Estudios del litio boliviano fueron desaprovechados

4

El salar de Uyuni es el mayor desierto de sal continuo y alto del mundo, con una superficie de 10 582 km² (o 4085 millas cuadradas). Está situado a unos 3.650 msnm en el suroeste de Bolivia, en la provincia de Daniel Campos, en el departamento de Potosí, dentro de la región altiplánica de la cordillera de los Andes.

La industrialización del litio supone procesar, refinar y/o beneficiar las salmueras de forma eficiente, racional e integral. Para alcanzar la industrialización del litio es imprescindible tener: la ciencia, la tecnología, el conocimiento y realizar una serie de investigaciones científicas en el Gran Salar de Tunupa (Uyuni).

Según un estudio realizado por el economista e investigador Milton Lérida Aguirre, la industrialización del litio requiere tener recursos humanos preparados con la más alta calidad y capacidad técnico científico, con el fin de crear una nueva tecnología que se adapte a la realidad de los salares bolivianos.

Asimismo, sostiene que las autoridades del Gobierno boliviano hablan sin una base técnico-científica, cuando declaran que Bolivia tendría el mayor volumen de litio del mundo, sin demostrar técnica ni científicamente los datos, además, los datos que se manejan son de la década de los años 70, cuando el investigador F. Rischaser (Francés) realizó investigaciones, en convenio con la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz (UMSA), así como otros estudios en acuerdo con la Universidad Técnica de Oruro (UTO) y la Universidad Autónoma Tomás Frías de Potosí (UATF); sin embargo, estos estudios e investigaciones no se los aprovechó en su momento.

Recordó que es necesario nombrar y recordar los trabajos del ingeniero Geólogo Oscar Ballivián, quien realizó una serie de trabajos e investigaciones sobre los salares de Bolivia e investigaciones sobre los yacimientos de litio en Sud América, empero, y como siempre, no se le ha dado la importancia.

El químico Justo Zapata y otros investigadores bolivianos realizaron investigaciones sobre la forma de obtener el litio, pero al final quedaron como simples investigaciones y no se aprovecharon los resultados y menos se ha tomado en cuenta las recomendaciones y/o conclusiones de estos profesionales.

Lérida dijo que en los últimos años, el Complejo Industrial de los Recursos Evaporíticos del Salar de Uyuni (Ciresu) acumuló varios datos técnicos sobre las salmueras del Gran Salar de Tunupa, pero el actual gobierno del MAS no tomó en cuenta ninguno de estos estudios e investigaciones, ni sabemos dónde están o que ha pasado con todos estos datos e investigaciones.

Sostuvo que la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), dependiente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol ) no ha publicado ningún trabajo de investigación científica sobre el litio en el Gran Salar de Tunupa, o por lo menos no se conoce públicamente, a pesar de que se han gastado millones de recursos financieros en estudios, análisis e investigación. “Esto ocurre en la Comibol porque el directorio de esta institución está conformado por personas que poco o nada saben o conocen sobre el litio”, manifestó.

En resumen, dijo, que el desarrollo tecnológico en Bolivia, sobre el litio, no existió y hoy estamos entrampados y no podemos salir adelante por falta de ciencia, conocimiento, desarrollo tecnológico e investigación científica”.

“El sistema de la universidad boliviana, en general, y la Universidad Autónoma Tomás Frías de Potosí (UATF), en particular, no han formado los recursos humanos (RR.HH.) que requiere la industrialización del litio y los recursos evaporíticos. No se tiene los químicos, con conocimientos en el área de la química de los no metales”, manifestó.

PROPUESTA DE FORMACIÓN DE RECURSOS HUMANOS

Frente al problema de industrializar el litio y los recursos evaporíticos, por la falta de recursos humanos, Milton Lérida sostuvo que ha planteado hace 8 años en el consejo de Autoridades de la primera Sección Municipal de Llica de la provincia Daniel Campos del departamento de Potosí la creación de la Universidad Boliviana del Litio (UBL).

La UBL tendrá como objetivo formar, preparar y educar a nuestra juventud, con la más alta calidad técnica y científica en el área de los “no metales” y específicamente en lo referido a los recursos evaporíticos en general.

En esta institución de educación superior, los jóvenes tendrán la oportunidad de mostrar todo el potencial y el interés de superación en función y relación con los intereses y necesidad de desarrollo de la región Sud Oeste de Bolivia. Los jóvenes no saldrán de la región, porque tendrán la oportunidad de quedarse en su comunidad y crear su empresa que se dedique a aprovechar y explotar los recursos yacentes en los salares existentes en la región.

Enfatizó que en la UBL los jóvenes tendrán nuevas oportunidades para estudiar nuevas carreras como geología del litio, la ingeniería de los recursos evaporíticos, la economía del litio, el turismo desde la perspectiva de la belleza y el paisaje de los salares, contabilidad de los recursos evaporíticos, derecho mercantil de los “no metales”, la química, la física de los no metales, la matemática aplicada a los no metálicos, sólo para nombrar algunas carreras que se pueden crear y estudiar.

Asimismo, expresó que “debemos estar conscientes que solo la educación mejorará el nivel cultural y bienestar de nuestro pueblo, y sobre todo, aprovechar de forma racional, eficiente e integral los recursos naturales yacentes en los salares, por tanto, es necesario e imprescindible, que nuestra juventud se embarque en el pensamiento de una economía industrial con mucho conocimiento, de tal forma que sean los jóvenes quienes tengan la tarea y la misión de forjar, elaborar, fabricar productos con el más alto valor agregado, es decir, industrializar todos los recursos mineros metálicos y no metálicos.

Lérida sostuvo que la UBL surge como una necesidad de los pueblos del Sud Oeste de Bolivia para formar a nuestra juventud y teniendo los recursos humanos preparados se puede aprovechar las riquezas que se tiene en todo el territorio de la región Sud Oeste, porque los recursos naturales deben servir primero para el progreso y desarrollo de los pueblo de la región Sud Oeste, el departamento de Potosí, Bolivia y después el resto del mundo.