Tariquía, mujeres y activistas salen a la defensa

0

Un grupo de mujeres campesinas en resistencia de la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía junto con otros líderes indígenas arribaron a la sede de Gobierno; ratificaron el rechazo al ingreso de las petroleras, y advirtieron en dar incluso sus vidas en defensa del área protegida (AP) para que sus hijos no pierdan la herencia de un lugar habitable, rico en biodiversidad y agua dulce.

En conferencia. Durante una conferencia de prensa ofrecida junto a la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, la presidenta de la Subcentral Tariquía, Paulina Gareca, tomó el micrófono; dijo que hombres y mujeres defensores de la vida llegaron hasta La Paz para hacer conocer la situación crítica de hostigamiento y presión sistemáticas que sufren las comunidades campesinas de Tariquía por parte del Gobierno.

La líder campesina dijo en un tono de voz característico de esa región, que las mujeres viven una situación muy triste y crítica debido a las intenciones del Gobierno de Evo Morales de ingresar a la fuerza y sin consentimiento a Tariquía para realizar tareas de exploración y explotación hidrocarburífera. «Hemos tomado la decisión de no dejar ingresar a trabajar a Petrobras, así cueste lo que nos cueste, así tengamos que perder vidas por tener una herencia para nuestros hijos, para que ellos puedan seguir viviendo como nosotros vivimos. Nosotros tenemos tierra para trabajar, tenemos mucha agua dulce, mucha agua pura», explicó.

Determinante. «Quiero hacer conocer al mundo entero que como mujeres tenemos derecho a respetar la vida y nos están violentando con decreto por encima de la Constitución Política del Estado», dijo. La dirigente Barbarita Mesa, del Comité de Defensa de Chiquiacá, denunció una consulta «fraudulenta» por parte del Gobierno sin contemplar a las 22 comunidades de la reserva. «Solo dos comunidades fueron consultadas en Chiquiacá norte y ahí solamente han consultado a los dirigentes y a comunarios que han sido engañados, les quitaron su carnet para un plato de comida y usaron esas firmas para decir que dieron su visto bueno, fue una consulta fraudulenta», aseguró. Como el pozo petrolero está dentro de un predio particular -dijo Mesa- que solo a los dueños les consultaron para llevar adelante la perforación. «No nos han tomado en cuenta como vivientes de allá, hemos sido atropellados por la Policía que ha llegado a inaugurar el pozo, cuando teníamos una reunión pendiente con el Gobierno», señaló.

Más voces en defensa. El vocero de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas para la Defensa de los Territorios y Áreas Protegidas (Contiocap), Álex Villca, oriundo de la comunidad de San José de Uchupiamonas en el corazón del Parque Nacional Madidi, lamentó que el Gobierno pretenda minimizar los impactos. «Esta reserva creada en 1989 tiene alrededor de 250 mil hectáreas y lo que el Gobierno dice es que solo deforestarán 20 hectáreas; es una burla porque para hacer este tipo de exploración, se requiere apertura de caminos carreteros, carecemos de infraestructura, uno de los impactos son los caminos ¿y qué viene detrás?», cuestionó.

Dato. El líder amazónico alertó que con la apertura de caminos en la reserva natural se darán nuevos asentamientos humanos, colonización y la contaminación de recursos hídricos que se dan cuando hay actividades de grandes petroleras. Denunció además que el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) rezonificó la reserva natural para dar paso a las petroleras sin respetar su categoría de reserva nacional de flora y fauna.

«En este proceso de resistencia y lucha es importante que las instituciones académicas acudan a la ayuda con información técnica, científica para saber cuáles son los impactos medioambientales, socioculturales y económicos que se van a dar a partir de imponernos estos megaproyectos», aseveró.

Por su parte, la presidenta de la APDHB dijo que el caso de Tariquía muestra la permanente vulneración de derechos colectivos e individuales que se dan desde las instituciones del Estado que no respetan los procedimientos de la consulta pública, libre e informada como debía darse de buena fe desde el Estado.

2.469 kilómetros cuadrados
Es la superficie de la reserva nacional al sur del país.

Piden unir fuerzas para defender 11 reservas más

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Amparo Carvajal, dijo que se trata de «la herencia que queremos dejar», porque «este planeta es de todos».

«Invitamos a todos los bolivianos a que se sumen a ayudar a defender esta reserva porque luego irá pasando con otra reserva», pidió una comunaria de la reserva situada en el departamento de Tarija, que indicó que serán más de 2.000 familias afectadas por las actividades hidrocarburíferas. Según Carvajal, esta política extractivista liderada por el primer mandatario «terminará con todo el territorio de Bolivia»; al mismo tiempo que criticó que el jefe de Estado hable de la Madre Tierra y sin embargo «la quiere terminar haciéndola pedazos». «Con mucho dolor les pido que se sumen a la lucha de nosotros», expresó la comunaria representante de Tariquía quien adelantó que van «a seguir en resistencia, en vigilia» y que si el gobierno no escucha su clamor tendrán «que pasar al plano internacional porque no nos queda otra».