Baja el patrimonio y el ingreso por vuelos no cubre los gastos

53

La empresa acumuló una deuda de 50 millones de dólares, que incluyen créditos estatales y beneficios sociales, entre otros.

En los últimos años los ingresos por vuelo ya no llegaron a cubrir los costos de cada viaje en Boliviana de Aviación (BOA), según los estados financieros proporcionados por el Viceministerio de Transportes.

Por ejemplo, en 2014 por vuelo la empresa erogaba 8.079 dólares y obtenía 8.318 dólares de ingresos, pero en los años posteriores este superávit fue bajando hasta que en 2018 y 2019 hubo déficit.

Por ejemplo, en 2018 la relación fue de 7.870 (costo) y 7.886 (ingreso) y en 2019 de 8.728 dólares el costo y 7.928 dólares el ingreso por vuelo.

Según los datos financieros de BOA, el patrimonio que en 2015 llegaba a 71,8 millones de dólares se redujo a 46,9 millones de dólares debido a que se realizaron diferentes ajustes.

Esto, por gastos diferidos de gestiones anteriores, boletos vendidos no utilizados, la baja de una aeronave, de un motor y provisión de reparaciones.

“Actualmente su nivel de liquidez es crítica. Necesita buscar formas de financiamiento. Este deterioro de la liquidez se refleja con un incremento de las deudas de la compañía. Al 2019 los pasivos totales de la compañía suman 50 millones de dólares”, precisa el informe.

Dentro de ese valor se encuentra la deuda de 6,8 millones de dólares contraída a través del Fondo para la Revolución Industrial y Productiva (Finpro) y la previsión de beneficios sociales a los empleados (11.4 millones de dólares).

Desde 2013 la empresa adquirió dos aviones 767 para cubrir rutas internacionales con una inversión de 28 millones de dólares, dos para rutas regionales de 12 millones de dólares (actualmente fuera de servicio).

Según el viceministro de Transporte, Julio Linares, se creó una unidad denominada BOA Regional para realizar vuelos a ciudades como Riberalta, Chimoré y otras. “No se hizo un buen estudio de mercado y ahora las naves que se compraron en 12 millones de dólares están paradas. Además se hizo un gasto operativo de 10 millones de dólares y que afectaron a los resultados de 2019”, puntualizó.

Incluso una de las naves está sin operar por una falla y la reparación tiene un costo elevado, añadió. También se erogaron importantes recursos para un edificio técnico y un Centro de Entrenamiento Aeronáutico.

Desde diciembre del año pasado la empresa ha realizado ahorros significativos en seguros y otros gastos administrativos, como disminución de frecuencias en algunos destinos, aunque la pandemia ha perjudicado para consolidar esto.

Página Siete