Cereales y flores para ch’allar las propiedades en unidad familiar

12

Desde las 5:00 de ayer, Juana Bautista se apresuraba en alistar unos pedazos de madera con la intención de sahumar una vagoneta. “Es Martes de Ch’alla”, dice quien ajetreada armaba una hoguera de madera sobre un pedazo de lata.

Ella, al igual que cientos de paceños, realizó ayer esa ofrenda para agradecer a la Pachamama o Madre Tierra por las propiedades que tiene, aunque principalmente por las casas y los vehículos.

“Cómo no voy a ch’allar mi casa y mi auto. En martes (ayer) siempre ch’allamos lo que nos ha dado en el año la Pachamama con eso agradecemos por todo”, afirmó José, quien en su mano derecha agarra una porción de cereales, como quinua, arroz, trigo, además de azúcar, canela molida, haba y arveja y va arrojando por toda su casa y su vehículo.

“Debemos comenzar siempre por el lado derecho, para que durante todo el año nos vaya de la mejor manera”, asegura el hombre de cerca 60 años, quien recuerda que esa tradición la heredó de su madre.
Doña Juana prepara madera para ceremonia.

Añade que así como él, su esposa María también heredó tradiciones de su familia. “A ella le enseñaron que la casa, el auto y otras pertenencias siempre se ch’allan con pétalos de flores. Nunca se echa mixtura en la casa porque así como se lo lleva el viento a la mixtura, así uno perderá sus pertenencias”, relató.

Después de contar esos detalles, la familia de José se preparaba a iniciar la calla de sus propiedades. Primero la casa en un rito que comienza él arrojando cereal por los costados, le sigue su esposa lanzando a los lados de su vivienda los pétalos de flores, detrás de ella está su hijo con una botella de alcohol y continúa su hija con una botella de vino y, por último, está su otra hija con los confites.

Para la pareja “es muy importante” realizar la ch’alla en familia, porque cuando terminan de hacer esa ofrenda comienza el reventón de los cohetillos. “Los cohetillos anuncian la bienvenida de la Pachamama”, apuntó José.
Una familia alista la comida para compartir en el Martes de Ch’alla.
Foto: APG

Esta celebración se realiza en todo el país, por eso incluso el presidente Evo Morales ch’alló su casa en Cochabamba. Como ellos, la mayoría de la gente pasa el día en familia. Algunos incluso preparan apthapis.

“La idea es pasar junto a toda la familia. Por eso decidimos que este año nos encontremos en la casa de uno de los hermanos, reunir nuestros autos y entre todos ch’allar los vehículos”, contó por su lado Clara, quien agitaba una botella de cerveza para rosear los seis autos que se apostaron en la puerta de su casa, ubicada en la ciudad de El Alto.

De acuerdo con el secretario de Culturas, Andrés Zaratti, pese a que el feriado del Carnaval concluyó ayer, la fiesta aún se seguirá festejando en el municipio de La Paz, pues este domingo se realizará la entrada del Domingo de Tentación, donde se enterrará el pepino.

Esa actividad iniciará desde la zona Garita de Lima y concluirá en la puerta del Cementerio General. Sin embargo, Zaratti resaltó que el Carnaval no acaba con esa entrada, pues también se realizará la fiesta de la Corcova en Villa Victoria y la fiesta de Pataj Pollera en Villa Armonía.

El presidente Evo Morales ch’alló su casa en Cochabamba
Foto: ABI

Operativos de control

Control Desde el Jueves de Comadres hasta el Jisk’a Anata los funcionarios de la Intendencia Municipal controlaron el consumo de bebidas alcohólicas y el juego con agua.
Sábado La Intendencia hizo el control en el Corso Infantil, donde se decomisaron 70 cajas de cerveza de ambulantes que pretendían vender sus productos en el recorrido, 100 espumas sin registro sanitario y 500 máscaras que no contaban con los orificios que permiten la correcta respiración.
Agua La ciudadanía tomó conciencia sobre el cuidado del agua.

Pagina Siete.