FmBolivia
Radio FmBolivia

En cinco semanas de frío, siete personas perdieron la vida intoxicadas con estufas

26

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

En cinco semanas de frío invernal, en La Paz y El Alto al menos siete personas murieron intoxicadas por la inhalación de monóxido de carbono luego de quedarse dormidas y dejar las estufas encendidas. Estos equipos tenían fugas de gas y, en un caso, una familia encendió una parrilla para calentar su habitación.

“Los casos de intoxicación y muerte por el uso inadecuado de las estufas son usuales”, explicó a este medio el comandante de la Unidad de Bomberos Antofagasta, Hans Barbolín.

Las autoridades piden a la población utilizar con mucho cuidado las estufas a gas licuado o con electricidad. Según la Policía, cada vez se registran más accidentes a causa del uso inadecuado de este tipo de aparatos para combatir el intenso frío.

“A veces la gente se duerme y con la intensidad del calor y la presión de la estufa, este equipo se apaga, lo que provoca la fuga de gas. Eso hace que se sature el ambiente; lamentablemente las personas se intoxican y pueden llegar a fallecer”, manifestó la autoridad policial.

Eso ocurrió con los esposos Nelson Cuentas y Marianela Salvatierra, quienes luego de una fiesta con amigos encendieron una estufa a gas licuado, no se dieron cuenta que había una fuga y fallecieron. El hecho se registró entre la noche del 30 de abril y la madrugada del 1 de mayo en la zona Sur de La Paz.

Esas estufas tipo chimenea funcionan con una garrafa de GLP y son recomendadas para exteriores. Por lo general tienen apagado automático, pero, al parecer, la noche de la tragedia ese equipo no funcionó.

Barbolín explicó que por más que los equipos tengan apagado automático es importante que se cierre la llave o válvula de seguridad de la garrafa.

Un hecho similar ocurrió el domingo 29 de mayo en la zona 16 de Julio, de la ciudad de El Alto. Luz León y Wilmer Vásquez —esposos y folkloristas— murieron por inhalar monóxido de carbono como consecuencia de una estufa de gas que permaneció encendida.

Luz y Wilmer eran pasantes del Sagrado Corazón de Jesús, en Charaña, y participaban en la entrada del Gran Poder. Dejaron dos niños huérfanos.

El jefe de Bomberos dijo que mucha gente dejó de usar la estufa a gas y la cambió por la de electricidad o gas natural.

Además, ante el intenso frío, muchas personas buscan diferentes maneras para calentar los ambientes de sus casas y en algunos de los casos, las familias se exponen al peligro.

Por ejemplo, según el jefe policial, en este tiempo se registran muchas garrafas escarchadas por el frío y la gente coloca velas o cualquier artefacto con fuego para calentar la base del botellón de GLP y evaporar el gas líquido.

“Al momento de darle calor están logrando que haya saturación del gas por dentro del cilindro, por lo que suele sobrepasar la capacidad de la garrafa y provoca la explosión”, explicó.

Al no tener estufas y para combatir el frío, algunas personas deciden arriesgarse y optar por encender pequeñas fogatas o prender parrillas dentro de sus viviendas. Estas acciones son muy peligrosas y provocan graves accidentes, de acuerdo con las autoridades del área.

Tal es el caso de una familia de la zona San Luis de El Alto. El viernes 3 de junio, Rossmery, de 42 años, y sus dos hijos, de ocho y 12 años, murieron intoxicados con el humo de una parrilla que llevaron a su habitación para mitigar el frío.

“Una mujer y sus dos hijos se quedaron dormidos en el ambiente cerrado y con la parrilla encendida, lo que causó la intoxicación”, indicó Eric Revollo, de la Estación Policial Integral (EPI) Tarapacá de El Alto y contó que el hijo mayor encontró a sus tres familiares sin vida.

La mamá víctima de este accidente tenía nueve hijos, ahora siete quedaron en la orfandad.

Uno de los meses más fríos

José Maldonado, pronosticador del Senamhi, indicó que las temperaturas comenzaron a descender hace tres semanas.

“La mínima oscilará entre los cuatro y cinco grados para junio. Cuando se tienen vientos, la sensación térmica es menor a dos o tres grados y varía según la intensidad de los vientos. Si es más fuerte, las temperaturas descenderán más”, advirtió.

En El Alto, el frío es más crudo. “La (temperatura) más baja se produjo el 23 de mayo con 9,8 grados bajo cero, es la más baja desde 1998. Estos días, la mínima estará entre los tres y cinco grados bajo cero”, indicó.

El especialista agregó que paulatinamente la temperatura irá descendiendo más a mediados de junio en el país.
23 de mayo se registró la temperatura más baja en la ciudad de El Alto: 9,8 grados bajo cero.

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas