FmBolivia
Radio FmBolivia

Bolivia prevé desmantelar los canales y podría afectar hasta un 33% del flujo

21

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

La defensa boliviana en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya anunció a Chile que prevé desmantelar los canales artificiales del Silala. Ello haría que el flujo del agua baje hasta un 33%.

Ayer fue el segundo día de los alegatos orales en La Haya y fue el turno de Bolivia. Hoy, el equipo nacional debe presentar la segunda parte de sus argumentos.

El abogado Alain Pellet fue el encargado de dar a conocer la intención de Bolivia de desmantelar los canales artificiales.

“He sido autorizado a manifestar que Bolivia tiene la firme intención de proceder a la revitalización de los bofedales, y que aunque no se ha tomado una decisión definitiva, el Gobierno cree que la mejor manera de hacerlo será procediendo al desmantelamiento de las instalaciones”, señaló.

El jurista Gabriel Eckstein manifestó que a lo largo de un siglo Chile se ha beneficiado del 100% de las aguas del Silala. Esto, como producto de los seis kilómetros de canales artificiales que construyó la empresa inglesa The Antofagasta and Bolivia Railway Company Limited (FCAB), que incrementan el flujo del caudal hasta un 33%.

“Los estudios de DHI detallaron que el extenso sistema de drenaje que fue instalado en Bolivia por la compañía FCAB ha desviado más agua subterránea hacia la superficie y hacia los canales y tuberías de lo que ocurriría en condiciones no canalizadas. . (…) El modelo de DHI indica que sin la infraestructura del drenaje, los flujos de superficie se reducirían entre 11 al 33%”, explicó.

Pellet sostuvo que lo que Chile pretende es quedarse con el 100% de las aguas de los manantiales e impedir que Bolivia tome una decisión sobre los canales artificiales.

“La posición de Chile podría resumirse como el planteamiento de una rígida ecuación, uso equitativo razonable es igual a statu quo. Esta conclusión queda ilustrada por la conclusión que figura en la letra C de la presentación chilena, que no se nos dijo que iba a ser modificada, cito: ‘bajo el criterio de utilización equitativa y razonable, Chile tiene en derecho a su uso actual de las aguas del río Silala’. Si las palabras significan algo, significan que Chile pretende quedarse con el beneficio de todo el caudal del río Silala, independientemente de cualquier decisión que Bolivia puede tomar respecto al desmantelamiento de las instalaciones existentes”, dijo.

El abogado Mathias Forteau detalló que en los años 90 el Gobierno de Chile se entrometió en los acuerdos de la renovación de concesión con Bolivia, siendo que no debía hacerlo porque se trataba del trato de un privado con otro Estado. El punto de inflexión fue un comunicado de Cancillería chilena de 1996, en el cual afirman que las aguas del Silala son enteramente del uso de esa nación.

“En 1996, Bolivia se sorprendió por un comunicado de prensa en el que se decía que Chile era el único beneficiario de la utilización de las instalaciones del Silala, sin que ninguna contraprestación fuera realizada respecto a la utilización de las instancias elegidas en territorio de Bolivia y explotada por concesionarios privados”, enfatizó.

Chile toca soberanía

El experto en temas internacionales Andrés Guzmán manifestó que la demanda chilena en el fondo reclama soberanía de Bolivia. Esto debido a que señalan que no se oponen a que se desmantele los canales artificiales, pero advierten con acciones si la cantidad de agua que va a su territorio reduce.

“Chile plantea en su demanda que quiere usar todas las aguas del Silala y que Bolivia no pueda hacer uso de nada. Al final de cuentas, en el fondo la demanda chilena toca la soberanía de Bolivia. Los chilenos muy seguros dicen desmantelen los canales, pero cuando les decimos que sí, ahí cambian las cosas, ponen condiciones y anuncian acciones”, señaló.

El abogado Víctor Hugo Chávez indicó que “todo apunta a una futura negociación” sobre el Silala. Añadió que Bolivia es soberana y que en caso de un acuerdo, la población puede pedir un referéndum para ver si acepta o no ese convenio.

“Lo que Chile quiere en el fondo es el uso del agua en su totalidad. La Corte puede definir dos cosas: determinar el uso de esa agua a favor de Chile u ordenar la suscripción de un acuerdo de ambos Estados para el uso compartido de esas aguas. En ambos casos Bolivia perderá la soberanía plena de esas aguas, ahí la población tiene el derecho a invocar a un referéndum, porque así lo manda la Constitución”, sostuvo.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas