Hernán Cabrera: “Hay un quiebre y la institucionalidad cruceña está partida en mil pedazos”

Santa Cruz llegó a su mes aniversario con sus instituciones en tensión. El censo fue el detonante de esta situación, a la que se refiere el periodista y licenciado en filosofía Hernán Cabrera, quien mantiene una posición distante y crítica de las entidades que por décadas asumieron la representación de la cruceñidad, como el Comité Pro Santa Cruz y la Gobernación.

Cabrera fue representante de la Defensoría del Pueblo en Santa Cruz entre 2010 y 2016, en la gestión de Rolando Villena. Ejerció el periodismo por más de 30 años y fue dirigente de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz. Es autor de seis libros: Registro de Destinos, Desaparecidos, Gracias por el cuento, Combustible filosófico para la vida y Desgarrados por la cocaína, vidas y sueños de adictos. Cabrera es, además, miembro del Observatorio Político Nacional de la Uagrm.

En esta entrevista con Página Siete hace un recorrido por las causas y las consecuencias de este “quiebre institucional”.

¿Cómo recibe Santa Cruz su mes aniversario, en el contexto de las tensiones políticas por el censo y otros asuntos?

Cuando Santa Cruz va a cumplir 212 años de la gesta libertaria, la clase política, las autoridades departamentales, municipales, las universidades, las organizaciones profesionales, sindicales, cívicas, empresariales, los medios de comunicación y las juntas vecinales deberíamos estar discutiendo preguntas centrales como ¿qué Santa Cruz estamos construyendo para dejar a las futuras generaciones? ¿Cuáles son los planes y programas integrales para construir una mejor Santa Cruz, más humana? ¿Santa Cruz tiene o no un proyecto político con alcance nacional? Y tantas otras cuestiones centrales. Pero hoy estamos enfrascados en la polémica si se invita o no al Presidente y Vicepresidente a los actos centrales del 24 de septiembre, o el celular desaparecido. Sin duda, la decisión de la Gobernación ha sido un error monumental, que no se puede admitir en el ejercicio de la política y mucho más de una autoridad electa. Este error vergonzoso ha generado un fuerte remezón en Santa Cruz e incluso un punto de inflexión y de reacomodo de los sectores sociales, que son liderados por las fuerzas políticas.

¿A qué se deben estas tensiones entre los líderes cruceños?

Se debe a la dinámica que se ha impreso a partir de los 14 años de Evo Morales en el poder y de Rubén Costas como gobernador de Santa Cruz, que polarizaron y generaron un enfrentamiento mediático y político. Ahora vinieron otros actores, Camacho reemplazando a Costas y Luis Arce en lugar de Evo Morales, y ambos están en la misma línea de la polarización, de la confrontación y existe una estrategia clara del gobierno para poder avanzar más electoralmente en Santa Cruz. Por otro lado, reflota otra vez a la vida política Johnny Fernández, y el MAS, que sabe jugar la dinámica del poder, se apega a él y ahora son aliados fundamentales. En todo caso, hoy en Santa Cruz hay tres fuerzas políticas que se seguirán disputando la hegemonía. Esto nos permite decir que hay un quiebre fundamental en la institucionalidad cruceña, porque ya no hay la unidad y la institucionalidad cruceña está partida en miles de pedazos por esta dinámica de los juegos de poder que se ha impulsado desde el gobierno. Eso es natural, no hay por qué decirle a Fernández que es traidor y tampoco a los ejecutivos de la Fexpo o a aquellos que piensan diferente a la línea de los cívicos y de Camacho. Esta dinámica se ha generado también por la migración que configura un nuevo escenario y nuevos actores políticos.

¿Cómo se expresan estos juegos de poder en instituciones como el Comité Cívico y la Uagrm?

Si bien hay una ciudadanía corporativizada porque el Comité Cívico durante mucho tiempo ha liderado, ha monopolizado la representación ciudadana, en el último tiempo en mi criterio tenemos un Comité Cívico que prácticamente ha desaparecido de las reivindicaciones, de la credibilidad que tiene la ciudadanía. Ante esta figura es que se forma un comité interinstitucional liderado por el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), Vicente Cuéllar, que ha sabido sortear las dificultades de la polarización y la fuerte pugna del gobernador y el alcalde Fernández, representando ambas realidades políticas que son fuertes y tienen sus bases sociales. Por otro lado, en Santa Cruz no existe tanto esa dinámica de derecha o izquierda, porque los empresarios hacen negocios y últimamente a ellos no les importó la decisión de Camacho de no invitar al Presidente, los empresarios saben que no pueden decirle no al Presidente.

