Derrumbe en Villa Copacabana deja nueve estudiantes heridos

14

Nueve estudiantes heridos y hospitalizados, dejó la granizada que cayó la tarde de ayer al derrumbarse un tinglado de la unidad educativa Vida Nueva de la zona de Villa Copacabana. Las autoridades de la escuela y los técnicos de Emergencias comenzaron el recuento de los daños para dar un informe oficial.

Tras el derrumbe del tinglado nueve estudiantes quedaron afectados, cuyos cuerpos fueron recuperados para luego ser trasladados a los nosocomios más cercanos del lugar del accidente, del hecho no se reportaron fallecidos, señaló el Director de la unidad educativa.

El derrumbe afectó a la escuela Vida Nueva, en la zona de Villa Copacabana, en la ladera este de la ciudad de La Paz, donde el techo y un muro de calaminas del edificio de dos plantas se vino abajo alrededor de la 16.00, consecuencia de la fuerte granizada que cayó en la sede de Gobierno la tarde de ayer, lo que causó alarma y pánico en las autoridades, docentes y estudiantes del establecimiento educativo.

Los padres de familia reportaron ayer la caída del tinglado del colegio Vida Nueva en la zona Villa Copacabana de la ciudad de La Paz. Los reportes preliminares señalan que existían heridos, pero en el momento del hecho aún no se pudo cuantificar las consecuencias del desastre.

De acuerdo con uno de los docentes de la unidad educativa, Gustavo Casanova, una parte del techo del colegio cayó estrepitosamente, debido el peso del granizo de gran dimensión que cayó ayer, por lo que inmediatamente se pidió la intervención de Bomberos en el lugar.

Los padres de familia y los vecinos se sumaron a las acciones de ayuda y evacuación de los heridos que fueron llevados a los hospitales Uría y San Gabriel de Villa Copacabana para que reciban la atención médica de emergencia. En el momento los estudiantes afectados se encuentran en observación.

Tanto los servicios de emergencia como los propios vecinos de la zona intervinieron en el rescate de los alumnos del colegio, que quedó reducido a escombros. El director de comunicaciones del servicio de ambulancias Saint John, Fred Majiwa, explicó que el piso superior, hecho de hormigón, se hundió y cayó sobre las aulas de la planta inferior. El piso superior albergaba a niños de educación primaria de menos de cinco años de edad, mientras que en el inferior estudiaban alumnos mayores.

El propietario de la escuela, Moses Wainaina, calificó la tragedia de “accidente” y culpó a las autoridades municipales por unas recientes obras de alcantarillado que, a su juicio, debilitaron los cimientos del edificio. “Tenían buenas intenciones de ayudar a esta escuela, pero ha ocurrido un accidente”, subrayó Wainaina, mientras atendía a padres enojados por el suceso.

Entretanto se realizan las labores de retiro de los escombros y las valoraciones correspondientes –dijo– las labores escolares quedan suspendidas hasta nuevo aviso. En los siguientes días se espera un informe oficial para asumir nuevas determinaciones en materia educativa.

La Unidad Educativa Adventista, en cercanías de la calle Cuba y Guatemala de la zona de Miraflores, también fue afectada por el granizo de ayer, sin embargo las autoridades del establecimiento no quisieron dar ninguna información y aclararon que solo se tuvo daños menores, por lo que estaban realizando los trabajos pertinentes para controlar la situación.

El granizo también afectó a varias viviendas, tiendas y talleres, tanto de la zona de Miraflores como de Villa Fátima, principalmente con daños en los techos e inundaciones, que generaron zozobra en los vecinos.

El Diario.