Guanay tiene contagios masivos, Caranavi, su segundo cementerio

8

El Cementerio General del municipio paceño de Caranavi colapsó, por lo que la Alcaldía transfirió un terreno para la construcción de otro campo santo. Mientras que en Guanay el 40% de los pobladores tiene sospecha de la Covid-19 y piden ayuda al Gobierno.

Hasta el 26 de julio ya no se pudo ingresar más cadáveres al camposanto de Caranavi porque ya no había espacio. Hasta esa fecha nueve personas fueron enterradas, todas tenían síntomas de la Covid-19. Los vecinos del lugar exigieron a la Alcaldía la edificación de otro cementerio porque tienen miedo de contagiarse del virus. No obstante, según las autoridades ya suman 25 los muertos.

“El municipio cedió un terreno para que las personas que fallezcan por cualquier enfermedad sean enterradas en ese lugar”, informó Lidio Mamani, hijo del alcalde de Caranavi.

Desde el 26 de julio hasta el 3 de agosto 16 cuerpos fueron enterrados por sospecha de Covid-19. “Ahora ya son 25 los muertos por el coronavirus. Las últimas personas que fallecieron las hemos enterrado en el nuevo cementerio”, contó Jorge que es sepulturero del municipio.

Pero la realidad que cuentan los comunarios es más crítica. Con el único hospital de segundo nivel colapsado por enfermos de coronavirus y con casos que llegan todos los días de las comunidades, los vecinos relatan que mueren entre tres y cinco personas, quienes son enterradas en este cementerio o en las comunidades. Por tanto, no existe un número oficial de fallecidos en esta provincia.

Caranavi es un municipio que está ubicado al norte de departamento de La Paz y distante a 150 kilómetros de la sede de Gobierno. Hace tres días falleció el alcalde de esa región, Lidio Mamani. Sus familiares relataron que el burgomaestre fue trasladado al departamento de Santa Cruz porque el hospital del municipio se encuentra colapsado y no hay oxígeno.

Mueren en la plaza

La Policía realizó el levantamiento de dos cadáveres de la plaza principal de Caranavi, este hecho sucedió hace dos semanas. “Dos personas que se dirigían al hospital, que tenían los síntomas de Covid-19, murieron en la plaza”, contó Herberth Vargas que pasaba por el lugar.

El poblador también contó que el hospital de Caranavi colapsó y no hay espacio para más enfermos, tampoco se encuentra medicamentos. “Hemos visto que las personas que ya no pueden aguantar más esta enfermedad (Covid-19) mueren esperando en la puerta del hospital”, denunció asustado.

Agregó que otros comunarios se curan con medicina natural, algunos logran recuperarse, pero a otros el virus “les gana” y mueren en sus casas.

Esteban es un comunicador rural, enfermó de Covid-19 y sólo pudo encontrar paracetamol en una de las cinco farmacias que hay en el pueblo. Logró controlar la fiebre con hierbas y apenas se sintió bien se fue a La Paz, sin ningún tipo de control, sólo para salvar su vida. Ahora se recupera en la sede de Gobierno con el tratamiento que por norma se dispuso para los pacientes.

11 muertos en Guanay

El presidente de la Federación de la Junta de Vecinos (Fejuve) de Guanay, Juan Aquiles Chambi, informó que en los tres últimos días el municipio registró 11 personas fallecidas y pidió ayuda al Ministerio de Salud.

“En Guanay la situación es preocupante, tenemos 11 fallecidos por el coronavirus, al menos el 40% de la población presenta los síntomas del virus, pedimos ayuda al Gobierno para que nos envíen medicamentos y que nos ayuden a contrarrestar esta enfermedad”, solicitó Chambi.

Guanay es el segundo municipio de la provincia Larecaja y tiene una población de cerca de 15.000 habitantes. Tiene una posta sanitaria que perdió el control de todo debido a que por la cantidad de pacientes colapsó y los contagiados tuvieron que buscar ayuda en Caranavi, población ubicada a 50 kilómetros, unas tres horas de viaje

Los pobladores de Guanay combaten el dengue desde diciembre del año pasado. Algunas familias creyeron que luchaban contra esa enfermedad porque los síntomas son un tanto similares a los del coronavirus.

Algunos pobladores se dieron cuenta que no mejoraban los síntomas del dengue y de la supuesta gripe y se alarmaron por la cantidad de casos. “Las familias que tienen más recursos, optaron por trasladarse a la ciudad de La Paz donde pueden recibir alguna ayuda, aunque todos los centros están colapsados en la sede de Gobierno por lo que escuché”, dijo Josefina Salas, que viajó junto con un familiar a La Paz.

Guanay conecta al sur con otros pueblos mineros como Tipuani, Chima o Mapiri y al norte con Teoponte o Mayaya. Todo este sector de la provincia Larecaja está colmado de pueblos mineros auríferos con muy pocos servicios de salud.

Pagina Siete.