¿Cuáles son las consecuencias políticas para Camacho tras ese error?

Camacho apela al regionalismo, a la “defensa” de Santa Cruz ante los supuestos ataques del gobierno y radicaliza sus posiciones, proceso que es acompañado por sus diputados y senadores de Creemos, además de confrontar con quienes no piensan igual que ellos, a quienes los tildan de traidores o enemigos de Santa Cruz. Fernández, que encara el populismo a flor de piel, además de tener el apoyo fuerte del MAS y del propio gobierno, es que está afianzándose en esta dura pugna de liderazgos y de quien quiere mostrarse como el más fuerte y el que manda en Santa Cruz. Ambos personajes seguirán pugnando y polarizando en Santa Cruz, con el objetivo de avanzar electoralmente y llegar bien parados para las elecciones nacionales del 2025 que, sin duda, son potenciales candidatos presidenciales. En toda esta dinámica el gobierno central sabe muy bien cuál es su rol y sabe hacer política y por eso ha apostado a fortalecer el liderazgo de Johnny Fernández, quien es el que ha ganado en esta polarización del censo. El perdedor es Camacho, que se ha quedado solo con su torpe decisión de no invitar a los festejos del 24 de septiembre a las autoridades nacionales, además de ciertas grietas que se estarían dando en la Gobernación y en Creemos. Hoy (el jueves) hemos visto una figura patética del gobernador solito haciendo la iza de la bandera en el patio de la Gobernación.

¿Cuál es el papel del gobierno en esto? ¿Está aprovechando la situación de resquebrajamiento de la institucionalidad?

El Gobierno central ha demostrado que su estrategia política es avanzar electoralmente en todo lo que pueda en Santa Cruz. El MAS no tiene liderazgos visibles ni fuertes en Santa Cruz, prueba de ello es que en estos últimos 15 años no ganó ni la Gobernación ni el gobierno municipal más rico del país, como es el de Santa Cruz de la Sierra y si quiere avanzar conquistando a los votantes, es con personas que tengan credibilidad, fortaleza, capacidad de concertación, con lo que actualmente es una seria falencia en la dirigencia de este partido político y por ello se explica también la alianza que ha realizado con la UCS y no vaya a sorprendernos que Johnny Fernández sea un potable candidato a nivel nacional de la mano del MAS y UCS.

¿Estas tensiones le son útiles al Gobierno en su objetivo?

Creo que las tensiones entre la clase política local, la fisura que habría en la unidad desde hace algún tiempo favorece en gran medida la imagen del gobierno.

¿Cómo ve el papel que están jugando los ministros cruceños, como Montaño, Prada y Del Castillo, en este escenario de conflictividad?

No podría hacer un balance, pero sí creo que es cuestionable la actitud del ministro Montaño que, cuando hay paro, viene a generar violencia, viene a imponer situaciones, a hacer show, creo que es un poco lamentable. Los otros ministros tienen mayor perfil, prueba de ello es que no son cuestionados por estos círculos, pero Montaño sí ha estado en un proceso judicial, en las redes sociales se nota la rabia o ese malestar hacia Montaño.

¿Estos últimos dos paros han sido exitosos o han sido un fracaso en comparación a anteriores protestas cruceñas?

Eso es lo paradójico, porque el primer paro ha sido un paro que la gente ha acatado, si bien no ha salido a las calles, no ha estado en las rotondas con una presencia masiva como ha estado el 2019, sí se ha acatado un paro por el impulso que ha jugado la Uagrm; pero si hubiera otro paro, difícil que se acate, la gente no querrá otro paro, hay otro sentimiento, otra dinámica. No podría decir si ha sido un éxito o un fracaso, pero sí ha habido una convicción de la gente.

En los temas de fondo, ¿diría que los líderes que piden censo el 2023 tienen razón o el censo debe ser el 2024, como dice el gobierno?

