciones en su contra y acusó a los uniformados de extorsión.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas