En su mensaje a los bolivianos en el exterior David Choquehuanca vuelve a hablar del cóndor y pide aceptarse para no ser divididos

Al igual que el presidente, el segundo mandatario del país, David Choquehuanca, emitió un mensaje de salutación por el 197 aniversario del país dirigido a los residentes del país en otras naciones. En su mensaje volvió a mencionar su teoría del cóndor del que habló en su mensaje de posesión y pidió aceptarse los unos a los otros.

“Solo aceptando nuestras raíces seremos libres, negándonos a nosotros mismos seguiremos siendo dominados, engañados y divididos sin sanar jamás las heridas profundas de la identidad nacional; el cóndor no levanta vuelo solamente con el ala izquierda o con el ala derecha”, dijo en su mensaje grabado en la ciudad de Sucre.

La analogía del cóndor le generó al vicepresidente los aplausos de oficialistas y opositores en 2020 cuando usó ese discurso. Todos vieron en él el deseo de reconstrucción de la patria, sin embargo el mensaje se fue diluyendo y un año después las palabras del segundo mandatario habían perdido credibilidad.

“Seamos capaces de fortalecer nuestras raíces comunes, nuestro destino común y nuestra patria compartida, aceptemos que el talento y la fuerza de las bolivianas y bolivianos emerge de nuestras raíces, que nos nutre a todos por igual”, lanzó Choquehuanca en otra parte de su discurso.

Dijo que este mensaje es un reconocimiento a los nacidos en el Abya Yala que se levantaron contra los invasores que asaltaron estas tierras “con la idea de exterminarnos por borrarnos del mapa y eliminarnos del planeta tierra”, más adelante dijo que los rebeldes originarios de la emancipación estarán en la memoria de los pueblos.

Hasta el momento, el vicepresidente lanzó distintas iniciativas que pretenden la hegemonía de la nación aimara, como la de entonar, desde 2023, dos himnos, el himno nacional para izar la bandera tricolor, y el “Cóndor pasa” para izar la Whiphala. Este jueves propuso edificar dos estatuas al frente de la simbólica Casa de la Libertad en Sucre, una de Juana Azurduy de Padilla y la otra de Tomás Katari.

«Desde Chuquisaca, desde Sucre, un fuerte abrazo con cariño, con amor, con aprecio, con admiración y respeto a todos los bolivianos, en especial a los hermanos que residen en el exterior», cerró el vicepresidente.
El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más