Estados Unidos aspira ser un fuerte y buen socio de Bolivia

El Gobierno de Estados Unidos y el gobierno de Jeanine Añez “disfrutan de una comunicación más fluida”, afirmó ayer el vicesecretario de Estado adjunto para la oficina de Democracia, Derechos Humanos y trabajo de ese país, Roger Carstens. El alto funcionario de la Casa Blanca que llegó a Bolivia días atrás aseguró que Estados Unidos desea ser un buen y un fuerte socio de Bolivia cuando se consolide este proceso de transición con un nuevo gobierno producto de unas elecciones transparentes.

“Tendremos que esperar hasta que el nuevo gobierno asuma su rol y empezar (a retomar las relaciones bilaterales) desde ahí, pero quiero decir que Estados Unidos está deseoso de ser un fuerte y buen socio de Bolivia y vamos a ser uno de muchos socios que tiene Bolivia”, dijo Carstens en un encuentro con medios locales.

En ese marco, el alto funcionario del gobierno estadounidense afirmó que ve como un hecho muy positivo todo el proceso de transición que vive el país, después de la renuncia de Evo Morales. “La percepción general en Washington de todo lo que pasa en Bolivia es positiva”, dijo.

Asimismo, recalcó la importancia de que este proceso se realice en el marco de la recuperación de la democracia.

“¿Es decir que usted considera que en Bolivia no hubo democracia?” le preguntó un periodista a propósito del tratamiento que el anterior gobierno daba a los medios independientes. “No se puede tener democracia a menos que se tenga una libertad irrestricta (para ejercerla)”, respondió.

En ese marco, Carstens manifestó también el interés de su Gobierno para ayudar al período transitorio al mando de la presidenta Jeanine Áñez, para garantizar unas elecciones “rápidas, libres, justas y transparentes”, mediante mecanismos de cooperación como la Organización de Estados América (OEA).

“Nos gustaría poder ayudar a Bolivia con socios internacionales de una manera útil, pero a petición”, afirmó el representante destacando en ese respaldo a entidades internacionales como la OEA y la Unión Europea.

Respecto a la posibilidad de restablecer la relación diplomática entre Bolivia y EEUU mediante intercambio de embajadores, Carstens se mostró muy optimista, pero consideró que sería demasiado pronto, por lo que indicó que ese acercamiento buscaría concertarse con el próximo Gobierno electo.

Sin embargo, dijo que Estados Unidos está ansioso por abordar con Bolivia temas de “preferencias arancelarias, asociaciones comerciales y otras formas de cooperación”.

“Esos son temas que estamos ansiosos de conversar con el nuevo gobierno que emerja después de las elecciones venideras”, indicó el funcionario de EEUU.

El Gobierno de transición de Añez aclaró a finales de noviembre que las relaciones bilaterales entre Bolivia y EEUU nunca se rompieron, solo sufrieron una alteración en los últimos 11 años, en alusión a la reciente designación de un nuevo representante boliviano ante el país norteamericano.

El Diario.

Los comentarios están cerrados.