FmBolivia
Radio FmBolivia

Tensión y patriotismo marcan desfile en homenaje a los 35 años de El Alto

24

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El desfile cívico-militar por el aniversario de El Alto se caracterizó por los globos negros, que recordaron el luto, y blancos, que llamaron a la paz. Estos mensajes simbólicos fueron ignorados por un grupo de protesta que se instaló entre las calles 4 y 5 de la avenida 6 de Marzo. Allí abuchearon a los participantes.

La actividad se inició a las 8:00 con la caravana de la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón. Horas antes se realizó una ceremonia ancestral en cercanías de la Aduana de El Alto.
Una alteña desfila con la bandera boliviana.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

En el trayecto se instalaron dos palcos que no se comparaban con los instalados en los años anteriores, uno en un camión y otro a unos metros de distancia. Esto ocurrió porque el jueves un grupo de manifestantes causaron destrozos en el escenario que se estaba armando para recibir a las autoridades.

Acompañada de concejales municipales, la ministra de Culturas, Martha Yujra; el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, y el embajador del Reino Unido en Bolivia, Jeff Glekin, el paso de Chapetón por la avenida 6 de Marzo, como en anteriores años, fue tranquilo. A la altura de la calle 4 los funcionarios y ministros se instalaron en un pequeño palco improvisado.
Minutos después, desde diferentes puntos de la avenida donde se desarrollaba el desfile algunas personas empezaron a silbar y gritar contra los policías y los funcionarios ediles que pasaban por el lugar.

“¿D ónde está la wiphala”, reclamó de repente una mujer. Otra gritó: “Asesinos, vendidos”. Mientras tanto los hombres silbaban contra los participantes. Por ahí pasaron no sólo funcionarios públicos, sino también vecinos, mujeres que trabajan contra la violencia, niños, estudiantes, personas con discapacidad y adultos mayores.
Miembros del Ejército participaron del acto.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

Parados detrás de los policías, gritaban “¡Asesinos, vendidos!”. Desde la pasarela más cercana al palco instalaron un cartel: “Por nuestros hijos caídos en Senkata”, en referencia a los 11 fallecidos en los conflictos de noviembre del año pasado en cercanías de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Durante el acto, la alcaldesa de El Alto se refirió a las víctimas y familiares de los fallecidos en Senkata y precisó que no son ellos los que causaron destrozos en la urbe alteña la mañana y tarde del jueves. “Queremos denunciar que grupos radicales ajenos a la ciudad de El Alto y con una ideología marcada por el Movimiento Al Socialismo (MAS) quieren dañar, perjudicar y manchar la imagen de El Alto. Pedimos por favor que cese la violencia. Ya no usen el nombre de la urbe. Creemos que la mayoría de los alteños esperan las urnas y el voto democrático para hablar del tema político, no en los actos cívicos, no en las ciudades. Llamamos al respeto. Pedimos unión”, exhortó.

Chapetón pidió además que no se usen a los alteños para temas político-partidarios. “No pueden lastimar a las familias, hemos visto todo lo que pasó en Senkata. Lo rechazamos y pedimos justicia para las familias. No es justo que se usen a los alteños para temas político-partidario”, sostuvo la autoridad edil.

Al respecto, el director regional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Douglas Uzquiano, informó que se realizó el despliegue de la Policía para resguardar el orden. “Trabajamos con varios policías en los alrededores para proceder a la detención de cualquier persona que quiera atentar contra la autoridad”, concluyó.

Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas