El trópico de Cochabamba es un foco de infección y hay 34 médicos contagiados

18

De ser uno de los puntos de conflicto que se resistía al cumplimiento de la cuarentena para evitar la propagación de Covid-19, el trópico de Cochabamba es ahora un foco de infección y ya reporta contagio comunitario. En este sector, 34 funcionarios de salud, entre médicos, enfermeras y auxiliares, dieron positivo, según autoridades sanitarias del Servicio Departamental de Salud (Sedes). Piden a la población que cumplan con los protocolos de bioseguridad.

De los municipios que forman parte de las tres provincias del trópico cochabambino, siete son golpeados por el coronavirus con más de 300 infectados y más de 20 muertos. Según las autoridades locales, la principal razón es la indisciplina. Para el Ministerio de Salud, el virus avanza ahora en regiones donde se rebelaron contra la cuarentena.

“Son 34 médicos que dieron positivo al Covid-19 en el trópico”, dijo el director del Sedes Cochabamba Yersin Mamani, en una entrevista con Página Siete. Explicó que de este total, 29 corresponden al centro de salud de Entre Ríos, ubicado en el municipio de Ivirgarzama y cinco a la red de Villa Tunari.

Aunque no se sabe dónde los funcionarios de salud se contagiaron el virus, Mamani sostuvo que la transmisión se pudo registrar dentro del hospital o fuera, ya que los profesionales viven en ambos municipios y tuvieron contacto con la población. “Lastimosamente ahí existe transmisión comunitaria porque no se conoce la trayectoria de los casos”, dijo.

Según Mamani, la semana pasada justo el centro de salud de Entre Ríos reportó un foco de infección. “Eso hizo que el personal de salud se encuentre expuesto (…) En este momento se tienen 56 casos positivos, 42 de ellos están activos sólo en esa área”, explicó.

Además de los casos positivos, el director del Sedes explicó que existen otros médicos que estuvieron en contacto directo con ese personal infectado, por lo que la cifra de aislados sube a 51. “Pero aún no se conocen los resultados de las pruebas de los contactos”, insistió.

La aclaración de Mamani se realizó luego de las declaraciones del secretario de relaciones del Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes) Cochabamba Carlos Nava, quien denunció que 51 médicos dieron positivo al Covid-19. “Lastimosamente sólo de 20 se tenían los resultados; del resto aún no se sabe, pero todos están en aislamiento”, agregó.

Siete poblaciones afectadas

De los municipios de las tres provincias del trópico de Cochabamba, siete están afectados por el coronavirus. Estas poblaciones suman en total 334 positivos y 23 decesos, según un conteo a base del reporte epidemiológico del Sedes.

Entre los municipios de la provincia Chapare del trópico de Cochabamba más golpeados por el coronavirus están Sacaba con 136 infectados y cinco muertos, Colomi con tres positivos y un muerto y Villa Tunari con 25 positivos.

Entre las poblaciones afectadas de la provincia Carrasco están Chimoré -donde se construyó un aeropuerto internacional en la gestión del gobierno del entonces presidente Evo Morales- con 23 positivos y Entre Ríos con 89 positivos y 14 decesos. A la lista se suma Puerto Villarroel -que se encuentra en el río Ichilo y donde vive la mayoría de la etnia yuqui- que tiene 41 infectados y dos muertos por el virus.

En la provincia Tiraque, la población de Shinahota tiene 17 pacientes con Covid-19 y un muerto por el virus. Esta persona fue encontrada sin vida en la calle.

¿Qué pasó en el trópico?

Para el director del Sedes y el secretario de relaciones del Sirmes, la proliferación de casos en el trópico de Cochabamba se debe a que lastimosamente la población no hace caso a las medidas de seguridad dispuestas por las autoridades sanitarias, en especial no aplican el distanciamiento social.

“La gente en el trópico cree que el virus no existe, que es una idea impuesta por la derecha, que no les afectará”, aseguró Nava y lamentó que la gente piense de esa forma.

En los primeros días de junio, el departamento cochabambino registró un número elevado de casos de Covid-19.

Según Rubén Castillo, responsable de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica del Sedes, entre el lunes y martes el número de casos se triplicó. Hasta la fecha, el departamento registra más de 700 casos positivos y es la tercera región más afectada del país.

Castillo lamentó que más de 30 personas perdieran la vida por el virus en Cochabamba. “Tuvimos conocimiento de un deceso en vía pública, cerca del centro de salud de Shinahota y al realizar la prueba, el resultado dio positivo”, sostuvo. Añadió que la Policía investiga si esta persona tenía o no familiares.

Desde el Sedes se informó que con las autoridades locales evalúan encapsular algunos de los municipios del trópico.

El dirigente del Sirmes dijo que por la falta de sensibilidad de la población exista una explosión de casos en todo el departamento. Este hecho provocará que el sistema de salud colapse. “Pedimos que la gente cumpla con todos los protocolos de bioseguridad”, insistió.

La pandemia ataca sitios donde hubo conflictos

El jefe de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud Virgilio Prieto dijo que la pandemia del coronavirus ahora está empezando a atacar con mayor fuerza en las regiones donde algunos sectores de la población se rebelaron contra la cuarentena.

“Donde la gente se ha rebelado es donde (ahora) la pandemia está atacando y nos está haciendo subir de forma ya un poco (más) acelerada la situación (de los casos positivos de Covid-19)”, explicó Prieto en Cadena A.

El representante del Sirmes de Cochabamba Carlos Nava explicó que los médicos afectados denunciaron a través de las redes sociales que están amenazados en las localidades. La situación se complica en especial para los que dieron positivo.

Según Nava, sus colegas indicaron que serían expulsados si los pobladores acceden a los informes médicos. El dirigente explicó que en la actualidad los profesionales de salud están preocupados por su salud y la de sus familias.

Pese al personal de salud que dio positivo al virus, el director del Sedes explicó que el centro de salud de Entre Ríos no está colapsado por falta de funcionarios y aseguró que enviaron más médicos.

Pagina Siete