Gobierno constata que Yungas no tiene condiciones para atender casos de Covid-19

146

Dos ministros visitarán al menos cuatro poblaciones yungueñas para ver el estado de los centros de salud.

El director del Fondo Indígena, Rafael Quispe, en una visita a la localidad de Caranavi, constató la nula preparación y prevención para encarar la pandemia del coronavirus en los municipios de Yungas, de La Paz, que se encuentran ubicados a pocos kilómetros del centro del poder político del país.

“Director de @FDIBolivia, @TataQuispe, realizó una visita al hospital de la provincia de #Caranavi, lugar donde atiende a 7 municipios del lugar para atención de posibles casos de #Coronavirus. El hospital no cuenta con kit médico de detección ni equipos de bioseguridad”, señala un tuit institucional.

Al margen de Quispe, los ministros de Salud, Aníbal Cruz; y de Obras Públicas, Iván Arias; y el gobernador de La Paz, Félix Patzi, recorrieron cuatro poblaciones de Yungas para revisar las tareas y condiciones que tienen los centros de salud de las poblaciones y atender posibles casos de coronavirus.

Chulumani fue la primera parada de las autoridades, quienes destacaron los preparativos y el control que realizan los médicos de este centro de salud. Coroico y Coripata serán las otras poblaciones que visitarán las autoridades. Fue en una inspección similar que realizaron hace una semana que detectaron el caso de Covid-19 en la localidad de Patacamaya, en el altiplano paceño.

Esfuerzo

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, admitió que hubo un esfuerzo de los galenos del centro médico de Chulumani, porque no tienen condiciones y, pese a esa limitación, instalaron los ambientes aislados que tendrán en casos graves.

Asimismo, informó de la adquisición de 500 equipos de terapia intensiva que serán instalados en el país. Las poblaciones del subtrópico paceño carecen de condiciones para sostener hospitales para atender casos de accidentes de tránsito, inclusive.

Las poblaciones de Caranavi y Coroico son las únicas que cuentan con hospitales de segundo nivel con condiciones de trasladar enfermos graves a la sede de Gobierno.

El Deber