El censo es un hecho histórico y fundamental porque es una radiografía que nos va a permitir saber dónde estamos, qué se tiene que hacer, pero el discurso ha sido mal encaminado en Santa Cruz y por eso es que el gobierno ha aprovechado y ha dicho que lo único que quieren es obstaculizar, desestabilizar y han politizado demasiado el censo. Solamente se ha visto dos cosas: redistribución de escaños y redistribución de recursos económicos y esto ha mostrado a Santa Cruz como egoísta, como que solamente ve sus intereses, pero no es así, el censo es un hecho histórico y debe realizarse cada 10 años. Lo prudente es que se realice lo más pronto posible, para tener ese escenario social económico político.

Otro de los ojos discursivos es que hay persecución. El presidente del Comité Cívico está con detención domiciliaria, el padre del presidente de la Asamblea fue a la cárcel por un día, y hay un caso golpe contra Añez y otros opositores. ¿Cree que haya persecución o es solamente una retórica?

Creo que la persecución política es la que está sucediendo en Nicaragua, donde sí se mete presos a opositores, a los excandidatos, y también en Venezuela. Pero aquí, en el caso de Svonko (Matkovic) fue un tema laboral netamente, no se pueden confundir las cosas, pues no se pagaba salarios desde hace muchos años. En el caso del Comité Cívico, hay una intencionalidad de aplacar la fuerza que tuvo el Comité Cívico y prueba de ello es que ahora el Comité Cívico no ha tronado ni ha sonado y no ha liderado los últimos paros y la última demanda de censo. Creo que no hay una persecución política, lo que hay sí es una instrumentalización de la justicia a fin de pretender acallar un poco las voces de aquel que sea más opositor o que muestre alguna acción. Si hubiera persecución política, la mitad de la gente de Creemos y de CC entraría a la cárcel.

Otro de los temas de tensión es la tierra. ¿Qué papel juegan los interculturales, los empresarios, los indígenas y el gobierno en esta problemática?

A nombre del modelo de desarrollo cruceño, creo que en el fondo hay una alianza de los agropecuarios, de los agroindustriales con el gobierno y los mismos interculturales. La tierra es un factor importante de disputa y tensión, pero es una disputa muy sectorializada, de sectores empresariales que tienen la tierra y hacen lo que ellos quieren y ahí ingresan los interculturales para querer tener un pedazo de tierra impulsados desde el gobierno para ocupar esos espacios y se produce otro tema social, que son los avasallamientos y desplazamiento de pueblos indígenas de tierras comunitarias de origen. Ahí nos preguntamos hasta qué punto los pueblos indígenas son respetados en el país, si realmente son la esencia del Estado Plurinacional o no lo son.

¿El tema del narcotráfico es un problema serio en Santa Cruz? ¿Más que antes o igual que antes?

En el tema del narcotráfico en Santa Cruz, hemos vuelto a la década de los 80, cuando asesinaron al profesor Noel Kempff Mercado, cuando los narcos se paseaban libremente, estaban en los círculos sociales. El narcotráfico desde hace 40 a 50 años sigue siendo el mismo problema en el país, que se expresa en los montones de droga decomisada, en los detenidos, en los ajustes de cuentas, es un problema serio y grave que todas las instancias tendrían que tomarlo en cuenta. Arrastramos este problema desde hace muchos años, pero hoy vemos con mayor claridad y preocupación la figura de que Bolivia es fabricador, productor, consumidor y distribuidor de droga.

¿Hay una tolerancia a los ricos inexplicables, como Nallar, que aparecen con grandes fortunas y que son bien recibidos en los círculos cruceños?

Yo creo que sí, hay tolerancia, complicidad y miedo en la sociedad cruceña. No solo es Nallar, sino otros que están libres y sueltos y que se dan la vida de reyes a vista y paciencia de la Policía, de la justicia, donde la sociedad es parte de ese círculo, porque lamentablemente son parte de los grupos de comparsas y fraternidades que conviven con este estilo de vida.
“Este error vergonzoso (de no invitar al Presidente) ha generado un fuerte remezón en Santa Cruz”.
“Tenemos un Comité Cívico que prácticamente ha desaparecido de las reivindicaciones”.
“Si hubiera persecución política, la mitad de la gente de Creemos y CC estaría en la cárcel”.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más