Gobierno cuestiona a legisladores del MAS por dejar pendientes 221 peticiones de informe escrito durante el régimen de Evo Morales

27

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, cuestionó el miércoles a los legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) por amenazar a ministros de Estado con destituirlos por no asistir a las interpelaciones solicitadas, y les recordó que entre 2015 y 2019, quedaron pendientes 221 Peticiones de Informe Escrito (PIE) que fueron solicitadas por su persona y otros senadores de la oposición de aquella época, cuando gobernaba el expresidente Evo Morales.

Asimismo, la autoridad evocó que, en ese mismo lapso, los entonces opositores presentaron 19 peticiones de Informe Oral (PIO) y un total de 9 solicitudes de interpelaciones a las autoridades del MAS, que quedaron aplazadas.

«Un total de 19 peticiones de informe oral han evadido los señores del MAS con sus dos tercios de protección. Quiero mostrar cómo estos señores han bloqueado la fiscalización que hemos hecho nosotros por temas de corrupción, nepotismo y otros delitos», dijo Murillo en conferencia de prensa.

Según los datos expuestos por Murillo, entre 2015 y 2019, 160 PIE que presentó quedaron pendientes, como también 36 PIE interpuestos por el entonces senador Yerko Núñez fueron aplazados, así como otros 25 presentados por el senador Oscar Ortiz.

El ministro de Gobierno explicó que esta es una prueba de que el MAS se encargó de blindar a las autoridades de su Gobierno y que ahora tiene la intención de «perjudicar» a los actuales ministros de Estado «que estamos saturados de trabajo y preocupados por muchos temas», dijo.

El ministro pidió a los legisladores del MAS enfocar sus esfuerzos en otros asuntos como los cuestionamientos a la Ley 1173 de Abreviación Procesal Penal y de Fortalecimiento de la Lucha Integral contra la Violencia a Niñas, Niños, Adolescentes y Mujeres, norma que, según estudios y denuncias, beneficia a agresores y delincuentes.

«(Mostrando notas periodísticas) Vean la importante cantidad de gente que ha salido a reclamar por la famosa Ley 1173, una ley buena, pero que tiene dos o tres artículos que perjudican a los ciudadanos bolivianos», agregó.

Murillo recordó que existen dos iniciativas para la modificación de esa norma. Una de ellas fue impulsada por la presidenta Jeanine Añez, quien en enero solicitó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), a través de un proyecto, la modificación de la cuestionada ley que fue aprobada con la mayoría parlamentaria del MAS; sin embargo, no se obtuvo respuesta a la petición.

«Hay jueces que están aprovechando esta situación para liberar asesinos y violadores. Hay gente que se beneficia de esto y no son capaces de hacer la modificación de esa ley. Les pido a los asambleístas masistas hacer algo por la gente», aseguró.

alg/ma ABI