Alvaro García Linera cree que en Bolivia hubo una «sublevación» de las clases medias

43

Álvaro García Linera ya construyó su teoría acerca de lo que ocurrió en Bolivia después de las elecciones fraudulentas del 20 de octubre de 2019: Fue una «sublevación» de las clases medias ante la emergencia de los indígenas como nuevos integrantes de esta clase.

«Lo que pasó en Bolivia fue una sublevación de las clases medias tradicionales contra la igualdad que ha tomado, con el tiempo, la forma de un golpe de Estado» dijo en una entrevista con El País de España.

Amparado en los datos de la Cepal, dijo que el 30% de los bolivianos pasó de ser pobre a ser clase media en el gobierno de Evo Morales.

«Las clases medias tradicionales ven, primero con preocupación y luego con pavor, cómo personas que vienen del mundo indígena adquieren el mismo estatus que ellos tenían. El malestar se traduce en movilizaciones contra el Gobierno y en un estado de ánimo muy conservador, muy racista, que dará pie a que las fuerzas del orden desconozcan el orden constitucional y pidan la renuncia del Presidente», afirmó.

También dijo que lo ocurrido en octubre después de las elecciones del 20 de octubre fue «una mezcla de acción social con un golpe de Estado» y que el fraude electoral que favoreció a Evo Morales fue una «idea», «una construcción». «Lograron instalar la opinión de que iba a producirse y no lo han demostrado. LA OEA tiene que decirlo. El estudio del MIT muestra la tendencia, que la votación que llega más tarde es la votación del campo y los sectores más populares donde el apoyo a Evo siempre está por encima de la media. El Movimiento al Socialismo (MAS) es el partido de la gente pobre», dijo.

Las elecciones del 20 de octubre fueron anuladas por el fraude electoral corroborado por una auditoría realizada por la OEA a invitación de Evo Morales.

Ese informe indica que hubo una manipulación informática y de actas electorales, y se vulneró la seguridad del sistema de cómputo.

Por este delito fueron imputados y detenidos los vocales del Tribunal Supremo Electoral. Su expresidenta apuntó a la vocal Lucy Cruz, designada por Evo Morales, como la autoridad que dio la orden de parar el cómputo rápido de votos ante la tendencia favorable a una segunda vuelta entre Carlos Mesa y Morales.

Pagina Siete.