El MAS pasa a una guerra declarada y abierta hasta con denuncias y amenazas

El Movimiento Al Socialismo (MAS), en los últimos días, pasó a una guerra declarada y abierta con denuncias de hechos de supuesta corrupción, insultos, amenazas y hasta advertencias de reactivar casos que estallaron en la gestión de Evo Morales.

El nuevo ambiente de tensión en el MAS se dio luego de que el diputado Héctor Arce denunciara, el 1 de septiembre, un caso de supuesta coima en la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), que involucraría al presidente de esta entidad, Henry Nina, y otros nueve funcionarios. Presuntamente, los sindicados cobraron 18,2 millones para que una empresa china se adjudique la construcción de la carretera Sucre-Yamparáez.

El nuevo impasse entre oficialistas ocasionó una serie de acusaciones entre el bando que sigue al líder del partido y la facción de los allegados al Gobierno. Esto se vio reflejado al momento en que el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, y Nina declararon que Arce denuncia sin fundamentos y le pidieron retractarse. El titular de la ABC incluso lo amenazó con una demanda penal.

Morales cuestionó a autoridades por solo dar declaraciones y no esclarecer este presunto hecho de corrupción. “La lucha contra la corrupción no se encara con declaraciones, justificaciones y encubrimiento (…). En vez de apoyar el pedido de esclarecimiento, sanciones y justicia, algunos tal vez perjudicados en sus intereses políticos y económicos, nos atacan y amenazan”, escribió en sus redes sociales.

El diputado Arce reveló que recibió amenazas, mediante llamadas y mensajes. Aseguró que esas advertencias no le harán retroceder y continuará con su labor de fiscalización.

“He realizado mi labor de fiscalización, he presentado la denuncia ante la Fiscalía. Voy a seguir haciendo mi trabajo de fiscalización que para eso nos paga el pueblo boliviano. Se está defendiendo a gente corrupta, hay operadores políticos que intentan acallarme, intimidarme, con una línea discursiva de proteger la corrupción, pero eso no funciona conmigo”, sostuvo.

Tras la presentación de la denuncia, la Fiscalía inició con la investigación y declaró el proceso en reserva. El ministro de Justicia, Iván Lima, indicó que la medida es para no dar una respuesta bajo la presión mediática.

El legislador Daniel Rojas criticó al Ministerio Público por declarar la reserva del caso.

“Creo que está mal parqueado el fiscal general (…), en este caso es dinero de los boliviano, no podemos proteger a los corruptos, tiene que salir a la luz pública sus nombres, cuánto de plata se ha robado y cuál ha sido su modus operandi”, indicó.

Rojas, además, apuntó contra algunos directores y ministros que, según su lectura, avivan la ilusión de conformar su organización política para 2025 y participar en las elecciones presidenciales.

El presidente del MAS Santa Cruz, Marco Fernández, criticó al diputado Arce por mediatizar el supuesto hecho de corrupción. Presumió que hay una estrategia de desgastar al Gobierno, por lo que adelantó que el bloque oriente tendrá una reunión para analizar qué casos irregulares reactivarán de la gestión Morales.

“No vamos a tapar la corrupción. Si es que ha habido corrupción, el compañero Nina ha acertado en anunciar una auditoría a anteriores gestiones. En la anterior gestión ha habido el desfalco del Fondo Indígena, hay varios hechos que hablar y vamos a ver qué casos deben ser investigados; deben recuperarse los recursos del Estado”, aseveró.

Entre tanto, un grupo de militantes del MAS en Sucre realizó una toma pacífica de la ABC para exigir la destitución de Nina y del director regional de la entidad, Hernán Palacios.

El pasado sábado, el exministro Juan Ramón Quintana tildó “liwi liwis” a ministros. Además aseveró que Usaid opera en diferentes regiones del país.

“El Alto se ha convertido en la cueva de financiamiento de los europeos y gringos para dividir. (…) ¿En qué Gobierno estamos? ¿Acaso no es una continuación de nuestra Gobierno del 2019?”, sostuvo.

El lunes, el parlamentario Rolando Cuéllar acusó a radio Kausachun Coca de desestabilizar al Gobierno y de estar al servicio de Morales.

“No vamos a permitir golpes internos de un medio de comunicación, como utiliza el señor Evo Morales. No vamos a permitir que desestabilicen a nuestro presidente Luis Arce”, declaró el legislador.
2
bandos
en el oficialismo nuevamente se enfrascan en una serie de sindicaciones a partir del llamado caso coimas.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más