Al menos cuatro casos revelan la forma en que se “exprime” a YPFB

Corría el 30 de diciembre de 2021, cuando en un acto frente a sus afiliados, Evo Morales, presidente de la máxima organización cocalera del Chapare, reveló el pago de una compensación. Se trataba de más de un millón de dólares, destinado a ese sector, de parte de YPFB Transporte por la construcción de un gasoducto, realizada hace más de 10 años. “Tramitamos, tramitamos”, comentó el exmandatario, quien luego pidió a los asistentes un aplauso por la gestión efectuada.

Ése es uno de los cuatro casos que revelan cómo se “exprime” a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Esa empresa es la punta de lanza de la nacionalización de los recursos naturales hidrocarburíferos, dictada el 1 de mayo de 2006, a través del decreto 28701, que fue firmado por el propio Morales en su primera presidencia.

A ese caso se suman los denominados “sueldazos” de dirigentes que cobran sin trabajar porque están declarados en comisión, los llamados “súper-sueldos” erogados en la Planta de Amoniaco y Úrea (PAU), y la importación de diésel a un costo mayor del que luego se comercializa en el territorio nacional.

Expertos en la materia consideran que este tipo de casos muestran una política, que se arrastra desde hace varios años, de gastar dinero que ahora es escaso y que poco a poco “se está matando a la gallina de los huevos de oro”.

Compensación a cocaleros

YPFB Transporte compensó financieramente la suma de 1,6 millones de dólares a la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba por impactos socio-ambientales, derivados de la construcción del Gasoducto Carrasco – Cochabamba.

La compensación se conoció a raíz del anuncio realizado por Morales, presidente de esa organización y jefe del MAS, durante un ampliado de evaluación de las seis federaciones, el 30 de diciembre de 2021.

“Quiero que sepan compañeras, compañeros, tenemos de compensación colectiva, las seis federaciones, de (parte de) YPFB Transporte más de un millón de dólares”, confirmó entonces Morales.
$!Evo cuando anunció compensación; Borda está en comisión.
Evo cuando anunció compensación; Borda está en comisión. Captura de video y El Día

Ante la polémica, YPFB Transporte emitió un comunicado en el que señaló que dicha compensación se realizó en cumplimiento al artículo 119 de la Ley de Hidrocarburos (Ley 3058). No obstante, la medida tardó más de 10 años en materializarse desde que la organización cocalera suscribiera el acuerdo con Transredes (ahora YPFB Transporte) en 2008. La Ley de Hidrocarburos habla de un plazo de 15 días, luego de acordado el monto, para que se materialice la compensación.

Además, la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas Originarios, Campesinos y Áreas Protegidas denunció que los Yuracaré, Yuqui, Mojeño y Movima quedaron fuera de la compensación económica.

“Sueldazos” a dirigentes

A fines de agosto se conoció que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Boliviano (YPFB) destina 968.159 bolivianos, cada mes, para pagar a 61 dirigentes sindicales que están declarados en comisión. Los sueldos van desde los 6.377 hasta los 40.571 bolivianos.

El tema salió a la luz a la raíz del reporte que emitió el Ministerio de Hidrocarburos, en un informe fechado el 1 de abril de 2022, para responder a la petición de informe escrito formulada por el diputado de Comunidad Ciudadana Javier Martínez Espinoza.

En el documento se detalla el nombre de cada funcionario, su cargo, su salario, la fecha de inicio y conclusión de la comisión, el motivo y el “respaldo legal”.

Los dirigentes figuran en las planillas de YPFB Casa Matriz, YPFB Aviación, YPFB Chaco, YPFB Logística, YPFB Refinación y YPFB Transporte. En el informe se da cuenta de que en el caso de YPFB Transierra y Petroandina S.A.M. “no cuentan con funcionarios declarados en comisión”.

Rolando Borda, dirigente en comisión en el cargo de especialista de estación en YPFB Transporte, con un sueldo de 21.688 bolivianos, además de ejecutivo de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz, aseguró que “los sueldos de los petroleros en Bolivia son miserables”, en comparación con otros países.

La compra de diésel

En junio se reveló que YPFB importa diésel a un costo que representa el triple del precio del que comercializa, luego, dentro de las fronteras nacionales. Aquello implica que cuando vende el carburante dentro del país, lo hace a un precio menor al que adquirió, y el resto del costo, la diferencia, el Estado “le devuelve” a la firma en notas de crédito fiscal (Nocres), las cuales pueden ser usadas en el pago de impuestos.

“El hecho más significativo, sin duda, el más importante, es que le hacen importar el diésel y gasolina y le devuelven el subsidio en Nocres, créditos fiscales. Entonces, esto sin duda está desangrando a la empresa estatal, que algún día va a llegar a su fin”, explicó el exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos.

