Las alianzas opositoras al MAS se atacan entre sí y no tocan a Luis Arce

16

Cruce de declaraciones y acusaciones marcan la disputa en las que se enfrascaron Juntos, Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos. Se acusan de usar de forma indebida los bienes del Estado, desplegar una “guerra sucia” y tener la intención de privatizar las firmas estatales.

Las alianzas contrarias al MAS se enfocan entre ellas y no en el presidenciable del partido azul, Luis Arce.
Samuel Doria Medina, vicepresidenciable de Juntos.
Foto:Archivo / Página Siete

Creemos presentó ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dos denuncias contra Juntos. La alianza que lidera Luis Fernando Camacho observó que en los spots sobre los desastres se hacía referencia a la palabra “juntos”. Por otro lado, denunció que el fin de semana una candidata de esa alianza entregó poleras con el logo de la Gobernación de Santa Cruz.

“La primera denuncia es porque vimos a una asambleísta departamental y candidata por la circunscripción 50 de Juntos, y su suplente, entregando poleras y trofeos con el logo del gobierno departamental de Santa Cruz. La otra es porque vimos que todos los spots que mandó el Gobierno en el caso de los desastres, sobre todo en Tiquipaya, todos llevan la palabra ‘juntos’”, dijo el diputado y candidato por Creemos, Erik Morón.
Carlos Mesa, candidato a la Presidencia de CC.
Foto:CC.

Ayer, el binomio de Creemos acusó al candidato a la Vicepresidencia de Juntos, Samuel Doria Medina, de tener la intención de privatizar. “Samuel Doria no cree en el poder de nuestra gente, por eso propone más de lo mismo: privatizar las empresas estatales para que siga la corrupción”, escribió Camacho en Facebook.

En el mismo tono, Marco Pumari publicó una imagen de Doria Medina y expresó: “Un hombre sin palabra no puede dirigir a quienes hacen las leyes del país, y antes que respondas, diciendo que hablo mentiras y trates de voltear la acusación, déjame recordarte que estas son palabras tuyas ‘no MÁS empresas públicas’”.

En respuesta, el vicepresidenciable de Juntos vinculó a Camacho con Elio Montes, exgerente de Entel, quien fue denunciado de corrupción, luego de pagar cerca de 869 mil bolivianos por finiquitos a 13 funcionarios que no trabajaron ni tres meses. “Camacho está tratando de salvar su campaña usando las mismas mentiras que el MAS en contra mía. Guerra sucia e indigna. El único privatizador es él, como mostró su amigo Elio Montes en Entel”, manifestó.

El presidenciable de CC, Carlos Mesa, hizo referencia al Gobierno de Añez y dijo: “Venimos de un fraude y podemos entrar a otro”. El candidato indicó que el fraude también es comprometerse con algo y no cumplir; además, señaló que tiene que ver con el uso de los recursos del Estado con fines políticos. Al respecto, Doria Medina expresó: “Qué lástima que un candidato como Carlos Mesa haya decidido hacer campaña con insultos a la Presidenta y Juntos. Esperábamos más altura y más seriedad y no la guerra sucia”.

El vicepresidenciable de CC, Gustavo Pedraza, respondió: “No es guerra sucia decir la verdad. El fraude es también la falsedad, la incoherencia y el abuso”.

El analista Romano Paz explicó que la disputa tiene que ver con que el MAS tiene un “voto duro” que está en torno al 30%, y un voto rechazo. “Ese voto rechazo, o voto castigo, es el que se están disputando las alianzas opositoras al MAS. En ese sentido están tratando de mostrarse como la mejor alternativa y buscan canalizar ese voto que no lo disputa el partido azul”, explicó el especialista.

Pagina Siete.