FmBolivia
Radio FmBolivia

La moral comunista (Quelca y sus 46 camaradas)

64

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Estoy seguro que alguna vez escuchaste esta sentencia: La moral comunista se opone a la moral de la sociedad burguesa porque ésta está en decadencia; en cambio, aquella está en ascenso porque es revolucionaria y busca reivindicar el sentido pleno de lo humano con el objetivo de alcanzar una sociedad plenamente humana, desalienada y libre.

Recordé esta teoría el día que escuché al abogado Abel Loma denunciar: “Es una vergüenza descubrir que varios de los docentes y rectores posesionados, a raíz de los exámenes que organizó el señor Agustín Tarifa, aprobaron porque su ‘camarada del Partido Comunista’ les filtró las preguntas y respuestas”.

¿Haciendo trampas, camaradas del Partido Comunista de Bolivia (PCB)? ¿En eso consiste la revolución democrática y cultural del proceso de cambio? ¿Esa es la moral comunista que se opone a la moral burguesa?

“El Ministro de Educación (Adrián Quelca Tarqui) y sus funcionarios convirtieron el proceso de institucionalización en un vulgar acto de chanchullo a nivel nacional”, remató Loma, en una conversación que tuvimos.

La teoría comunista dice que los seres humanos no necesitan una moral para ver transformar su mundo, necesitan que se transformen las condiciones de la humanidad en que vive la mayoría víctima de la desigualdad y la injusticia. Transformadas las condiciones, se transforma la moral.

La teoría dice, pero Quelca y sus 46 camaradas lo contradicen. A ver.

A mediados del presente año, la ahora ex viceministra de Educación Superior de Formación Profesional Aurea Bladerrama reveló el escándalo “chanchullos”. El caso fue difundido por Página Siete.

Balderrama denunció ante la Fiscalía a Quelca por haber instruido al entonces Director de Educación Superior, Agustín Tarifa, a favorecer a postulantes del PCB en el proceso de Institucionalización de Cargos Directivos, desde rectores de institutos de formación superior hasta directores departamentales de educación. Presentó como pruebas conversaciones de WhatsApp (1.000 capturas de pantalla impresas, audios y videos).

Según la denuncia, 46 docentes y postulantes a cargos directivos aprobaron los exámenes gracias a que recibieron con anticipación, de parte del “camarada” Tarifa, las respuestas de las pruebas.
Este hecho demuestra dos evidencias:

1) La educación no es importante para el gobierno de Luis Arce. Si hubiese sido importante, no la hubiera dejó en manos de sus “camaradas”.

2) La educación es concebida por el gobierno de Luis Arce como un proceso de adoctrinamiento de niños y jóvenes (para tenerlos en el futuro como “camaradas”), y no como una herramienta transformadora de las estructuras materiales de la sociedad y, en consecuencia, de las condiciones de vida de las personas.

He aquí parte de la explicación de que aún hay gente que repite como mantra que Bolivia es subdesarrollada por culpa del Imperio, de la derecha, de la colonización española.

La historia ha demostrado que los países son ricos porque producen conocimientos, no porque reproducen doctrinas. ¿Y dónde se producen conocimientos? En las escuelas, en las universidades, en las instituciones de formación de profesores.

El imperio no es culpable de la deficiente calidad de la educación en Bolivia. El Imperio no nombró como ministro a Quelca. La derecha (como concepto) no es responsable del bajo nivel de la educación en el país. El masismo administra el Estado desde hace 15 años y hasta ahora no hay signos que reflejen calidad educativa.

Cada fin de año, el MAS esconde las deficiencias con el pago de un bono de Bs200 (Juancito Pinto). El bono no elevó la calidad y en 2021 no evitó la deserción. En una entrevista en Radio Compañera, tres directores de tres unidades educativas de La Paz informaron que entre el 25 a 30 % de los estudiantes abandonaron la escuela en la presente gestión.

¿Cómo no vamos a ir en picada si entre los 46 camaradas, según la denuncia de Loma, hubo gente que incluso se aplazó pese a tener las respuestas a los exámenes, pero igual subió a un cargo?

¿No lo puedes creer (intuyo que hiciste un gesto de admiración)?

Cuando algún “camarada” se aplazaba, dice la denuncia, el diligente militante comunista instruía a sus “camaradas” impugnar sus notas ante los miembros de los tribunales de evaluación con cualquier pretexto y les anunciaba: “Ya les pasé tu nombre”. Listo, aprobado (Esta sí es una acción antipatria).

¿Te das cuenta? En manos de estas personas está la educación de tus hijos, el futuro de Bolivia.

(La educación te ayuda a juzgar a las personas por sus acciones, no por su ideología u otra condición. En mi vida, conocí comunistas y liberales honestos).

Andrés Gómez Vela

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas