Lotería: denuncian despidos y su director justifica la medida

46

Trabajadores de la Lotería Nacional de Bolivia denunciaron una masacre blanca en la institución porque cerca de la mitad de los funcionarios fueron despedidos en los primeros días de la gestión del nuevo director de la institución, Federico Apaza. El acusado aseguró que los echó porque tenían cargos políticos y dijo que luego de una evaluación seguirá sacando personal.

Uno de los extrabajadores de la institución denunció públicamente que él y otro grupo de más de 30 funcionarios fueron despedidos luego de 30 años de trabajo en la Lotería.

“El nuevo director fue posesionado el día jueves y el viernes ya estaban cursando los memorandos de despidos. Son 38 trabajadores que fueron sacados de diferentes rangos. Desde operadores hasta cargos jerárquicos”, lamentó el denunciante. Aseguró que se entiende que los cargos altos sean cambiados, pero no así los puestos de operadores.

Otro trabajador afectado precisó que incluso la nueva dirección despidió a personas con discapacidad y de esa manera se cometió la vulneración de la Ley 223 General para Personas con Discapacidad, norma que establece que personal de este sector goza de inamovilidad laboral.

“Yo tengo 61% de discapacidad corporal. Además tengo dos enfermedades crónicas: artritis reumática y epilepsia”, dijo uno de los afectados. Explicó que trabajó 33 años en la Lotería.

Lamentó que el viernes fuera convocado supuestamente para conocer al nuevo director, pero la cita fue para la entrega de su memorando de despido.

El funcionario aseguró que él no recibió el documento porque está con descanso laboral. “Les dije que no recibiré el memorando porque estoy de vacación y que si quieren entregarme este papel que sea cuando vuelva a mi oficina”, aseguró, apenado, el hombre de 56 años.

De acuerdo con la denuncia, ni bien Apaza asumió el cargo -como primera acción- instruyó que todos los funcionarios que ganaban 5.000 bolivianos se vayan de la institución. Luego definió la misma medida con el personal que percibía un sueldo de 4.000 bolivianos.

Riesgo en la Lotería Nacional

“Lamentablemente esta masacre blanca está provocando que la Lotería se caiga a pedazos porque hay un sorteo para el Día del Padre y hasta ahora no hay nada de la logística ni billetes, no hay nada”, aseguró el extrabajador.

Relató que para tener los billetes de lotería se requiere la ejecución de un proceso. “Se necesita la aprobación con resolución de la Autoridad del Juego, respetar la Ley 060, pedir a Almacenes papeles para la impresión de billetes (pero el encargado fue despedido). El siguiente paso se desarrolla en el área de imprenta, pero el encargado también fue echado”, destacó.

Contó que esos billetes también deben ser enviados al interior del país y lamentablemente los encargados de las regionales fueron despedidos de la institución. “Es decir que el personal de la parte operativa fue echado”, lamentó el funcionario.

Página Siete accedió a los memorandos de despido de los extrabajadores y en los documentos Apaza agradece por los servicios a los funcionarios.

En una entrevista con este medio, Apaza aseguró que efectivamente él destituyó a cierta cantidad de personal, pero no especificó el número. Aunque agregó que “deben ser las personas que se quejaron”. Según la denuncia son 38. Eso sí, Apaza aclaró que en la institución trabajan 78 personas en todo el país. Es decir que se despidió a más de la mitad.

El director de la Lotería indicó que las destituciones se realizaron debido a que “esas personas eran designadas por política”. Sostuvo que todos los trabajadores alejados de sus funciones eran personal de confianza y libre nombramiento.

“Los jefes y los directores deben ser de confianza del cargo que estoy ejerciendo”, dijo e indicó que buscan a personas que “realmente permitan hacer una buena gestión en la administración de la Lotería, ya que la institución se mantiene con recursos propios”. Añadió que hasta la fecha sólo se contrató a 12 personas.

Apaza dijo que “seguiremos destituyendo” al personal previo análisis de cada funcionario. “No podemos mantener en vigencia personal que cobra un sueldo sin cumplir ninguna función. Para eso haremos un análisis. Esto significará un ahorro para nuestra institución”, añadió.

El director de la Lotería, que se considera “movimientista”, aclaró que en ningún momento despidió a personas con discapacidad ni a gente que goce del beneficio de lactancia. “He solicitado al responsable de Recursos Humanos que me dé una lista de las personas que tienen discapacidad y lactancia para no sacarlos”, concluyó.

Pagina Siete.