Un reporte de este medio, publicado el 23 de junio, dio cuenta de que la estatal importa diésel a un precio equivalente a 10 bolivianos el litro y vende en el mercado interno a 3,72 bolivianos, según se desprende de las condiciones establecidas en el contrato suscrito con la Empresa Nacional de Energía de Chile, el cual data de mayo.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, reconoció, el 7 de julio, que esta gestión la subvención a los carburantes puede llegar a los 1.000 millones de dólares, escenario respecto al cual ya tomaron previsiones.

La autoridad agregó que el incremento adicional “lo tenemos previsto en el programa”, dado que “inmediatamente se anunció la guerra en Ucrania, tomamos la decisión de hacer ajuste en el programa y se está cumpliendo a cabalidad”.

“Súper-sueldos” en PAU

Un informe de YPFB Refinación, difundido en enero, reveló que en la Planta de Amoniaco y Úrea hay sueldos de personal extranjero que exceden los 100 mil bolivianos, monto que está por encima incluso del que percibe el propio presidente Luis Arce. Todo esto se conoció cuando se hizo público el reporte que esa firma remitió a la Fiscalía Especializada Anticorrupción.

Desde YPFB, su presidente Armin Dorgathen, reconoció esta situación el 23 de enero ante los medios estatales. El ejecutivo, que justificó los altos sueldos, comentó que “el salario máximo (que es del jefe de la planta) son 250 mil bolivianos”, y que hay “dos jefes paralelos que ganan a 100 mil bolivianos”.

El experto Hugo Del Granado indicó que la compensación a los cocaleros, además de ser extemporánea, es una medida política para mantener “contentos” a los productores de coca del Chapare. Sobre los tres casos adicionales, manifestó que reflejan una política de gastar recursos que ahora son escasos.

“Son gastos que se efectúan de esa manera por una política que arrastran desde hace años ante la tremenda liquidez que antes tenía YPFB. Ha cambiado el panorama mundial, el panorama nacional, porque ya no se tienen las reservas suficientes. Ya no se exporta las cantidades que normalmente se exportaba y no se han tomado medidas al interior de YPFB, justamente para ver dónde se puede disminuir el gasto”, expresó.

Del Granado adicionó a los casos citados las inversiones que se buscan realizar en competencia con el sector privado, como, por ejemplo, las plantas de biodiésel, quedando los incentivos adecuados pueden ser ejecutadas por la inversión privada, de manera más eficiente y más competitiva; y la construcción de estaciones de servicio, inversiones que -manifestó- fácilmente puede hacer la empresa privada porque es su rubro, tiene los recursos y los márgenes como para poder hacer ese tipo de inversiones.

Álvaro Ríos, analista y exministro de Hidrocarburos, señaló: “Yo creo que la empresa estatal YPFB la están exprimiendo y bueno poco a poco se está matando a la gallina de los huevos de oro”.

Comentó que además de los cuatro casos citados, se debe sumar el hecho de que hay muchos supernumerarios, muchos empleados, que por la producción que tiene la estatal la cantidad debería disminuir.

“Deberían ser mucho menores, cada vez produce menos gas, cada vez transporta menos gas, cada vez refina menos petróleo y cada vez transporta menos derivados… Entonces, sigue teniendo casi el mismo número de empleados”, aseguró.

Ríos consideró que YPFB debería ser una empresa estatal corporativa despolitizada y blindada del poder político de turno.

“Esto lo estamos pregonando para otras empresas estatales: lo más importante de una empresa estatal es que sea despolitizada y blindada del poder político de turno, porque luego cuando no están blindadas, no tienen un directorio independiente, no tienen un presidente del directorio independiente, no tienen gerentes independientes, la empresa se vuelve una empresa del poder político de turno y no una empresa que pueda hacer proyectos rentables y que pueda distribuir utilidades en el largo plazo a
sus ciudadanos o a su país”, manifestó.
“El Estado recupera la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de estos recursos”.
Artículo 1 del decreto 28701 de Nacionalización de hidrocarburos Héroes del Chaco.

Uno a uno

Caso 1 • En diciembre de 2021, Evo Morales, presidente de las seis federaciones, anunció el pago de una compensación a ese sector, por parte de YPFB Transporte, por la construcción de un gasoducto.

Caso 2 • A fines del mes de agosto, revelaron, mediante un informe remitido a un legislador, que YPFB destina casi un millón de bolivianos por mes para pagar a 61 dirigentes que están declarados en comisión.

Caso 3 En junio se conoció que YPFB importa diésel al triple del precio que, luego, vende en Bolivia, y la diferencia el Estado “le devuelve” en Notas de Crédito Fiscal (Nocres).

Caso 4: En enero se conoció, a raíz de un informe remitido a la Fiscalía, que en la PAU hay sueldos de 100 mil y hasta 250 bolivianos.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más