FmBolivia
Radio FmBolivia

Día de la Independencia de Bolivia: Presidente Luis Arce con su discurso desató un vendaval en la Sesión de Honor

57

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Choquehuanca rogó e imploró, pero no pudo restituir el orden, interrumpido cada vez que el presidente hacía alusión al “golpe de Estado” y al “gobierno de facto”.

El presidente Luis Arce alborotó la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) en su discurso desde el momento en que habló de “golpe” y de “gobierno de facto”, en ocasión de la celebración del 196 aniversario de la independencia de Bolivia. Fue interrumpido por varios minutos, ante los gritos de “fraude” por parte de los parlamentarios de la oposición y de “golpe” desde el lado del oficialismo.

El presidente nato del Congreso, David Choquehuanca, intentó calmar los ánimos de los legisladores incluso a los gritos. “Hay que evitar dañar nuestra imagen”, dijo Choquehuanca, quien incluso se puso de pie para hacerse escuchar.

Arce cargó el inicio de su discurso, y casi durante todo el tiempo, contra el gobierno de Jeanine Añez, al que en todo momento llamó “gobierno de facto”, y fue acallado varias veces por parlamentarios de oposición al grito de: «¡Fraude! ¡Fraude!» y “¡Democracia sí, dictadura no! ¡Democracia sí, dictadura no!”

En la primera interrupción, el canal estatal, silenció el audio de la Sesión de Honor y puso música y volvió a conectar con lo que pasaba en el hemiciclo cuando la bancada del MAS, repuesta de la sorpresa, comenzó a gritar: «¡Golpe! Golpe!».

Choquehuanca, entretanto, reclamaba orden, pedía «no empañar la celebración de la independencia de Bolivia» y “no caer en la provocación”, frase última dirigida a su bancada.

Asambleístas opositores empezaron luego a corear “¡Títere! ¡Títere! ¡Títere!”, mientras el presidente de la ALP pedía «respeto a la investidura del Presidente».

Arce intentó continuar con su discurso y volvió a ser acallado, pero esta vez se impuso la bancada del MAS que coreó por varios segundos la consigna: “¡Mueran los golpistas!” “¡Mueran los golpistas!”, hasta que el mandatario volvió a retomar su discurso, cuyo tono beligerante no cambió.

“El gobierno de facto quiso prorrogarse en el poder utilizando la pandemia para seguir vulnerando derechos”, aseguró. Entonces los opositores, que ya se habían puesto de espaldas a la testera desde donde el jefe de Estado lanzaba su discurso, volvió a interrumpirlo: “¡Fraude!, ¡Fraude!”, a lo que los asambleístas del MAS replicaron “¡Lucho!”, “¡Lucho!”, y los otros respondían: “¡Títere! ¡Títere! ¡Títere!”.

“Todos merecemos” respeto, intercedió Choquehuanca. “Voy a pedir voy a implorar a esta Asamblea, por favor no empañemos esta fecha histórica Nuestro pueblo nos está observando, la Comunidad Internacional nos está observando”, agregó sin mucho éxito.

Luego de algunos segundos, el Presidente reanudó su discurso para anunciar que los juicios iniciados contra los «golpistas» continuarán hasta que se haga justicia.

«Memoria, verdad y justicia, ese es un mandato del pueblo, especialmente de las familias de quienes fueron masacrados, así como de los heridos», añadió en referencia a los violentos sucesos de 2019, posteriores a la renuncia de Evo Morales y Álvaro García a la presidencia y la vicepresidencia y a la dimisión de quienes estaban en la línea de sucesión.

“Hay –prosiguió– algunos grupos, por suerte minoritarios, que quieren volver a paralizar nuestro país, grupos minoritarios…”. En ese momento la oposición empezó a corear: «¡Somos mayoría c…! ¡Somos mayoría c…!», mientras desde los curules del MAS se alzó la consigna: «¡La derecha no pasará!, «¡La derecha no pasará!»

Tras otra pausa, el Presidente retomó el hilo de su accidentado mensaje e hizo un repaso minucioso de los resultados obtenidos en materias de salud, economía y educación, entre otros, en los meses que lleva al frente del Estado, que comparó constantemente con lo hecho en los 11 meses de gestión por el Gobierno Transitorio.

«Tengo la absoluta confianza en la sabiduría del pueblo, que, habiendo recuperado nuestra democracia y el camino de la estabilidad política, económica y social, no permitirá que la derecha vuelva a destruir los avances del pueblo trabajador», afirmó. Esta frase dio pie al desorden final.

«¡Lucho, no estás solo! ¡Lucho, no estás solo!», «¡Golpistas! ¡Golpistas!», rompieron a corear los parlamentarios del MAS, mientras los opositores respondían: ¡Títere! ¡Títere! ¡Títere!”.

Terminado el discurso, Arce abandonó el hemiciclo, abucheado por unos y vitoreado por otros.

Choquehuanca hizo un esfuerzo más para acabar la Sesión de Honor en paz. “Hermanos, nuestro pueblo es sabio, nos están mirando. Por favor, por favor, guarden respeto a nuestra Asamblea”.

«Cuidaremos la imagen de nuestra Asamblea”. “Nos calmaremos, tomaremos asiento”, pero para entonces ya casi nadie escucha y prosigue la guerra de estribillos. La interpretación de la Marcha Naval a cargo de Savia Andina, marca el fin de la accidentada sesión.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente del MAS, Evo Morales, denunció «la intolerancia de la derecha golpista en el Día de la Patria» y respaldó al jefe de Estado.

By Página Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas