Salud identifica negligencia del personal en pérdida de fármacos

11

Por negligencia del personal, el Sistema Único de Salud (SUS) pierde entre octubre y este mes al menos 54 toneladas de medicamentos por vencimiento, según el Ministerio de Salud. Entre los fármacos desechados estaban sueros, lidocaína y paracetamol.

La directora de la Central de Abastecimiento y Suministros de Salud (Ceass), Carmen Rosa Gonzales, denunció ayer que en octubre del año pasado se desecharon un total de “43.900 kilos (43,9 toneladas) de medicamentos y eso ha costado al Estado 700 mil bolivianos”.

La funcionaria aclaró en una entrevista con Panamericana que ese costo vale sólo la contratación de la empresa para la destrucción de esos fármacos. Explicó que realizar este tipo de destrucción no es un trabajo sencillo y se requiere de una empresa especializada para este trabajo.

Gonzales detalló que por eso, “antes de la destrucción se fue haciendo las gestiones para este proceso. Esto no es de la noche a la mañana hay que hacer una licitación y poner en el Sicoes para buscar una empresa que se haga cargo porque en Bolivia no hay (firmas) que hagan este tipo de destrucción de medicamentos”, comentó

Aseguró que como son productos especializados y dependiendo de los fármacos se desecha de una u otra forma. “Hay participación de la Renta y del ministerio, también de veedores que participan en esta destrucción. Por eso se hizo al final de la gestión 2019”, puntualizó.

Acotó que la empresa muchas veces cobra por kilo para la destrucción y por eso se designó un presupuesto de 700 mil bolivianos. Aunque aclaró que “todavía hay productos para destruir”.

Hace una semana, el ministro de Salud, Aníbal Cruz, aseguró que al menos 50 toneladas de medicamentos se destruirían porque ya estaban con fechas de vencimiento caducas. Estos fármacos debían distribuirse en los hospitales de primer, segundo y tercer nivel.

Gutiérrez aclaró que ya se destruyeron 44 toneladas y se espera la eliminación de otras 10 más.

La flamante directora del Ceass resaltó que no se puede hacer pasar la fecha de vencimiento de medicamentos. “Se debe crear estrategias para evitar que se destruyan”, dijo.

Indicó que lastimosamente, personal negligente del Gobierno anterior provocó esa destrucción. “La idea es no dejar vencer los medicamentos. Incluso si está próxima a su fecha de caducidad, se puede donar. Todo en pro de la salud. Como personal de salud debemos contribuir a mejorar la salud de los bolivianos en todas las áreas rurales y de la ciudad”, indicó.

Sostuvo que eso también ocurrió por falta de profesionales capacitados. “Ahora estoy revisando los datos”, indicó y detalló que es vital colocar a un farmacéutico en un área dedicada a los medicamentos. “No sé si en esas gestiones (anteriores) se trabajaba así, pero sí la dirección de la oficina debe tener experiencia en salud y medicamentos”.

Sostuvo que ahora se investigará a las exautoridades de esa oficina, pero también a exministros. “Un director reporta a su inmediato superior y en este caso es el ministro”, comentó.

El domingo, el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, aseguró que los exfuncionarios que deben ser procesados por esos hechos, son los exministros de Salud desde la gestión de Ariana Campero.

Larrea explicó que entre los medicamentos que se destruyeron en octubre están sueros, paracetamol, mebendazol, albendazol, lidocaína y anestésicos, entre otros.

Hasta el momento no se pudo calcular el costo de adquisición por falta de documentación, aunque por la cantidad resulta fácil hacer un estimado de la millonaria pérdida para el Estado, según las autoridades.

El viceministro de Salud, Erwin Viruez, dijo que el ministerio del área debe establecer responsabilidades de por qué se vencieron los medicamentos, a qué partida corresponden, cuál es el tipo de medicamentos y dónde tenían que entregarse. “Y si existen responsables, ellos deberán asumir procesos administrativos, civiles y penales”, concluyó.

Pagina Siete.