China logra que sus aliados en América Latina (entre ellos Bolivia) voten contra debate sobre violación a los derechos humanos en la Región Uygur

Las delegaciones de Bolivia, Venezuela y Cuba, aliados de China en esta región, votaron en contra de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que pretendía poner en debate el informe que había entregado su ex directora, Michele Bachelet, sobre graves violaciones de DDHH en una región de China.

“Se rechazó el proyecto de resolución A/HRC/51/L.6 sobre la celebración de un debate acerca de la situación de los derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang #China”, señala el tuit de la cuenta oficial de la Secretaría del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que celebró su asamblea este jueves.

El 1 de septiembre de este año se conoció el informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) sobre graves violaciones de derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (China), ese documento fue entregado y debía ser debatido en esta reunión; esa posibilidad se sometió a votación.

Entonces, entre los países de la región, Cuba, Venezuela y Bolivia, votaron en contra; Argentina, Brasil y México se abstuvieron; solo Honduras y Paraguay votaron a favor de tratar el informe. La propuesta, a nivel global, fue rechazada con 19 votos en contra, 17 a favor y 11 abstenciones.

El gobierno chino había elaborado su propio informe sobre la Región Autónoma Uigur y descalificó el reporte de la Oacnudh tildando al mismo como una «farsa» y orquestada desde Estados Unidos.

Según el reporte de la oficina de DDHH “se han cometido graves violaciones de los derechos humanos” en Xinjiang, en el contexto de la aplicación de estrategias antiterroristas y antiextremistas por parte del gobierno chino.

Las personas entrevistadas por la ONU dijeron haber sido sujetadas y golpeadas y algunas afirmaron haber sido violadas. “Hay indicios creíbles de violaciones de los derechos reproductivos, a través de la aplicación coercitiva de las políticas de planificación familiar desde 2017”, señala el texto.

El informe fue uno de los que más polémica causó porque fue encargado en 2020, en 2021 la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, dijo que el documento de 46 páginas estaba concluido, pero no fue entregado sino en este año, antes que concluya el mandato de Bachelet al frente de esa oficina.

Fuente: El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más