Caso terrorismo: pericia revela disparos en posición de rendición y posible agonía de media hora

Disparos en posición de rendición y una posible agonía de media hora son algunas de las conclusiones a las que llegaron informes forenses realizados en Europa a dos de las víctimas del denominado caso terrorismo. Se trata de Arpad Magyarosi y Michel Dwyer, quienes fallecieron en abril de 2009 durante un operativo en Santa Cruz.

Los exámenes posmortem fueron realizados en Hungría e Irlanda, países de nacionalidad de ambos individuos, y difieren en algunos detalles con las autopsias realizadas entonces por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de Bolivia.

A continuación, le presentamos algunos detalles de los informes europeos, a los que tuvo acceso Erbol:

Magyarosi, ¿ahogado en su sangre?

De acuerdo con el reporte del IDIF de Bolivia, la causa de la muerte de Arpád Magyarosi fue shock hipovolémico (desangramiento) causado por “siete impactos de proyectil de arma de fuego en diversas regiones corporales a predominio de tórax y abdomen”.

Un exámen realizado por el perito forense István Balogh en 2009, por su parte, identifica lesiones y contusiones por golpes que Magyarosi habría sufrido cuando aún estaba con vida.

Además asegura que tres de los siete disparos que se hallaron en el cadáver dieron en el brazo derecho, entrando dos cerca del codo y siguiendo una trayectoria paralela al hueso. En opinión del experto, esto apunta “inequívocamente” a que el rumano-húngaro fue disparado cuando estaba con las manos arriba, mostrando sus palmas a sus atacantes, es decir, en posición de rendición.

El tercer proyectil parece haber sido recibido cuando Magyarosi se cubría con la mano, mientras que el cuarto, encontrado en el hombro derecho, tuvo una trayectoria de atrás hacia adelante. Otros disparos fueron realizados en el lado derecho del tórax fracturando sus costillas.

“El especialista reveló que ninguno de estos disparos pudo terminar necesariamente la vida del rumano-húngaro, quien se hubiera salvado con atención médica. Balogh descartó la versión del IDIF de que la muerte se habría producido por el desangrado. Señaló que Magyarosi pudo estar vivo durante media hora y falleció asfixiado por la sangre que había ingresado a su traquea”, señala Erbol.

Dwyer fue disparado por la espalda

El IDIF registró seis impactos de proyectil en el tórax y abdomen de Michael Dwyer, por lo que se asegura que el irlandés también murió por shock hipovolémico (desangramiento).

El departamento estatal de Justicia irlandés realizó un examen al cuerpo, que señala que el individuo falleció por las heridas causadas por un solo disparo que ingresó al cuerpo de frente, dañando el corazón y el pulmón.

“Lesiones así causan colapso rápido y la muerte”, dice el documento firmado por la especialista Marie Cassidy.

Los otros cinco proyectiles ingresaron por la espalda, lo que lleva a la familia de Dwyer a sospechar que él fue incapacitado por el primer disparo en el corazón y que luego fue rematado por la espalda con los otros proyectiles.

Elöd Tóásó, otro de los presuntos involucrados en el caso, declaró en tribunales que el irlandés salió vivo del hotel Las Américas y que fue ejecutado en el aeropuerto de Viru Viru.

“Nos llevan en el vehículo, unos 25 minutos, hasta llegar a un aeropuerto, nos hacen bajar y hacen que me arrodille, siento que hay mucha luz y la dureza propia del asfalto o cemento del piso. Como la polera que cubría mi rostro y cabeza, no estaba amarrada, veo a Mario Tadic arrodillado al frente mío, reconociendo su cuerpo viejo y arrugado y a su lado izquierdo veo a Michael Dwyer, con el rostro cubierto, reconozco parte de su tatuaje y su bóxer rojo”, dijo en su testimonio ante la CIDH, antes de agregar que fue cuando arribó a La Paz que se dio cuenta que Dwyer ya no estaba.

Antecedentes del caso

El 16 de abril de 2009, el entonces gobierno de Evo Morales desplegó un operativo policial en Santa Cruz para frenar a presuntos terroristas. Un grupo de élite policial ingresó al hotel Las Américas e irrumpió habitaciones del cuarto piso.

Producto de ese hecho, Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyarosi y Michel Dwyer murieron, y Elöd Tóásó y Mario Tadic fueron arrestados y trasladados esa misma jornada al departamento de La Paz.

Días atrás salió a la luz un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el que atribuye al Estado la muerte de Dywer y establece que los sobrevivientes de ese operativo fueron víctimas de torturas.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más